Las élites iberoamericanas a finales del siglo XVIII

Please download to get full document.

View again

of 19
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Published
Las élites iberoamericanas a finales del siglo XVIII
   Las  élites  iberoamericanas  a  finales del  siglo  XVIII  Sobre  modelos  y  procesos  comparados. JESÚS  CRUZ Universidad  de  California.  San  Diego Hace  algunos  años en un  importante artículo  James Lockhart  denun - ciaba  el  USO  y  el  abuso  de ciertos  modelos teóricos  de las  ciencias sociales aplicados de forma  mecánica  para  la  caracterización de  la  sociedad colo - nial  hispanoamericana  ‘.  Ciertamente  por  aquellos años  se  venían  utili - zando  conceptos  acuñados  en  contextos  históricos  que  no  se  correspon - dían  con la  realidad  hispanoamericana.  Es  bien  sabido que  las  modernas ciencias  sociales,  escribía  J.  Lockhart.  surgieron  en los países  industrializa -dos a  finales  del  siglo  XIX y  principios  del  )CC  su  desarrollo  presuponía  la disponibilidad  de  bases de  datos  confiables. asi  como  una cierta  continui - dad  en las  instituciones  2  Nada  más  lejos de la  realidad  hispanoameri - cana  en la época  colonial.  Por  consiguiente de lo  que se  trataba  era de pro - fundizar  de  una  forma  distintiva  en  una  realidad llena  de  particularismos. Dicho  de otra  manera, frente  a  una  historiografía  construida  sobre  la  base de la  aplicación  de modelos  ajenos,  se  estaba  invocando  una  vía  esencial - mente empírica  que condujera  a la  construcción  de  modelos propios.  Se trataba  simplemente  de  terminar con un  reduccionismo teórico que  estaba conduciendo  el  debate historiográfico  a  un  terreno  estéril.  Lockhartabogaba  por una  utilización  más  diversificada  de las fuentes, un  desarro -lío de la  historia local-regional  teniendo  en  cuentasiempre  su  inserción  en ¡  James  LUCK¡IARI:  «The social  hisiory  of  colonial  Spanish Arnerica.  Evolution  and l>otcntial¡>, in  Latín  Amerito  Reseoreh  Review  (LIRR)  7  (1972):  16-45. 2  Ibídem,  p.  7. Cuadernos  de  Historia  Moderna,  nY  lO  -  195-213.  EdiL  Univer. Complutense.  Madrid.  1989-90  196  Jesús  Cruz la  historia general  y  una  mayorutilización  del método  comparativo.  Nties -tra  materia,  concluía,  parece  haber  llegado a tina  etapa  donde  las  tareas más importantes  —de  elección  y  ejecución  de  proyectos concretos  de  in - vestigación. de  establecimiento  de  conceptos básicos  y  de  comparación—requieren  algo  másque el  detallevergonzante ofrecido  por los  teóricos o la descripción  basada en la  pureza documental. Hacen  falta mentes flexibles que  sean capaces  de  distinguir  lo  general dentro  de lo  particular  ~. Han  bastado  menos  dc dos  décadas  para  que aquellas advertencias ha - yan  surtido  sus  efectos  incluso  de  manera  desbordante.  Aunque  la  carreraestaba  ya  iniciada  cuando  Lockhart escribió  su  articulo,  ha  conocido  a  fi - nales  de los  setenta  y  a  lo largo  de  los  ochenta  un  proceso  de  aceleración sin  precedentes que  nos  permite  en la  actualidad  conocer  bastantes  deta - lles  acerca de los  particularismos  de la  sociedad colonial  hispanoameri -cana. Se  me  antoja que  éste  es  un  buen momento  para  retomar  la reflexión. quizá  para  hacer  un  esfuerzo  de síntesis.  Porque  me  parece  que el viaje al hemisferio  de lo  panicular  ha  terminado dejándonos con  un cierto  apetitopor  lo  general.  que  se  hace  todavía  más notorio  en el  estudio  de  las élites. Probablemente una  mayor  exploración  de  este  tema  por  la  vía  compara -tiva  nos  obligaría  a  ponderar  bastante  el  paradigma  de  «lo  particular».Esta es  una  tarea  apenas  iniciada,  pero en  sus  primeros  pasos  se  puede  adi - vinar que  las  sociedades  de  latinoamérica  tienen  una importante  herencia del  entorno  mediterráneo, filtrado  a través  dcl  legado  hispano  ~.  Tenía  mu -cha  razón  Lockhart cuando denunciaba  la falsa  aplicación  de  modelossrcinados  en los  paises  del  norte  de  Europa  o en  Norteamérica  difícil - mente  adaptables  a  condiciones históricas de  su  periferia.  Tal  es  el caso de importantes  áreas  geográficas  del  sur  de  Europa  y.  por  influencia,  en  al - guna  medida  de las  que  fueron  sus  áreas  de  expansión colonial  ~.  Pero enla  medida  en  que  las  ciencias sociales  se  desarrollan  se  van formulando nuevas hipótesis  que ayudan  a la  caracterización de nuevos  modelos adap - tables  a las  condiciones  del  desarrollo histórico  de  zonas  geográficas  ex - tracuropeas.  Vista  la sociedad  hispanoamericana  de la  época colonial,  por ejemplo,  a la luz  de  nuevos modelos  de  interpretación relacionados  con el papel  de la familia en la  historia,  de la  interacción  entre  ciudad  y  mercado en la  formación  de  espacios sociocconómicos  regionales  o  de  la  relaciónentre estratificación  social  y  la  pervivencia  de  ciertas estructuras culturales  Ibídem,  p. 33. E .  Broriner relaciona  el  mundo  urbano  Mediterránco  con  ci  de  Hispanoamérica,  en ambos prevalece  un  conflicto  secular  entre  dos  tendencias  contradictorias:  la dcl  familia - rismo  patriarcal  frente  al  orden  civico.  Fred  BRONNER:  «JArban  Society  in  Colonial  Spanish America:  Research  Trcnds»,  jo  LIRR,  21(1986):  22. El  ejemplo  del  caso  mexicano  se  puede encontrar  cn: David.  W .  WALKER:  Kinship.  Buir/mw  ami  Pci/Ña.  [he  Monines  del  fi/o 1/mi//y  ¡a  Akx/ax  1824-1867.  Austin.  1986.  p.  II) y  ss.  197  Las  él/les iberoamericanas  a  finales  del  siglo  XVIII  heredadas  de  la tradición católica  occidental,  se  observa  que  los  particula -rismos  pueden  tener  un cierto limite.Me  gustaría  en  este  trabajo  hacer  algunas  reflexiones  sobre  la  necesi - dad devolver  a  retomar  modelos generales  de  interpretación.  Aveces da la sensación  deque  en los  últimos años  un  buen  número  de  colonialistas han permanecido  encerrados  en  una  especie de  laboratorio  preparando  espe -cíficos  para  obtener  ese  producto  pintorescoque  es  la  historia  social  de la Hispanoamérica  colonial.  Los  resultados  han  sido  excelentes  desde el punto  de vista del  análisis  sectorial pero. a  mi  modo dc  ver,  han  contri - buido  a la  pérdida  de  una  perspectiva  integrada  de la  evolución  histórica al  menos hasta  la época de las  revoluciones nacionales  «.  Este fenómeno  se percibe  claramente  en los  estudios sobre  la  dinámica  social de  formación de  las  élites,  sobre  todo, en los  casos  de México.  América Central  y  Argen -tina,  aunque  afecta dc  manera  general al  conjunto latinoamericano.  Es  mi intención  sintetizar  en estas  páginas algunas  ideas  sobre la  manera  de avanzar  en  esta  vía  de  consolidación  de un  modelo  de  interpretación  inte -gral, sin  olvidar  en  ningún momento  lo que de  particular  pueda  tener la so - ciedad  hispanoamericana  colonial. Se me  ocurre  que cuando  el  historiador  se  pone  manos  a la  obra  para descifrar  las claves de  cualquier  proceso histórico  lo  primero  que  hace  es buscar una  justificación  para  su  trabajo.  Se  trate  de  conocer  mejor  una poca, de  participar  en  una  polémica.  de  descifrar la psicología de un  perso -naje significativo o  simplemente  de  relatar  el  pasado, siempre  hay  un «para  qué»  justificando  el interés  por  lo que  se va  a  hacer  Permitasemeempezar  mi  argumentación con  este  interrogante: historia  social  de  las  éli - les  ¿Para qué? ¿Qué  es  lo  que  sc  pretende  explicar?  Desgraciadamente  la contestación  a  una  pregunta  tan  simple  ofrece,  como  suele  suceder  en  his - toria,  diversas  y  complejas  respuestas.  De  todas  maneras  creo  que  al  me -nos existen tres  órdenes  de  razones que  nos  podrían  servir como  justifica - ción  de  nuestro  interés  por  el  estudio de  la dinámica  social  de  las  élites  enla  Hispanoamérica  colonial.  En  primer  lugar  para conocer, sin mas,  comoeran  esos  grupos  que,  por su  preeminencia  social  y  económica,  han  jugado un  papel  dirigente  en la  historia.  En  segundo lugar  para  comprender algu - nas  de las claves  más importantes  de  la  historia  contemporánea  latino - americana.  especialmente  en  relación con  las  bases sociales  queanimaron los  procesos  de  independencia  y la  consolidación  de las  oligarquias nacio -nales. Por  ultimo, siguiendo  un hilo  conductor que  nos  transportaría  a Han  sido varios  los  historiadores  que han  llamado  la  atención  sobre este  problema. Ver  Lric  VAN  YouNG:  «Recent  Anglophone  Scholarship  on  Mexico  and Central America  Iii the  Age  of Revolution  <1750-1850)»,  en  Hispan/e  American Hisicrical  Review  (HAHR),  65 (l985):  725-743.  Magnus MORNER:  «Economie factors  and Stratification iii  Colonial SpanishAmerica with  Speeial Regard  fo  Elites». en  HÁHR.  63(1983):  335-369.  Marcelo CARMAGNANT: «Ihe Social  Histoiy  of   Colonial  Mexico».  en  LÁRR,  2 < )  (1985): 149-166.  198  Jesús  Cruz epocas más  recientes,  para  determinar hasta  qué  punto  la  persistencia  de ciertas  estructuras  de  dominación  son  causantes  del  subdesarrollo  y  de la conflictividad  política  que  ha  padecido América Latina  en  tiempos más actuales. En  lo  que  se  refiere al  primer  grupo  de  razones,  es  decir  al  conoci - miento formal  de las élites  sin  más.  se  puede decir  que  en la  actualidad  se dispone  de  un  nivel de  información  suficiente  para  llegar a  conclusionescerteras sobre  su  composición  y  características  sociales. De  acuerdo con David Brading  las  élites  de México a finales del  siglo XVIII  estarían  for - madas  por  una  parte  importante  de la  población  española,  el  clero  en  su conjunto,  abogados  y  notarios,  prestigiosos  doctores,  todos  los  miembros de la  administración  de la  monarquía, comerciantes,  hacendados  y  afortu - nados  propietarios  de  minas  de  plata  ~.  Mark   Burkholder  se  muestra  crí  -tico  hacia  el  criterio seguido por  Brading  que  posibilitaría,  para  el caso  deMéxico,  unas  élites  formadas  por aproximadamente  325.000  personas,  es decir uno  de  cada  cuatro  entre  los  habitantes  de srcen  español.  Burkhol -der  es  partidario  dc un  criterio bastante  más  restringido  que  limitaría  la composición  de las élites.  tomando  como punto  dc  referencia  el Perú  colo -nial. a un  centenar  escaso de  familias:  altos  cargos  de la  administración real,  dignidades  eclesiásticas,  comerciantes enriquecidos,  nobleza titulada y  caballeros  de las  órdenes  militares,  miembros  de los  cabildos  y  un  redu - cido  número  de  criollos  empobrecidos  ~. La  definición  de Jon  Kicza  para  el  caso de México  resulta todavía  más restrictiva. La  auténtica élite  se  reduciría  a un  grupo compuesto  por  «gran -des  familias»  definidas  fundamentalmente por  su  riqueza.  La  posesión  de inmensas  fortunas, señala  Kicza,  diferenciaba  las  grandes familias  de Ciu - dad  de México de  otras  pequeñas  élites  de la  capital  y.  por supuesto,  de  las élites  provinciales  y  era la  base  para  la  adquisición  de los  honores,  lospuestos  políticos  y  las  conexiones personales  que  formaban  el  horizonte tdeal de  este  selecto  segmento  de la  sociedad colonial  > ~  Este grupo estaríaformado  por  unas  100  familias  cuya  fortuna  alcanzaría  como mínimo  el millón  de pesos. Un  conglomerado constituido por  comerciantes  mayoris -tas,  mercaderes  con  tiendas  importantes  y  un  número  de  familias  cuya prosperidad  se  basaba  en  una combinación  de  ingresos procedentes  de propiedades  urbanas~,  propiedades agrarias, molinos u  obrajes.  minas,  car - gos  administrativos  o el  ejercicio  de  una  profesión  liberal Más  restrin - David  A.  BRÁDLN(;:  «Governnicnt  and  Elite  in  Late  Colonial  Mexico».  en  líA/IR.  53 (1973):  390. Mark A.  Bt  RKHOLDLR:  «Tirled Nobles. Elites.  and  Independence:  Sorne  Coments».  en L4RR,  3(1978):  292. John  E.  Ktctx:  Colonial Enrrepreneurs:  Families  and   Bussines  in  Bourbon  Mex/co  (liv. Alburquerque,  1982.  p.  432.  También  «The  (ireal  Families  of  México: Elite Maintenance and  Bussines  Practice  in  Late  Colonial  Mexico  City».  en  H V4I~IR .  62(1982):  429-457. Kiczx: «The  Crear  Families».  p.  434.   Las  élñes  iberoamericanas  a  finales  del siglo  XVIII   199 gido  resulta  el  criterio  de  J.  Tutino para  quien  las élites del  Méxicocolonial a finales del  siglo  XVIII  se  reducirían  a  un  pequeño número  de  familias  de grandes  propietarios agrarios  caracterizadas  por  su  reglamentación  pa - triarcal  ti Sin  embargo,  la  definición  de las élites  tomando  como  principal punto de  referencia  los  niveles  de  fortuna, puede  resultar  insuficiente  en  una  so - ciedad donde  los criterios  de  estratificación  estaban  definidos  por  factores más  complejos  que  los  exclusivamente económicos  12  Además  este  criterio ofrecería  resultados muy desiguales  según  se  aplique  a las  distintas áreas geográficas  que  formaban  la  colonia,  ya  que  los niveles de  desarrollo  so - cial  y  económico  eran  diferentes.  Cuando  el virrey del Perú  realizó  una lista de las  personas más  prominentes  en  1721.  incluyó  213  nombres,  27 nobles titulados, miembros  del  cabildo, comerciantes,  caballeros  de  órde -nes  militares  y  unos  cuantos  nombres  catalogados  como «simplemente criollos muy  pobres»  ‘t  El  comentario  resulta  bastante  significativo  para comprender que el  estatus de élite no  tenía que ir necesariamente  asociado a la  condición  de  riqueza.  Mark   Burkholder  refiriéndose  a  dicha  lista señala  que  el  40  %  de las  personas  censadas,  incluyendo  nueve  noblescon título,  eran  ricos  públicamente  conocidos, pero también  otros nueve  no -bles  titulados  aparecían  en la lista como gentes  empobrecidas. La  polémica  podría  quedar  superada  si  establecemos  una  distincion entre  élites  y  «subélites».  ya  que  en  torno  a la  minoría  dominante  ya  sea económica  o  política  se  localizaban una  serie de  grupos intermedios queaparentemente resultaron  decisivos  en el  mantenimiento  de un cierto  equi - librio  social  y  político  4  Basta  con  observar algunos  de los  procesos  de  in - dependencia  para  darse cuenta  del  importante papel  jugado por ciertas éli - tes  provinciales  en la  ruptura  del  mencionado  equilibrio.  En efecto,  fuera de los  núcleos  urbanos  más importantes  encontramos grupos  que por  su srcen  español  recibían especial  consideración  social  15  Aunque  algunosinvestigadores  han  llamado  la  atención sobre  el  protagonismo  de estas subélites  en  una  vida local ascendente, todavía  se  desconoce  casi  todo acerca de  sus  características sociales  y  su  importancia como gmpo  de  po -de r . Pero  independientemente  del  criterio  escogido  para  definir  la  cantidad de  quienes  formaban  las élites.  podemosestablecer  un  criterio general  de John  M .  TtJTINO:  «Power  Class  and  Family:  Men  and  Women in the  Mexican  Elite. 1750-1810».  The   Americca   39  (1983):  359-381.  ver  PP.  376-77. >  CARMAGNANI:  «The  inedia».  p.  154. ¡  M.  BURKIIOLDER:  «Titíed  Nobles».  p.  292. ‘~  Ver  Patricia  SEEI):  «Social  Dimensions  of  Race:  Mexico  City.  1753»  en  HAHR.  62 (1982):  579.  ‘Itmbién  J.  Kíczx:  Colonial  Entrepreneurs.  p.  17. >  Susan  M .  SocoLow:  Tite   Merchants  of  Buenos   Aires.  ¡  778-18/O.  l-amiiv   ami   (.‘omnhercc. Cambridge.  1978.  p.  145.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x