INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, UNAM

Please download to get full document.

View again

of 57
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, UNAM Gisela von Wobeser Dí rectoro Felipe Castro Gutiérrez Secretorio Académico Investigadores Carlos Bosch García Johanna Broda Rosa de Lourdes Camelo Víctor M.
INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, UNAM Gisela von Wobeser Dí rectoro Felipe Castro Gutiérrez Secretorio Académico Investigadores Carlos Bosch García Johanna Broda Rosa de Lourdes Camelo Víctor M. Castillo Farreras María José García Quintana Arnaya Garritz Ruiz Virginia Guedea Lino Gómez Canedo Martín González de la Varél Miguel León-Portilla Janet Long Solís Teresa Lozano Armendares Cqrlos Martínez Marín Álvaro Matute Aguírre José Luis Mirafuentes Roberto Moreno de los Arcos Josefina Muriel Edrnundo O'Gorman Juan A Ortega y Medina Sergio Ortega Rubén Romero Galván Maree la Terrazas Ernesto de la Torre Vi llar Carmen Vázquez Mantecón Silvestre Villegas Hevueltas Carmen Yuste Técnicos académicos Patricia Osante Carreras,losé Ruíz de _ Ricardo Sánchez Flores Juan Maríanela Heredia Abarca Coordinadora de Biblioteca Ramón Luna Asesor Editorial María Rosa Martínez Secretaria Administrativa HISTÓRICAS 29 BOLETÍN DEL INSTITUTO DE INVESTIGACIONES HISTÓRICAS, UNAM Mayo-agosto 1990 ISSN x Gisela von Wobeser Directora Cristina Carbó Editora Índice Trabajos en curso Las solanáceas por Janet Long Los Estados Unidos y Baja California por M arce la Terrazas Concepción y sentido del liberalismo moderado en México por Silvestre Villegas Artículos El reformismo borbónico y los misioneros franciscanos de Sonora por Ignacio del Río La comida como catalizador en Los Bandidos de Río Frío por Janet Long Noticias Relatoría de Homenaje a Fran ;ois Chevalier Conferencias de Claude Morin y David Brading Historia de los precios Becarios en el IIH Doctorado León-Portilla Sonora Presencia Jesuita en el Noroeste. Publicaciones Publicaciones del IIH Otras p\.lblicaciones Próximos eventos Congreso Internacional sobre la Revolución Mexicana Reseñas Pedro Pérez Herrero, Plata y libranzas. La articulación comercial del México borbónico, México, El Colegio de México, 1988, 362 p., cuadro y gráficas por Carmen Yuste trabajos en curso 3 Trabajos en curso Las solanáceas La familia de las Solanáceas está formada por un grupo de plantas tan diversas como la papa, eljitomate, el chile, el tabaco, plantas de ornato como la petunia (una flor brasileña) y plantas alucinógenas como el toloache, del género Datura. Estas plantas son originarias del Nuevo Mundo y fueron desconocidas en otros continentes antes del descubrimiento de América. La investigación en proceso incluye la historia del origen y evolución de estas plantas, además de su difusión mundial y un análisis de los cambios culturales y económicos efectuados por su introducción a otros continentes. Es un estudio multidisciplinario que utiliza fuentes arqueológicas, botánicas, lingüísticas e históricas. Todas estas fuentes aportan datos sobre la historia de las plantas. Uno de los aspectos sobresalientes de la investigación es el estudio sobre la difusión mundial de este grupo de plantas y sus consecuencias culturales. Se ha dicho que todo el oro y la plata llevados a Europa desde América no tuvieron tanta importancia económica como la introducción de las plantas americanas. Si analizamos las consecuencias económicas de la difusión de sólo una de estas plantas, el tabaco, por ejemplo, veremos que ha generado más divisas que todo el oro y la plata llevados a Europa. El traslado de las plantas en sí no es tan importante como los efectos culturales generados por su transferencia. Esto se refleja en cambios en las dietas básicas, en ajustes en la tecnología agrícola para el cultivo de las nuevas plantas, en técnicas de preparación de los alimentos y en los usos medicinales y rituales de los cultivos. 4 El traslado material de una planta generalmente pasa desapercibido y sin dejar huella, salvo en aquellas ocasiones en que algún curioso registra el dato. Éste fue el caso de Pedro Mártir, quien estuvo en la corte de Barcelona cuando Colón. de regreso de su primer viaje al Nuevo Mundo, mostró varias plantas americanas ante los Reyes Católicos. La presentación de estas plantas ha quedado registrada en una carta de Mártir al conde de Tenfechada en El rechazo o la aceptación de los nuevos cultivos es un tema intrigante. En un principio las plantas americanas fueron apreciadas en Europa como especímenes de ornato o para usos medicinales. Algunos productos fueron considerados buenos alimentos para los animales, mas no para los humanos. La papa adquirió Históricas. 29 fama de causar lepra. el jitomate de ser venenoso. y el chile de funcionar como un afrodisíaco. El tabaco tuvo otra suerte y fue aceptado con cierta facilidad. Con el tiempo y las crisis de hambre que azotaron a Europa y Asía en los siguientes. muchos de los productos alimenticios del Nuevo Mundo fueron in corporados a las dietas mundiales. A veces las plantas americanas funcionaron como sustitutos de los cultivos locales cuando éstos escaseaban. El medio ambiente fue un factor determinante en la adaptación de las nuevas plantas. El clima templado de la zona del Mediterráneo ayudó al fácil arraigo de las plantas mexicanas. De la misma manera. las plantas tropicales de la Cuenca Amazónica se adaptaron bien en África, la India y el Oriente. La dieta ya establecida en una zona afectó la incorporación de los nuevos elementos. En el caso del chile. encontré que zonas que ya tenían una dieta condimentada fueron más receptivas a este fruto Culturas que se alimentaban con vegetales y cereales aceptaron el chile con más facilidad que los grupos que se alimentaban a base de carne. Mi hipótesis con respecto a la difusión mundial de las plantas es que éstas inicialmente siguieron las rutas abiertas por los exploradores españoles y portugueses. Las restricciones del Tratado de Tordesillas afectaron la transferencia de las plantas por las barreras puestas en las actividades de las dos naciones. Después las plantas siguieron las rutas de comercio que rápidamente surgieron. Hay que tomar en cuenta las ya establecidas entre España y el resto de Europa y el Levante a fines del siglo : V y a principios del XVI para determinar las posibles rutas tomadas después de la llegada de estos cultivos a la península Ibérica. Es probable que los turcos hayan jugado un papel importante en la difusión de las plantas americanas una vez que és- trabajos en curso tas se encontrawn en Europa. Varias plantas americanas aparecen en los herbarios de los siglos XVI y XVII con nomenclatura turca. El maíz. por ejemplo. tenía nom'bre de grano turco . el chile el de 'pimienta turca... la calabaza el de cucumer turco . el frijol el de frijoles turquescos y el pavo o guajolote americano todavía conserva su nombre de turkey en inglés. Los turcos dominaron una buena parte del mar Mediterráneo en esta época y es posible que hayan recibido las plantas americanas de España por medio de los comerciantes genoveses. quienes tenían centros de comercio de lana cerca de Sevilla y también en Constantinopla. Es posible que los turcos fueran los distribuidores de las nuevas plantas en los puertos del Mediterráneo y esto explica la confusión de los botánicos acerca del origen de las plantas. Las rutas de comercio establecidas por los portugueses desde Portugal o bien desde Brasil hacia África. la India y el Oriente nos indican otra importante ruta de difusión de plantas. Hubo una dispersión significativa de cultivos americanos hacia África. Siendo un continente muy pobre en plantas nativas. las americanas. tuvieron en él una buena aceptación. El maíz. sobre todo. resultó un cultivo muy útil y funcionó como alimento en los barcos de los esclavos en el viaje hacia América. También fue ron aceptados el camote. la mandioca. el chile, el jito mate y el cacahuate entre otros. Las misiones jesuitas localizadas en distintas partes del mundo también jugaron un papel en la difusión de las plantas. Los misioneros mostraron interés en la flora local y al ser transferidos a una misión en otra zona, llevaban semillas y esquejes para cultivarlos en huertos de la nueva misión. La quina. la nuez de la India y el tabaco viajaron por este camino. La mayoría de las plantas domesticadas americanas fueron introducidas a otros continentes inicialmente en el siglo XVI. pero fueron incorporadas a las dietas nacionales hdsta los siglos XVIII y XIX, después de haber servido como alimento sustituto durante varías hambrunas. Alfred Crosby menciona el aumento de la población europea en el siglo XVIII y especula si esto se debió a la introducción de las plantas nutritivas americanas, o si estos cultivos fueron aceptados debido a la escasez de alimentos causada por el incremento demográfico. Éstos son apenas algunos de los aspectos que serán examinados en la investigación de la familia de las Solanáceas. Janet Long Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM 5 6 Históricas. 29 Los Estados Unidos y Baja California, El propósito de la presente investigación es indagar, analizar e interpretar los mé todos aplicados tanto por el Estado como por la sociedad civil norteamericana para apoderarse de la península de Baja California a partir de la guerra entre México y los Estados Unidos ( ) hasta 1855, año de la caída de la dictadura de Santa Anna. Este trabajo se propone delinear las causas del interés norteamericano en la península y estudiar el desarrollo de las gestiones diplomáticas entabladas por el gobierno de los Estados Unidos ante las autoridades mexicanas para extender su soberanía sobre la región citada. Asimismo se propone investigar las incursiones ilegales y expediciones filibusteras efectuadas con la intención de apoderarse del territorio peninsular. El desarrollo de los aspectos arriba señalados se sitúa dentro del marco general del avance del expansionismo territorial de la Unión Americana en aquel periodo, así como de las repercusiones que ese proceso tuvo en el desarrollo histórico de México en general. y de la región en particular. Otro objetivo más del estudio es analizar la relación concreta de los proyectos expansionistas norteamericanos en Baja California con la política trabajos en curso exterior norteamericana global, con lapolítica de los Estados Unidos hacia México y con la respuesta que este país dio en el marco de la grave situación política, social y económica del periodo comprendido entre la guerra con los Estados Unidos y la Revolución de Ayutla. El estudio se realiza con base en fuentes documentales, primordialmente. Los acervos que han nutrido la presente investigación son el National Archive of Washington, S tate Department, el Archivo Histórico Diplomático de la Secretaría de Relaciones Exteriores de México y el Archivo del Centro Barker de la Universidad de Texas. Resulta importante dejar constancia de que los materiales de dichos archivos son inéditos en su mayor parte o no han sido publicados en español. También se consultaron fuentes bibliográficas y hemerográficas. El trabajo se inicia con un capítulo dedicado a la invasión de la escuadra norteamericana a Baja California, donde se estudia la organización y acciones de la resistencia de los peninsulares a la ocupación, de la formación y articulación de grupos pro-anexionistas y de sus intentos por incorporar la entidad a los Estados Unidos. Se analiza el curso de las negociaciones entre el comisionado Nicholas P. T rist y las autoridades mexicanas para poner fin a la guerra, que dejaron la península bajo jurisdicción mexicana. Un extenso apartado examina las causas de la expansión norteamericana hacia el Oeste. En él se consideran con detenimiento las justificaciones ideológicas de la expansión, la Doctrina del Destino Manifiesto y sus orígenes puritanos, la Doctrina Monroe y los motores económicos y políticos del expansionismo norteamericano. El estudio trata de las modalidades de este expansionismo hacia la península de Baja California después de la guerra entre México y los Estados Unidos. De aque- Itas adoptadas por la sociedad civil , que son fundamentalmente el filibusterismo y las repetidas incursiones de individuos o pequeños grupos en la región; y de las gestiones diplomáticas emprendidas por la administración norteamericana para comprar la entidad. Estas últimas fueron generalmente precedidas o acompañadas de numerosas reclamaciones . Algunas de las hipótesis planteadas a lo largo de este trabajo señalan que el interés norteamericano en Baja California se rela.:iona con: El deseo de ampliar la plataforma costera estadounidense en el Pacífico, objetivo éste estrechamente vinculado con las pujantes actividades comerciales de los Estados Unidos en el mercado asiático. Los propósitos estadounidenses de establecer su dominio en el Golfo de Cortés, que favoreciera la creciente influencia de la Unión Americana sobre las entidades de Sonora, Chihuahua y Sinaloa, lo que -de acuerdo con sus planes- desembocaría en la incorporación del noroeste mexicano a la Unión. 7 8 La búsqueda de jurisdicción sobre territorios cuya ubicación estratégica propiciara el comercio con Hispanoamérica. Las hipótesis sobre el fracaso de ios afanes expansionistas sobre Baja California en 1848 señalan que: Tanto la anexión de la península como la concesión del derecho de tránsito por Tehuantepec no tenían, para lo's intereses norteamericanos de ese momento, un carácter prioritario tal que las hiciera condiciones sine qua non para dar fin a la guerra; y que la adquisición de los territorios de Nuevo México y Alta California, con sus espléndidos puertos, saciaron por el momento los apetitos de expansión de los Estados Unidos. Los sectores norteamericanos profundamente interesados en la incorporáción de más territorio mexicano a la federación americana, no pudieron determinar la línea fronteriza trazada en los convenios de Guadalupe-Hidalgo. Las contradicciones regionales entre el Norte y el Sur, agu- Históricas. 29 dizadas a medida que avanzaba el siglo XIX, determinaron posiciones antagónicas respecto a la anexión de otros territorios que no fueran los inicialmente pensados: Nuevo México y Alta California. Otras hipótesis de trabajo proponen: Que las expediciones filibusteras en Baja California. así como otras incursiones de particulares sobre la región. fueron modalidades expansionistas avaladas por las administraciones norteamericanas. de igual manera que las gestiones diplomáticas para adquirir territorio estuvieron plenamente respaldadas por amplios sectores de la sociedad estadounidense que participaron en la fiebre de expansión. Que existe una relación entre los proyectos anexionistas sobre Baja California y sobre Cuba y los planes para construir una vía interoceánica en Tehuantepec. Estos planes se conectan asimismo con el propósito de establecer la hegemonía norteamericana en la cuenca del Caribe, en el Golfo de México y en el Océano Pacífico. Todos estos puntos responden a un interés geopolítico y comercial fundamental para los Estados Unidos. Considero pertinente subrayar que este estudio es un trabajo monográfico que se inscribe dentro de un proyecto más amplio, en el que participamos el doctor Carlos Bosch García, una pasante de maestría y yo. Nuestro propósito busca continuar las investigaciones iniciadas por el propio doctor Bosch, sobre las relaciones diplomáticas entre los Estados Unidos y México en la segunda mitad del siglo XIX. Estos trabajos se realizan con la convicción de q:.1e el estudio de tal relación es una tarea ineludible e inaplazable, que ayudará a entender esta -según palabras de Cassio Luiselli- relación excepcional. Maree/a Terrazas Basante Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM trabajos en curso 9 Concepción y sentido del liberalismo moderado en México Me parece conveniente señalar cuáles fueron las inquietudes que me motivaron. años atrás. el interés por descifrar esta categoría de ideólogos pero sobre todo de hombres públicos que participaron activamente en la política nacional y a quienes se conoce como los moderados . Al cursar las materias que brinda la Facultad de Filosofía y Letras sobre el siglo XIX mexicano. me fue surgiendo la pregunta sobre la suerte que corrieron toda una serie de personajes a quienes no se les ubicaba tradicionalmente entre los extremos del radicalismo y el conservadurismo y a los que despectivamente se les daba el calificativo que ya hemos mencionado. pero que. curiosamente, constituían la mayoría de quienes actuaron en los distintos regímenes políticos. salvo aquellos que se identificaron plenamente en alguna de las posturas opuestas. como Melchor Ocampo y Leonardo Márquez. Por lo tanto. la importancia de ellos debía ser extrema en el devenir cotidiano. Y. por otra parte. pensé que debería conocer qué tipo de productos jurídicos, educativos y morales aportaron, así como los vicios y costumbres que en su época se arraigaron en nuestra sociedad y que, con variantes. subsisten en nuestros días. Puede decirse que los moderados iniciaron en México una forma de actuar que se caracteriza por la poca propensión a sostener actitudes radicales. sin que esto impida que, en algunas ocasiones, asuman algunas posturas de avanzada, momentáneas, pero definitivas. El análisis que como tesis profesional realicé sobre la vida de Ignacio Comonfort me puso en contacto con uno de los personajes más representativos del liberalismo moderado y profundicé las dudas sobre la trayectoria política de este grupo. notoriamente en el sentido de que muchas de sus acciones no coincidían con la típica frase de que ellos habían retrasa- 10 Históricas. 29 do el advenimiento de las medidas que impondrían los puros . El golpe de estado de Comonfort marca el fin de una época. pero de ninguna manera el término de la actuación política de los moderados, que se extiende desde los años inmediatos a 1858 hasta,yor lo menos. la Revolución Mexicana. Esta es una hipótesis que nos proponemos desentrañar en la última parte de la investigación. El tema, dada la personalidad de sus actores, los distintos tintes de sus productos intelectuales y lo intrincado de la política decimonónica, presenta toda una seri : de dificultades metodológicas no fácil de ser resueltas. La primera pregunta que surge es la de si efectivamente podemos hablar de varios liberalismos o bien estas divisiones son caprichos del desarrollo intelectual de los investigadores. A mi parecer, las divergencias doctrinarias son pocas, pero algunas de ellas revisten una importancia significativa como es la relativa a la convivencia Iglesia-Estado, que sufre variaciones en el transcurso de tres décadas. Es precisamente este sesgo lo que diferencia la actitud entre puros y moderados, pues estos últimos se rigieron con el criterio de la coyuntura. de la negociación y del apego a lo que ellos consideraban ser la idiosincrasia mexicana. Rechazaban la violencia pero. al mismo tiempo. advertían que. con el tiempo. la evolución de la sociedad permitiría la realización de medidas que en ese momento pudieran causar problemas, con el agravante de ser ineficaces. Podría decirse de ellos que el contacto con la realidad salvó al liberalismo de pretender absolutos. Su origen racionalista los llevaba a ello: pero la aproximación a la historia los inducía a la relativización. Estas dos vertientes -liberalismo racionalista y liberalismo protagónico- engendraron un liberalismo templado. distante por igual al dogmatismo y a la resignación frente al suceder . 1 Por lo anterior. nos encontramos que la mayoría de los exponentes del llamado moderatismo fueron actores de la política nacional y no tanto creadores doctrinarios. salvo el meritorio caso de Ma- 1 Jesús Reyes Heroles. El liberalismo nwxicnno. t. l. p. IX. trabajos en curso rianootero. cuyo desarrollo intelectual se truncó por su prematura muerte en Otro de los problemas reside en la dificultad de delimitar el periodo de estudio. si se toma en cuenta que la actuación política de los moderados prácticamente se inicia con la República y se extiende a todo lo largo del siglo. De tal manera que el criterio utilizado es el de examinar los años que corresponden a su apogeo dentro del contexto de una generación muy participativa, mismos que va
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks