Intelectuales y Politica en América Latina

Please download to get full document.

View again

of 22
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Para comprender las historias cruzadas de este continente.
   STU IOS INTELECTUALES  Y  POLÍTICA  EN  AMÉRICALATINA. BREVE APROXIMACIÓN  A UNA AMBIVALENCIA FUNDAMENTAL Por  H. C. F.  MANSILLA SUMARIO 1.  PRELIMINARES.—2.  Los  INTELECTUALES  EN  AMÉRICA  LATINA.—3.  Los  INTELECTUA- LES  Y El.  ACTUAL PR(X~I:SO  DE  MODERNIZACIÓN.  4. LoS  INTELECTUALES  Y HL  PODER. 5.  CAMPOS POCO  INVESTIGADOS.— 6.  CONCLUSIONES PROVISIONALES. 1.  PRELIMINARES Podemos intuir  de  manera relativamente fácil  qué es un  intelectual, perodefinirlo conceptualmente  y  delimitarlo grupalmente representan tareas  mu- cho  más  difíciles  (1). La  categoría «intelectual» puede abarcar  a los  especia-listas técnico-organizacionales  de la  administración pública,  de la  economíay  de la  gestión  en  general,  a los  analistas  de  coyuntura política,  los  futurólo-gos  y los  planificadores,  a los  profesores  de  enseñanza terciaria  y a los  perio-distas  y  empleados  más  destacados  de los  medios masivos  de  comunica- (1) Cf.  ROSENDO BOLÍVAR MEZA:  «Un acercamiento a la definición de intelectual», en Estudios Políticos,  núm. 30,  México, mayo/agosto  de  2002, págs.  123-141;  JUAN  F.  MARSAL: «¿Qué  es un  intelectual  en  América Latina?»,  en  JUAN  F.  MARSAL  et ai: Los  intelectuales  po- líticos.  Nueva Visión, Buenos Aires, 1971, págs.  87 y ss.;  EDWARD SHILS:  LOS  intelectuales  en los países  en  desarrollo,  Dimelisa, México,  1976;  FRANCISCO  J.  BOBILLO:  «Intelectuales:  pa- sado  y  presente»,  en  Debate abierto. Revista  de  Ciencias Sociales,  núm. 7,  Madrid, primaverade  1992,  págs. 25-48;  y la  obra  de  cierta influencia  en  América Latina,  MAURICE BLANCHOT: Les intellectuels  en  question. Ébauche d'une reflexión,  Fourbis, París,  1996. Revistu  de  Estudios Polilicos  (Nueva Época) Núm.  121. Julio Septiembre 2003  H.  C. F.  MANSILLA ción (2). Pero habitualmente  se  designa  con ese  término  de un  modo  más restringido  a los  productores «independientes»  de  valores espirituales,  a los creadores  de  sentido  que  aprovechan  los  conocimientos  más  avanzados  de la comunidad cultural internacional  en  general  y de las  ciencias sociales  en particular.Aquí  se  percibe  ya una de las  ambivalencias  más  importante  que se  pue-de detectar entre  los  intelectuales latinoamericanos:  el  anhelo  de  autonomíade pensamiento  y  creación genuina,  por un  lado,  y la  adopción  de  ideas,  teo- rías  y  orientaciones provenientes  de los  países  más  adelantados  del  Norte,por otro.  De  todas maneras  se  puede aseverar  que los  intelectuales  han  cons-tituido  una de las  vías  más  notables  y  eficaces para transmitir  y  aclimatar  en América Latina  las  normativas srcinadas  en  Europa Occidental  y  EstadosUnidos, normativas luego popularizadas  por los  medios masivos  de  comuni-cación  y el  sistema escolar.En  el  área latinoamericana existe  una  rica tradición consagrada  a la  viejapregunta  por el  destino  y la  vocación  de las  sociedades  del  Nuevo Mundo,tradición encarnada  por los  grandes  ensayistas  que se han  dedicado  a  cues-tiones devenidas clásicas, como  la  identidad colectiva  de las  naciones lati-noamericanas,  los  modelos adecuados  de  ordenamiento social,  los  vínculoscomplejos  con los  países altamente desarrollados  y el  futuro  de la  región.Estas indagaciones,  que  comenzaron  a  mediados  del  siglo  xix, han  sido  fre- cuentemente arduas  y  hasta dolorosas  y han  conformado algunas  de las por- ciones más notables  y  controvertidas  de la  cultura latinoamerica (3).  Los au- tores  del  ensayo político-histórico personificaron hasta aproximadamente1960  al  tipo humano-profesional percibido como  el  intelectual  por  antono-masia (4).  El  ensayo, género difícil  de ser  clasificado, pero abierto  y  explo-ratorio, permite  un  enfoque multidisciplinario  de las  temáticas tratadas,  evi- tando  los  extremos  de la  erudición  y del  diletantismo. Participa tanto  del aura estética superior  que  posee  la  literatura como  del  prestigio contemporá- (2)  JOSÉ JOAQUÍN BRUNNER:  Intelectuales  y  democracia. América Latina, cultura  y mo- dernidad,  Grijalbo, México,  1992, pág. 182. (3)  Cf.  JUAN MARICHAL,  Cuatro fases  de la  historia intelectual latinoamericana,  Cáte-dra, Madrid, 1978;  JAVIER PINEDO:  «Identidad  y  método: aproximaciones  a la  historia  de las ideas en América Latina», en  HUGO CANCINO TRONCOSO/SUSANNE KLENGEL/NANCI LEONZO (comps.):  Nuevas perspectivas teóricas  y  metodológicas  de la  historia intelectual  de  AméricaLatina,  Vervuert/Iberoamericana, Frankfürt/Madrid,  1999,  págs. 15-34.(4) Sobre esta temática  cf. las  obras  que no han  perdido relevancia:  ROBERT  G.  MEAD: Breve historia  del  ensayo hispanoamericano,  Studium, México,  1956;  MARTIN  S.  STABB: América Latina  en  busca  de una  identidad. Modelos  del  ensayo ideológico hispanoamerica-no 1890-1960,  Monte Ávila, Caracas, 1969;  CARLOS RIPOLL:  Consciencia intelectual  de  Amé-rica. Antología  del  ensayo hispanoamericano,  Las  Américas,  New  York,  1970. 10  INTELECTUALES Y POLÍTICA LN AMÉRICA LATINA neo que brindan las ciencias sociales. Durante mucho tiempo el ensayo lati-noamericano representó la porción más creativa y conocida del quehacer in-telectual en América Latina; uno de sus temas centrales (y más fructíferos)ha sido el vínculo ambiguo y complejo entre las pretensiones teóricas de lasélites modernizantes y los modestos resultados de la praxis política coti-diana.La evolución y las funciones de los intelectuales han sido, por otra parte,muy diversas según los grandes espacios geográfico-culturales de la Tierra,de modo que enunciados generales acerca de este grupo social tropiezan amenudo con obstáculos infranqueables. En el Nuevo Mundo hay que consig-nar que desde un comienzo se dio una distinción fundamental entre el ámbi-to latinoamericano y el anglosajón en lo referente a la autoconsciencia de losintelectuales y a su apreciación por la opinión pública. La mayor diferencia-ción de roles en Estados Unidos y Canadá, la mayor distancia entre el queha-cer intelectual y el político y el menor prestigio público atribuido colectiva-mente a los «hombres de letras» condujeron a que en los países del Norte losintelectuales no fueran los productores privilegiados de sentido, no influye-ran decisivamente sobre la ética colectiva y se contentaran frecuentementecon funciones especializadas en el terreno académico y universitario.Desde más o menos 1960 las sociedades latinoamericanas experimentanlenta pero seguramente un acercamiento evolutivo de su mundo cultural alos parámetros correspondientes de América del Norte. Los clásicos  hommesde lettres  —creadores de obras, expositores de cátedra, críticos y divulgado-res en una persona— tienden a ser desplazados por profesionales universita-rios cada vez más especializados y sin el brillo de los grandes generalistasdel pasado. Esta tendencia afecta de igual modo a los intelectuales de incli-naciones izquierdistas y revolucionarias (5). Por lo demás hay que mencio-nar que a partir de aproximadamente 1980 los tiempos no han resultado pro-picios para los intelectuales convencionales de izquierda, quienes, aparte deprognósticos errados, fomentaron asimismo una atmósfera proclive al dog-matismo y a las falsas ilusiones (6). Basta aquí recordar que los intelectualesde la izquierda radical chilena, que tenían una propensión apocalíptica,coadyuvaron probablemente al fracaso del gobierno de Salvador Allende en (5) Cf.  MICTICL  Lowi:  Para una sociología de los intelectuales revolucionarios,  SigloXXI, México, 1978;  BENJAMÍN OLTRA:  Una sociología de los intelectuales.  Vicens Vives.Barcelona. 1978: S. N.  EISFNSTADT:  Intellectuals and Tradition.  Humanities Press, New York, 1973. (6) Muy tempranamente  RAYMOND ARON  se dio cuenta de las múltiples implicaciones deesta situación y fue uno de sus primeros y más influyentes críticos. Cf.  RAYMOND ARON: L'opium des intellectuels,  Calmann-Lévy, Paris, 1955. Cf. también  NICOLÁS BAVI-REZ:  Ray-mond Aron. Un moraliste au temps des idéologies.  Flammarion, París, 1993. 11  H.  C. F.  MANSILLA Chile (1970-1973)  y, por  consiguiente,  a la  instauración  de una  dictadura  mi- litar  (7). No existe  una  historia  más  o  menos completa  y  confiable  de  los  intelec-tuales, sobre todo  una de  su  vinculación  con  la  política  (8). Se han  publicadoobviamente tratados sobre  la  historia  de las  ideas  en  América Latina  (9), pero  aún  falta  una  sociología política diferenciada  de los  intelectuales,  que examine  sus  motivaciones profundas,  sus  genuinos valores  de  orientación  y sus pautas recurrentes  de  comportamiento práctico-público. Existen muchasobras interesantes  que  analizan fragmentos  de  esta problemática mayor  (10). Estos estudios, cuya calidad  va  aumentando claramente  con los  años, ayudana reconstruir  una  temática  de  gran relevancia para comprender  la  esfera polí-tica  del  Nuevo Mundo. (7)  JOSÉ JOAQUÍN BRUNNER:  «[Aporte a una discusión]», en  MARÍA SUSANA ARROSA SOARES  (comp.):  Os  intelectuais  nos  processos políticos  da  América Latina,  Editora  da Uni- versidade Federal  do  Rio  Grande  do  Sul,  Porto Alegre, 1985, págs.  62 y  ss.  Como recuerda BRUNNER,  los  intelectuales  de  izquierda discutían entonces  en  cuál etapa  se  encontraría  el  Chi- le socialista  por  comparación  a la  historia clásica  del  socialismo europeo;  los  obstáculos  con- cretos  al  socialismo (como  la  situación interna  de las  Fuerzas Armadas)  no  formaban parte  de las preocupaciones  de los  intelectuales,  las  que  estaban centradas  en la  inmediata construc-ción  del  socialismo  y no en los  complejos aspectos  de la  democracia.(8) Para  e caso europeo  cf. la  interesante bibliografía comentada:  GANGOLF HOBINGER: «Die europaischen Intellektuellen 1890-1930»  (Los  intelectuales europeos 1890-1930),  en Neue Politische Literatur,  núm.  1, vol. 35,  1994,  págs. 34-54.(9)  MIGUEL JORRÍN/JOHN  D.  MARTZ:  Latín American Política Thought  and  Ideology, University  of  North Carolina Press, Chapel Hill,  1970;  FRANCISCO MIRÓ QUESADA/LEOPOLDOZEA  (comps.):  La  historia  de  las  ideas  en  América Latina,  Universidad Pegagógica  y  Tecno-lógica  de  Colombia, Tunja,  1975;  LEOPOLDO  ZEA:  Filosofía  de la  historia americana,  FCE, México, 1978;  ARTURO  A.  ROIG:  Historia  de  las  ideas, teoría  del  discurso  y  pensamiento lati-noamericano,  Universidad Santo Tomás  de  Aquíno, Santafé  de  Bogotá,  1993;  HORACIOCERUTTI GULDBERG:  Hacia  una  metodología  de  la  historia  de  las  ideas (filosóficas)  en  Améri-ca Latina,  Centro Coordinador  y  Difusor  de  Estudios Latinoamericanos, México, 1997;  HUGO CANCINO TRONCOSO/H.  DE  SIERRA/C.  DE  SIERRA  (comps.):  Ideas cultura  e  historia  en la  crea- ción intelectual latinoamericana, siglosXIXy XX,  Abya-Yala, Quito, 1998. Muchas informa-ciones valiosas  en la  obra  de  cuatro volúmenes:  O.  CARLOS STOETZER:  Iberoamérica. Historiapolítica  y  cultural,  Docencia/Fundación Universidad  a  Distancia «Hernandarias», Buenos  Ai- res,  1996-1998  (con  una  dilatada bibliografía).(10)  Cf.  Los  intelectuales políticos,  Nueva Visión, Buenos Aires, 1971;  JOSÉ JOAQUÍNBRUNNER/ANGEL FLISFISCH:  LOS  intelectuales  y  las  instituciones  de  la  cultura,  FLACSO,  San- tiago  de  Chile, 1983;  SERGIO MICELI:  Intelectuais  e  classe dirigente  no  Brasil,  Difel,  Sao Pau- lo/Rio  de  Janeiro, 1979;  ARTURO ARDAO:  Etapas  de la  inteligencia uruguaya,  Universidad  de la República, Montevideo,  1971;  RODERIC  A.  CAMP:  Intellectuals  and the  State  in  Twen-tieth-Century México,  Texas University Press, Austin, 1985;  PABLO  R.  CRISTOFFANINI:  «Esen-cial  o  híbrida?  La  cuestión  de la  cultura nacional  en  México»,  en  CANCINO TRONCOSO/KLEN-GEL/LEONZO  (comps.),  op. cit. nota  3,  págs. 95-122. 12
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x