el adverbio en espanol.pdf

Please download to get full document.

View again

of 13
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
EL AD'VERBIO EN ESPAÑOL O. Desde la Antigŭedad, numerosos lingŭistas y gramáticos se han aplica- do al estudio del adverbio con el fin de determinar su naturaleza y de pro- poner una teoría y una clasificación satisfactorias acerca de sus componentes. En el mundo griego, aunque en Platón y Aristóteles no se registra aŭn como parte de la oración claramente diferenciada, en la primera gramática propia- mente dicha, la de Dionisio de Tracia, aparece ya como tal
  EL AD VERBIO EN ESPAÑOL O. Desde la Antig   edad, numerosos ling   istas y gramáticos se han aplica- do al estudio del adverbio con el fin de determinar su naturaleza y de pro- poner una teoría y una clasificación satisfactorias acerca de sus componentes. En el mundo griego, aunque en Platón y Aristóteles no se registra a   n comoparte de la oración claramente diferenciada, en la primera gramática propia-mente dicha, la de Dionisio de Tracia, aparece ya como tal, bajo la denomi- nación de epírrema aquello que se añade al verbo , término que hace referen-cia a un conjunto de palabras cortas, de formas invariables, que no son, por exclusión, preposiciones ni conjunciones, sino simples nexos que expresan el modo, el grado, el tiempo, el lugar, la afirmación y la negación (incluso, lasinterjecciones quedan incluidas en él), rai ón por la cual los estoicos deciden llamar a esta categoría pandéktes receptáculo universal . 1. La idea del adverbio como palabra asociada exclusivamente al verbo semantiene hasta 1540, fecha en que Julio César Scaligero amplía sus funciones, al serialar que puede modificar no sólo la significación del verbo, sino también la del adjetivo o la de otro adverbio. En este sentido, a Andrés Bello la denominación de adverbio le sugiere una inmediata relación con el verbo, por lo que debe ser considerado, ante todo, como uno de sus modificadores más cercanos lo que no impide que pueda referirse a otras partes de la oración como al adjetivo o a otro adverbio: «Como el adjetivo modifica al sustantivo y al verbo, el ADVERBIO modificaal verbo y al adjetivo [...]. Sucede también que un adverbio modifica a otro»2.La Real Academia Espariola, en la ltima edición de la Gramática, incluye la típica definición tradicional que, formulada definitivamente en la de 1917, numerosos manuales han venido reproduciendo constantemente a partir de entonces: «El adverbio es la parte invariable de la oración que sirve para calificar o determinar la significación del verbo o la del adjetivo, y a veces la de otro adverbio»3. Fernando Lázaro Carreter Diccionario de términos fikldgicos, Madrid Gredos 1990 s. v. 2 Andrés Bello Gramittica de la lengua castellana de.stinada al uso de los americanos, 1847. Ed. crítica de Ramán Trujillo Madrid Arco/Libros S. A. 1988 § 64.3 Real Academia Española Granuitica de la lengua española Madrid, Espasa—Calpe, 1962, § 166a.  260   UIS ALBERTO HERNANDO CUADRADO Amado Alonso y Pedro Henríquez Ureria, abundando en lo mismo, ponen de relieve el hecho de que la parte invariable del discurso constituida por eladverbio expresa conceptos dependientes de otros igualmente dependientes:«Nuestro idioma tiene una forma especial para modificar ampliar, precisar, matizar) el significado del adjetivo o del verbo: se le llama adverbio [...1. Cuando, como caso especial, se necesita modificar la significación de alg   nadverbio, se acude a otro [...]. //E1 adverbio es una forma invariable. No tiene accidentes de género o n   mero. //Los adverbios expresan pues conceptos dependientes de otros conceptos dependientes»4. En la ling   ística moderna, los autores que se plantean el problema del adverbio suelen coincidir en que se trata de una clase de palabras de carac- terísticas heterogéneas. Dale McWilliams, en su estudio sobre esta categoría enel espariol coloquial, lo define en sentido negativo de esta manera: «the adverb is that modifier of the action which is neither the actor, nor the object, nor the predicative» 5 ; más adelante, en la misma página, ariade: «The action modifier that does not agree with the action; that it is not always required by, and does not always follow, the action; that does not save for one exception...) agree with the actor» s ; por ltimo, en las conclusiones, advierte: «The adverb may be defined on the morphemic level as a form class or on the taxemic level, as a function class; while the definitions are not all inclusive, they provide criteria for the majority of cases»7. En términos negativos, lo define, asimismo, Petrona Domínguez, quien advierte que no hay una parte de la oración que configure un conjunto más caótico que ésta y que no se puede abordar a conciencia su estudio sin tener en cuenta el sustantivo, el adjetivo y el verbo. El adverbio no presenta las características de las otras clases de palabras ni marcas diferenciadoras de su función sintagmática: «Se diría que es adverbio lo que no es sustantivo, ni adjetivo, ni verbo, ni relacionante»s. Ana María Barrenechea, al establecer la clasificación funcional de las partes de la oración en espariol, explica que los adverbios «son las palabras que tienen las funciones privativas de modificadores directos de adjetivos, de sí   Amado Alonso y Pedro Henriquez Ureña, Gramática castellana. Seg-undo curso, Buenos Aires, Losada, S. A., 1984, § 202. 5 Dale McWilliams «The Adverb in Colloquial Spanish» Descriptive-Studies in Spanish Gramman Urbana, Illinois, The University of Illinois, 1954, p. 75.La excepción referida aqui es la del adjetivo que se usa adverbialmente, razón por la cualse establece una concordancia con el sujeto agente: «Ascendimos después de todo lo más veloces que pudimos» ejemplo propuesto por Hayward Keniston, The Syntax of Castilian Prose. The sixteenth century Illinois, Chicago University Press, 1937, p. 136). 7 Dale McWilliams, ibidem p. 136. 8 Petrona Domínguez, «Morfología y sintaxis del adverbio en —mente» Actas del 111 Congreso Internacional de Hispanistas México, El Colegio de México por la Asociación Internacional de Hispanistas, 1970, p. 293.  EL ADVERBIO EN ESPAÑOL   61 mismos y de construcciones exocéntricas equivalentes, y la función no privativa de modificador de verbo, sólo con carácter circunstancial»9. Seg   n Jespersen, el adverbio es una categoria gramatical con función ter- ciaria, es decir, un término adyacente subjunto o subnexo) del sintagma verbal, o, más bien, un modificador del n   cleo predicativo y, por extensión, del adjetivo (cuya función principal es la atributivo-predicativa), asi como de otro adverbio (calificación secundaria)1°. La anterior concepción, junto con la doctrina tradicional, es el punto de partida de la primera época de Louis Hjelmslev, en la que distingue el grupode los semantemas cuya función ordinaria es la de términos terciarios, que se combinan invariablemente con un solo morfema (cero o positivo) de caso, y el de los que tienen función ordinaria de términos primarios o secundarios, que se combinan con varios morfemas nominales (cero o positivos) de los cuales algunos poseen la significación llamada adverbial. Para este autor, «sólo el primer grupo constituye [...] la categoria del adverbio, puesto que sólo él incluye semantemas que tienen de ordinario función terciaria. El segundo grupo se compone [...] de sustantivos y de adjetivos, que adoptan facultativamente la función de términos terciarios. Si, en algunos casos excep- cionales, la delimitación es dificil de efectuar, ello se debe precisamente a la afinidad especial que existe entre el adverbio y los demás nombres» . Emilio Alarcos opina que, para que pueda aplicarse la denominación de adverbio a determinados elementos, es preciso que exista una función en la que éstos sean susceptibles de aparecer autónomamente, esto es, sin requerir lapresencia de otros signos que indiquen tal función. Por ello, si se mantiene el término adverbio como designación de una clase funcional de unidades,solamente se aplicará a aquéllas que cumplan los requisitos de ser signos minimos y desemperiar la función de aditamento sin la adjunción de indices funcionales, independientemente de que a veces puedan desemperiar otras funciones, como la de adyacente de un adjetivo o de otro adverbio. Teniendoen cuenta que esta categoria funcional, de acuerdo con Hjelmslev, no es más que un nombre, inmovilizado en cuanto a los morfemas de género y n   mero y empleado fundamentalmente como aditamento, concluye Alarcos: «Pode-mos, pues, definir el adverbio como una clase de signos o sintagmas autóno- mos nominales, caracterizados por funcionar como aditamento y presentarinmovilidad genérica y numérica (frente a los otros nombres)» . 9 Ana María Barrenechea, «Las clases de palabras en español como clases funcionales», Estudios de gramática estructural, Buenos Aires, Paidás, 1969, p. 22. '° Otto Jespersen, La filosofia de la gramática, Barcelona, Anagrama, 1975, p. 2. Louis Hjelmslev, Principios de grantática general, Madrid, Gredos, 1976, p. 322.  2 Emilio Alarcos Llorach, «Aditamento, adverbio y cues   ones conexas», Estudios de gramática funcional del español, Madrid, Gredos, 1992, p. 341.  262   UIS ALBERTO HERNANDO CUADRADO Juan Alcina y José Manuel Blecua justifican funcionalmente la existencia dela categoría de los adverbios por estar integrada por palabras que act   an como términos terciarios en relación con los adjetivos y los verbos términos secun- darios) o con otros adverbios, lo que, en la psicomecánica del lenguaje de Gustav Guillaume, se expresa diciendo que son incidentes de segundo grado. La fijación de un inventario coherente y bien definido encuentra serias difi-cultades por la abundancia de rasgos particularizadores de unos elementos a otros dentro de la categoría y la posibilidad de ser utilizadas con el mismo valor funcional secuencias de palabras que no han llegado a gramaticalizarse ple- namente. Por ello, hay que tener en cuenta que de los elementos incluidos tradicionalmente entre los adverbios solamente una parte de ellos puede modificar a verbos, adjetivos y adverbios; otra nicamente conoce la referenciaal verbo, que, en ocasiones, se confunde con el contexto de todo el enunciado y tiene una manera de significar semejante a la de los pronombres. Los que admiten grados de comparación se refieren a verbos, adjetivos y otros adver- bios, son de srcen adjetivo y se forman por la inmovilización de los morfemas de género y n   mero. Algunos se hallan estrechamente relacionados con las preposiciones y otras clases de palabras; incluso, ciertos adverbios pasan fácil-mente a habilitarse como marcas sintácticas de subordinación. De esta manera, aceptando que no existe un criterio suficientemente elaborado para establecer con precisión el límite entre el adverbio y el aditamento, «resulta muy tenta- dora la posibilidad de eliminar tal clase de palabras -como se ha hecho a veces- en beneficio de las partes del discurso con las que están evidentemente relacionadas, y del criterio sintáctico»13. César Hernández Alonso, basándose principalmente en Dale McWilliams,Emilio Alarcos, John Lyons, Real Academia Espariola y Gustav Guillaume através de Gérard Moignet), presenta un interesante panorama en relación con el tema que nos ocupa. Comienza reconociendo que el adverbio es una parte de la oración constituida por unidades tan heterogéneas que casi se puedeafirmar, con McWilliams, que es lo que no pertenece a las categorías delsustantivo, del adjetivo ni del verbo. De acuerdo con Alarcos, afirma que carece de morfemas distintivos, o sea, que tiene forma de signo mínimo relativamente invariable, que desemperia, ante todo, la función de aditamentoen el nexus. Siguiendo a Lyons, distingue las funciones semánticas de adjunto y complenzentaria dentro del aditamento: la primera es opcional su ausenciasólo resta una información secundaria al conjunto del nexus), y la segunda obligatoria y necesaria su ausencia produce estructuras agramaticales). Reco- noce con la Academia el estrecho paralelismo existente entre los adverbios y los adjetivos, tanto calificativos como determinantes; mientras que los califica- tivos guardan relación con los adjetivos del mismo orden, los determinantes  3 Juan Alcina y José Manuel Blecua, Gramática e-spañola Barcelona, Ariel, 1991, p. 703.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x