Reseña de El Concepto de Historia de w. Benjamin

Please download to get full document.

View again

of 6
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Description:
  Universidad Nacional de Córdoba Escuela de Historia Seminario: Filosofía e historia Docentes a cargo: Edgar Rufinetti; Carolina Fabaccio Federico Rojo Reseña de las cuatro primeras tesis de “El concepto de historia” de Walter Benjamin En esta reseña no nos proponernos hacer un análisis exhaustivo de cada una de las tesis, eso es algo que han realizado muy bien Michel Löwy y otros tantos críticos de la obra del intelectual alemán. Lo que nos proponemos, es llevar adelante y de manera muy sintética los puntos que son de nuestro interés personal que se encuentran dentro del texto propuesto por el seminario, esto es, tratar de desglosar un conjunto de conceptos que se reiteran, y por lo mismo, resulta importante extraerlos para tratar de  ponerlos en sobrerelieve, destacarlos e intentar ver la forma en que ellos se engarzan en el conjunto de las tesis. Para tal fin, los conceptos e ideas a analizar serán: Teología y su relación con el Marxismo; mesianismo, como así también los de rememoración (  Eingedenken ) y redención (  Erlösung  ), que se encuentran y se distinguen fundamentalmente dentro de las cuatro primeras tesis. Al proponer esto no estamos diciendo que dichos conceptos o ideas sean los más importantes, ni mucho menos los únicos que merecen ser considerados, sino solo que éstos nos resultan de nuestra  preferencia porque se ajustan más a los intereses personales que nos llevan a interesarnos por este autor. Otra de las consideraciones que creemos que deberíamos tener en cuenta, es que esos conceptos que queremos destacar si bien están presentes de forma clara en esas cuatro primeras tesis, son conceptos fundamentales, ya sea de forma explícita o de manera implícita en la mayor parte de la obra del texto en cuestión. Una de las formas en que consideramos que puede ser ordenado en su temática este texto, claro está que es subjetiva esta ordenación, es considerar a esas cuatro primeras tesis como tesis con una dimensión teológica manifiesta. Dimensión que comienza a diluirse en el aspecto político en las tesis que van desde la cinco a la ocho, para finalmente en las últimas aparecer fuertemente el aspecto político clásico del materialismo histórico. Es por ello que el desarrollo de nuestro trabajo se propone sobre las tesis que van desde la uno hasta la cuatro.   En “S obre el concepto de historia ” , Benjamin cuestiona las formas hegemónicas en que se impuso el discurso histórico. Este cuestionamiento podría resumirse en una serie de preguntas que denotan la dirección hacia la cual se dirige la crítica ¿hay una sola forma de contar la historia? ¿si es así, esa forma es siempre la del vencedor? O bien, si a la historia la escriben los vencedores ¿Qué sucede con la/s historia/s de los derrotados, logran o no logran redimirse? Estas preguntas que hemos formulado y que perfectamente se pueden desprender del texto, aunque en él no figuren explícitamente, marcan, como dijimos, la dirección de una cierta intensión, podríamos decir, de un deseo que se perfila sobre el contexto socio- político en el que nuestro intelectual alemán está inmerso. Dicho deseo podría ser expresado como la necesidad de Benjamin por encontrar la clave que conduzca a la derrota política y cultural del fascismo, pero de ninguna manera el texto de Benjamin debe ser considerado como srcinal con respecto a su temática profunda. Es decir, los temas sobre los que hace hincapié pueden ser recogidos desde una génesis de la obra de Benjamin. Temas como el mesianismo judío; el marxismo, que conoce de la mano de Lukács en 1923; las críticas al concepto burgués de progreso, en el cual Benjamin ve una reificación de las relaciones humanas, etc. son ideas que están ya en el conjunto de su obra anterior. En todo caso son reutilizadas aquí y se vuelven en la pluma del alemán un modo de contrarrestar el surgimiento y asentamiento legitimado de cierto tipo de totalitarismo de la década del 30 del siglo pasado, que no puede dejar de inscribirse en el contexto de una porción del mundo profundamente “desencantado” 1 , que vive inmerso en un proceso de racionalización e incredulidad, en donde muy por el contrario a lo que se ha pensado, la historia lejos de ser un corredor hacia la esperanza de un mundo mejor  , el cual desembocaría en una revolución restituyente de una “ edad dorada” (fin de la lucha de clases) , es más bien, uno que conduce hacia un conjunto de catástrofes que está dejando ruinas y vencidos sin redención. En este sentido el texto de Benjamin, a nuestro juicio, va a trabajar sobre dos ideas basales: la concepción “tradicional” de  la historia y la concepción “tradicional” de l tiempo. Ambas, imbricadas en el entramado cultural y social de los vencedores, es decir, en un entramado socio-cultural hegemónico. 1  En el sentido propuesto por el sociólogo alemán Max Weber.   Desde la perspectiva de Benjamin, si queremos hacer una crítica de las lecturas oficiales de la historia tenemos que poner entre paréntesis nuestra propia manera de concebir el tiempo. Mirada que se resiste ya que está profundamente instituida. Nuestra  percepción del tiempo como un tipo de tiempo lineal y cuya marcha es hacia el  progreso, hacia adelante, donde el momento posterior es superador del instante que lo ha precedido, no hace más que impedirnos valorar y redimir ciertos aspectos del pasado. En este contexto el materialismo histórico tiene mucho que decir y desde la tesis I eso que tiene que decir, por qué decirlo y qué decir, se ponen de manifiesto. En la alegoría que se presenta en la primera de las tesis, el muñeco que se percibe como quien lleva adelante o debería llevar adelante los movimientos estratégicos contra su adversario fascista, es precisamente el aspecto material del materialismo histórico, o si se prefiere, es el rostro visible de este pensamiento. El otro aspecto que quiere poner de manifiesto Benjamin es el espiritual, representado por el enano oculto, invisible, que es la teología. Es decir, eso “ que se llama “ materialismo histórico ”” 2  tiene un componente espiritual que le es intrínseco y del cual debería obtener su fuerza en la lucha por los oprimidos, o dicho de otro modo, en la lucha por aquellos que no han quedado representados dentro del modo hegemónico del vencedor de contar la historia. Más precisamente, la teología en su relación con el marxismo debe contribuir a restablecer la fuerza revolucionaria del materialismo histórico que ha sido reducido a un materialismo mecanicista y evolucionista por los ideólogos de la Primera y la Segunda Internacional. El materialismo histórico que Benjamin nos propone en este texto es la deriva de la renovación, de esa “ activación espiritual por obra de la teología ” 3  que debe hacerse cargo del momento histórico en el que los movimientos obreros marxistas, socialistas y anarquistas han sido derrotados. Esa partida será ganada si se hace otra interpretación de la historia que no adscriba a la interpretación de los vencedores. En otras palabras, para Benjamin los derrotados jamás vencerán si entre otras cosas no dejan de percibir la historia desde el punto de vista del opresor. La fuerza  para hacerlo debe ser extraída del aspecto espiritual (teología) del materialismo, que le otorga a éste su capacidad de rememoración y redención. Este último concepto aparecerá más claramente en la segunda de las tesis. 2  Löwy, M: Aviso de incendio: una lectura de las tesis ”Sobre el conc3pto de historia”, Ed Fondo de cultura económica; Buenos Aires, Argentina, 2003; Pg. 48. 3 Löwy, M, Op cit; Pg. 49.   En la tesis II Benjamin pone el acento en dos ideas que para nosotros ocupan el centro del entramado conceptual de la postura benjaminiana, estas son, la idea de felicidad y la idea de redención. Si buscamos en un diccionario la palabra redención encontramos lo siguiente a partir de su verbo: Librar a una persona de una obligación, de un dolor o de una situación penosa. Para Benjamin lo que los hombres del presente deben conseguir es la liberación de aquellos oprimidos del pasado. Según el intelectual alemán el pasado está teñido de desolación y abandono y eso debe ser reparo para la felicidad de cada generación en determinado momento histórico y a través de una conciencia histórica que les es propia. Como vemos, la redención remite a la abolición de la injusticia cometida a las generaciones pasadas, remite a la posibilidad de realización “de lo que pudo ser y no fue”  pero además una rememoración de dichas generaciones. Según Benjamin la rememoración es una cualidad teológica y como tal la teología puede evitar desde esta dimensión la concepción de una historia clausurada. Desde una perspectiva marxista tal cual la percibe Benjamin, el materialismo histórico tiene un lucha contra los opresores de todos los tiempos, es decir, contra los actuales y los del pasado. Para Benjamin los muertos, los dolientes, lo faltos de justicia nos reclaman desde todos los tiempos, sean éstos pretéritos o presentes. Así, la redención mesiánica de la que aquí habla es fundamentalmente revolucionaria, no divina, ni vendrá del cielo. Son los hombres y mujeres marxistas los encargados de redimir a los oprimidos. Esto último se ve bien reflejado en el siguiente párrafo que hemos extraído de la tesis II. Existe un acuerdo tácito entre las generaciones pasadas y la nuestra. Nos han aguardado en la tierra. Se nos concedió, como a cada generación precedente, una débil fuerza mesiánica sobre la cual el pasado hace valer una pretensión. Es justo no ignorar esa pretensión. Cualquiera que profese el materialismo histórico sabe algo de ella. Como se alcanza a percibir, si es que hemos logrado mostrarlo, la tesis dos puede leerse como una consideración que las generaciones del presente deben tener, desde la rememoración, hacia las generaciones del pasado. Como veremos a continuación la tesis tres es una inversión de esta perspectiva, y por lo mismo, puede ser leída desde las generaciones del pasado hacia las del presente, en otras palabras, el pasado nos reclama algo y en ese reclamo se establece un compromiso que debemos asumir. Quien adscriba
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks