Salvar Corazones para Rescatar Cuerpos. el Espacio de las Comunidades Evangélicas en el Ámbito de las Drogodependencias

Please download to get full document.

View again

of 18
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Salvar Corazones para Rescatar Cuerpos. el Espacio de las Comunidades Evangélicas en el Ámbito de las Drogodependencias
  27/5/2014IIhttp://fama2.us.es/eee/ponencias/coloquioreligion/ponencia4.htm1/18 Salvar corazones para rescatar cuerpos. El espacio de lascomunidades evangélicas en el ámbito de lasdrogodependencias   Alicia Reigada OlaizolaDavid Florido del CorralFélix Talego VázquezJosé María Manjavacas Ruiz  Introducción.  El texto que aquí se presenta forma parte de un trabajo de investigación más amplio[1]centrado en la descripción, análisis y comparación de todos los tipos de entidades privadas,no lucrativas, que se ocupan del cuidado, atención y, en su caso, cura de cualquier tipo depersonas adictas, sea a sustancias, legales o ilegales, sea a actividades[2]. Para ello partimosde un enfoque integral interesado en analizar conjuntamente tres ámbitos de análisis: lasadicciones, las iniciativas cooperativas y solidarias de la sociedad civil y el papel de lasadministraciones públicas para con sectores especialmente necesitados, en nuestro caso laspersonas adictas, lo que permite conocer mejor las claves que explican la diversidad yposiciones respectivas de las diversas entidades. Su singularidad reside también en laperspectiva característicamente antropológica que lo preside, centrada en lo comparativo yrelacional, sin limitarse a las dimensiones psicológicas o sociológicas convencionales, sinoprocurando la imbricación de las creencias sobre la adicción y la extracción social de losconsumidores con las formas asociativas y las creencias y prácticas terapéuticas. El análisis del mapa sociológico de estas entidades nos ha revelado tres condicionantesdecisivos para entender la realidad presente: las creencias comúnmente aceptadas por lamayoría social acerca de lo que es “uso” y lo que es “abuso” en la relación de los sujetos concada una de las drogas o con el juego; el grado de aceptación o estigmatización de lascreencias e ideologías a que se adscriben unas y otras entidades: las hay desde más o menospróximas al catolicismo, a las creencias evangélicas, a formas difusas de deísmo, a la fecientifista, hasta las estrictamente laicas; y la extracción social de srcen de los sujetosafectados. La combinación de estos tres factores configura un panorama de aparienciadiversa y confusa, pero que obedece en realidad a algunas claves que nos permiten entender la ubicación de cada tipo de entidad y la especialización del trabajo a que responden, entre lasque destacamos la correlación existente entre: las creencias dominantes acerca de lo que es uso  y abuso , las concepciones que se tiene de las drogas legales e ilegales, y las iniciativasde ayuda al otro  y ayuda mutua . La distinción o no de uso-abuso responde a un doblerégimen de creencias, según se trate del alcohol y los juegos de azar o del resto de drogasprohibidas: para el consumo de bebidas alcohólicas y para los juegos de azar la ampliamayoría social cree que son normales prácticas de consumo cotidianas, y no se piensa que  27/5/2014IIhttp://fama2.us.es/eee/ponencias/coloquioreligion/ponencia4.htm2/18 quien se inicie en esos consumos tenga que terminar necesariamente alcohólico o ludópata,en estas prácticas, abusar   es muy diferente de usar  ; sin embargo, significativamente, lamisma mayoría social no piensa igual respecto del consumo de las sustancias ilegales. Conéstas la gran mayoría cree que las diferencias entre uso  y abuso  son mínimas o inexistentes,que con ellas todo uso  es o aboca rápidamente al abuso . Por tanto, también hay una altacorrespondencia entre ilegalidad de estas sustancias e ilegitimidad social de sus usos. Esta diferente concepción de lo que es uso  y abuso  en las sustancias prohibidas respecto delas consentidas se ha reflejado en la conformación de dos tipos diferentes de modelosasociativos, aquellos que se basan en la ayuda al otro  y aquellos otros que responden almodelo de ayuda mutua , distinción que a su vez se solapa con la diferenciación entreasociaciones orientadas a consumidores de drogas ilegales y aquéllas que lo hacen conadicciones a sustancias o actividades legales. En esta línea, la percepción del heroinómanocomo “el caído”, adscrito a un colectivo marginal, desintegrado y muy deteriorado, se traduceen un modelo asociativo que nace con el objetivo de ayudar a ese “otro”, incapaz de salir por símismo adelante y que, por tanto, necesita ayuda desde el exterior por parte de personas oentidades capacitadas para ello. Esta ayuda exterior puede proceder de distintos agentes –elterapeuta, el psicólogo, el médico, el voluntario, el miembro de una comunidad evangélica...- yperseguir objetivos diversos. Por otra parte, el alcohólico y el ludópata gozan de la dignidad  del enfermo y son considerados personas socialmente más integradas, responsables de susituación y capacitadas para superar su problema. En la presente comunicación nos centraremos en el estudio de un tipo específico de entidadesde ayuda al otro , las comunidades evangélicas que orientan su trabajo al perfil paradigmáticodel drogodependiente: los heroinómanos procedentes de los estratos sociales másdesfavorecidos. El análisis de los orígenes y lógicas de expansión de estas entidades en elcontexto nacional e internacional, de la filosofía que está en la base del modelo de vida encomunidad y del sistema de organización que las caracteriza, así como de las creencias yterapias curativas que promueven nos permitirá dibujar el espacio particular que lascomunidades evangélicas ocupan en el ámbito de las drogodependencias, espacio, comoveremos, condicionado por el perfil y estrato social de los consumidores que acogen, por laconcepción singular que tienen de las drogas y las vías adecuadas para tratar y “salvar” aaquellos que ingresan en sus centros, pero también por la posición que ocupan estascomunidades inspiradas en el credo evangélico en el marco más amplio de nuestrassociedades, como resultado del grado de aceptación o estigmatización de las creenciasreligiosas a que se adscriben estas entidades.  Origen, evolución y lógicas de expansión de las comunidades evangélicas.  Es en un contexto marcado por el reconocimiento de libertades tras la caída de la dictadurafranquista, que vino acompañada de la crisis de la Iglesia Católica como principal institución  27/5/2014IIhttp://fama2.us.es/eee/ponencias/coloquioreligion/ponencia4.htm3/18 de referencia, y por el surgimiento de numerosos movimientos animados por una renovacióncristiana, como las comunidades de base, pero también de diversas tradiciones religiosashasta entonces casi inexistentes en España, en el que debemos situar la aparición de lasentidades evangélicas que trabajan con consumidores de drogas en nuestro país, entre lasque sobresalen Reto , REMAR y Betel  . Estas organizaciones tienen su srcen en iglesiasevangélicas estadounidenses y aparecen en España en la década de los ochenta con elobjetivo de atender y ayudar, desde la propia experiencia, a los consumidores másmarginados socialmente. Aunque la dedicación de los movimientos religiosos a la atenciónsocial cuenta con una larga tradición histórica, la implicación de este tipo de organizacionesevangélicas con el “problema de la droga” es especialmente significativa y debe entenderseen relación al contexto histórico en el que nacen, que nos permite comprender el rápidocrecimiento que experimentan. Su aparición en los años ochenta, animadas por el propósito de practicar y dar sentido a suscreencias religiosas a través de la ayuda a los sectores más desfavorecidos, coincide con laexpansión de la heroinomanía y todas sus secuelas[3]: junto a los colectivos procedentes de laburguesía, que asociaban el consumo de heroína a valores y comportamientoscontraculturales, se fue conformando un segundo tipo de consumidores procedente de losestratos sociales más bajos, para los cuales las drogas serían un factor más de exclusiónsocial. Por tanto, las entidades evangélicas dirigen su trabajo hacia la figura paradigmática delconsumidor de drogas que domina en ese momento, el heroinómano procedente de las clasesbajas, sin cuestionar la concepción dominante del heroinómano (persona hundida que necesitaser ayudada para salir adelante) ni la criminalización de la sustancia, lo que se traduce en laexigencia de abstinencia en el consumo de todo tipo de drogas como requisito para ser acogidos en sus centros. La importancia que tuvieron estas primeras generaciones deheroinómanos excluidos socialmente para el nacimiento y configuración de este tipo deasociaciones evangélicas queda reflejada en las aseveraciones de los informantes acerca delsrcen de su organización:  “Los centros de REMAR se iban llenando porque Bilbao era una mina de toxicómanos. [...] Nopodíamos dejar a tanta gente en la calle, muriéndose” (Responsable del centro de REMAR deSevilla).  La organización Reto   de la Esperanza  nace en 1986, abriéndose su primer centro enSantander a partir de la iniciativa de un pastor evangélico norteamericano que, guiado por losproblemas de alcoholismo que había padecido y la motivación por practicar su fe en Cristo através de la ayuda a personas que estaban atravesando también problemas con las drogas,comenzó a acoger en su casa a consumidores sin recursos. Un esquema muy parecidoencontramos en el caso de REMAR (Asociación para la Rehabilitación del Marginado) quenace en 1984 en Vitoria, vinculada a la iglesia evangélica Cuerpo de Cristo, a partir de la  27/5/2014IIhttp://fama2.us.es/eee/ponencias/coloquioreligion/ponencia4.htm4/18 iniciativa de un matrimonio que vendió e hipotecó parte de sus propiedades para restaurar uncaserío abandonado donde empezaron a acoger a gente de la calle.  Betel   es otra de lasorganizaciones evangélicas con mayor peso en nuestro país[4]; fue fundada en 1987 por unmisionero evangélico estadounidense que se instaló en Madrid con el propósito de ayudar aconsumidores de drogas en una finca de su propiedad. En pocos años los centros de estasentidades fueron apareciendo y extendiéndose en otras ciudades, todos ellos integradosfundamentalmente por personas que entraron como consumidores pero que habían logrado“salir de la droga” y ahora optaban por esta nueva forma de vida en comunidad. Así lo reflejanlas intervenciones de muchos de nuestros informantes: “es un poco lo que se siente ennuestros corazones”, “yo un día estuve con problemas de drogas y cuando salí mi gran deseoera el de ayudar a otras personas” (responsable de un centro de Reto ). Conforme ibaaumentando el número de personas dispuestas a trabajar y abrir nuevos centros, estasentidades fueron consolidando su modelo de organización, un modelo bien delimitado ydefinido desde sus orígenes al que se han ido ajustando los nuevos centros tanto nacionales[5]como extranjeros. La expansión y consolidación de las entidades evangélicas en todo el Estado Español esexplicada por sus miembros en razón de la eficacia de su modelo organizativo y de la entregaabsoluta a la causa de la entidad. Presumen también de su expansión por otras latitudeseuropeas y extraeuropeas, revelando con ello, más allá del éxito cierto de su extensión[6], unainequívoca y fervorosa voluntad prosélita y expansionista. Ya nos hemos referido anteriormentea la confluencia de dos factores clave para explicar su aparición en nuestro país: la práctica delibertad religiosa que se comienza a disfrutar desde finales de los años setenta con la crisis dela hegemonía que la Iglesia Católica había mantenido durante el franquismo vieneacompañada del crecimiento de grupos pentecostales, las iglesias de Filadelfia, las iglesiasde tipo bautista, los testigos de Jehová, etc., entre los que Martínez (1994) destaca elincremento de la labor misionera de la obra evangélica en centros penitenciarios, condrogodependientes y con ancianos o personas sin hogar. Junto a ello no debemos olvidar lasconsecuencias que los procesos de globalización tienen también en el ámbito religioso,contribuyendo notablemente al crecimiento de estas minorías religiosas que encuentran en lasredes e interconexiones globales el éxito de su lógica expansionista . Sin embargo, los factores contextuales expuestos deben comprenderse en relación con lascaracterísticas específicas que presentan estas entidades, las cuales son fundamentales paracomprender adecuadamente las condiciones en que se produce el progreso evangélico. De unlado cabe destacar una de sus peculiaridades organizativas, aquélla que se refiere a lapermanente y elevada movilidad de sus miembros de unos centros a otros a nivel nacional eincluso internacional. Los desplazamientos de los responsables y cargos directivos son muy  27/5/2014IIhttp://fama2.us.es/eee/ponencias/coloquioreligion/ponencia4.htm5/18 frecuentes y están supeditados a las necesidades de cada centro[7]. Así lo refleja el que losdirectores de los centros entrevistados no fuesen andaluces en su mayoría, sino procedentesdel norte de España, y habían pasado ya por varios centros de distintas comunidadesautónomas. Estos responsables también se trasladan a países extranjeros, bien durante unperiodo breve de tiempo, a realizar algunas tareas en esos países e intercambiar experiencias, como es el caso de varios líderes de Reto  de Sevilla que han viajado a EstadosUnidos, Portugal e Italia, o bien para abrir nuevos centros en el extranjero. Por otro lado,encontramos los desplazamientos de los propios consumidores que ingresan (los “internos”),que pueden ser a una provincia cercana, con el objetivo de alejarlos de su entorno para lograr así su recuperación, o bien a otros países, tendencia muy habitual en Reto , donde acogen apersonas procedentes de países en los que se están abriendo nuevos centros para poder prepararlas y formarlas antes de regresar a sus países de srcen[8]. Por otro lado resulta necesario tener en cuenta la capacidad de innovación y reinterpretaciónde diversos materiales, de procedencia tanto religiosa como no religiosa, que presentan estascomunidades, lo que las dota de una enorme flexibilidad a la hora de adaptar su credoreligioso al perfil y la experiencia particular de las personas que ingresan en ellas. En estamisma línea podemos destacar su gran capacidad para adaptarse a los cambios sociales y laaparición de nuevos contextos, como es el caso de REMAR, que, ante el papel secundario queen la actualidad ha pasado a ocupar el consumo de heroína y la aparición de nuevos tipos deconsumo, ha empezado a dirigir su mirada hacia otros grupos excluidos[9] como los ancianos,las personas con problemas de alcoholismo, maltrato, niños abandonados, personas conproblemas emocionales y psíquicos. De este modo, frente a los prejuicios con que son contempladas desde el exterior, que hanquerido ver en esta expansión el carácter sectario de buena parte del protestantismo, algunosautores especializados en el estudio de los nuevos movimientos religiosos apuntan diversosfactores que explicarían este crecimiento. Entre ellos, Manuela Cantón (1998) subraya elestablecimiento continuo, por parte de una misma denominación, de nuevas congregaciones,misiones y puntos de predicación (o campos blancos), lo que atribuye a varias causas: laintensa actividad que promueven estas iglesias, que acapara la mayor parte del tiempo librede sus miembros, lo que les lleva a constituirse en una gran fuente de sentido para sus vidas;el escaso grado de institucionalización y la adopción de cuerpos doctrinales sencillos queadaptan el discurso bíblico a sectores de población con niveles de instrucción bajos[10].Siguiendo a Virgilio Zapata, la autora señala dos dinámicas diferentes de crecimiento: elcrecimiento por división (la división interna, fenómeno común entre los evangélicos, permite laaparición de nuevas iglesias y congregaciones); y el crecimiento por adicción (estas iglesiasson incansables evangelizadoras, con lo que se expanden rápidamente).
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x