Aylwin

Please download to get full document.

View again

of 24
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
MApuche
  -  Aylwin : Los conflictos en el territorio mapuche: antecedentes y pespectivas  Perspectivas 277  José Aylwin  es abogado con especialización en el campo de losderechos humanos, en general, y de losderechos de los pueblos indígenas, en particular. Estudió derecho en laUniversidad de Chile (1975-1980). Su experiencia laboral incluye, entre otras, el ejercicio de la abogacía; la asesoría einvestigación en el campo de losderechos económicos, sociales yculturales en la Comisión Chilena de Derechos Humanos (1983-1993), y la actividad de consejero e investigador enla Comisión Especial de Pueblos Indígenas (1990-1993). Entre 1994 y 1997 fue director del Instituto de Estudios Indígenas de la Universidad de La Frontera. Entre 1997 y 1999 realizóuna maestría en derecho en la Faculty of  Law de la University of British Columbia,Canadá. Su tesis abordó el tema“Indigenous Peoples’ Rights in Chile and Canada: A Comparative Study”. De vuelta en Chile se reintegró a las actividades académicas del Instituto de Estudios Indígenas. Autor de diversos artículos sobre la temática de losderechos indígenas.  JOSÉ AYLWIN,  Instituto de Estudios Indígenas, Universidad de La Frontera,Montevideo 0870, casilla 54-D, Temuco, Chile.Fax: (56-45) 325154Correo electrónico: jaylwin@ufro.cl RESUMEN En este artículo se entregan antecedentes que intentan explicar el porqué de losconflictos hoy existentes en el territorio mapuche, así como del deterioro de las relacionesentre el pueblo mapuche y el Estado. Además se esbozan las distintas iniciativasimpulsadas por el gobierno para enfrentar la crisis aquí descrita. También se formulanalgunas ideas de posibles líneas de acción para abordar la situación de conflicto existentey contribuir a su superación. Finalmente, el artículo se refiere a la necesidad de promoverun diálogo verdadero entre el Estado chileno, las empresas y las comunidades mapucheen conflicto, a través del cual se aborden los problemas y se dé respuesta a las demandasde las últimas. Del mismo modo se sugiere el inicio de un diálogo de mayores dimensiones,que involucre no tan sólo al Estado, sino a la sociedad chilena en su conjunto, y quepermita definir las bases sobre las cuales se debe cimentar una futura convivencia entrepueblos diferenciados en el país. Los conflictos en elterritorio mapuche:antecedentes y perspectivas  José Aylwin  - Revista  Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 3, Nº 2, 2000 (pp. 277-300)  Perspectivas 278 E  n los últimos años hemos presenciado una serie de hechos que da cuenta de unasituación de creciente conflictividad en el territorio mapuche, en la zona sur delpaís. Movilizaciones de agrupaciones mapuche –incluyendo marchas, huelgas dehambre, bloqueo de caminos, acciones violentas en contra de bienes, etc.– en protestapor proyectos de inversión públicos o privados que hoy se emplazan o se planifican ensus territorios ancestrales; ocupaciones de predios reclamados por las comunidadeshoy en poder de no indígenas; tala de bosques y realización de siembras agrícolas enellos; enfrentamientos entre comuneros indígenas y fuerzas policiales o guardias deseguridad, y duras críticas de los representantes mapuche a las autoridades de gobierno y a las políticas que éstas impulsan en relación con sus comunidades, se informancasi a diario por los medios de prensa 1 .El gobierno, en su evidente desconcierto, ha tenido una actitud vacilante frentea estos hechos. Mientras algunas autoridades han llamado al diálogo con lascomunidades en conflicto, otras han propiciado la aplicación de la Ley de SeguridadInterior del Estado y dispuesto de las fuerzas policiales en contra de los que participande acciones calificadas como contrarias al Estado de Derecho. Las mismas autoridadeshan amenazado a quienes participan en ocupaciones de predios y otras acciones dehecho con excluirlos de los beneficios que resultan de sus políticas, tales como elFondo de Tierras y Aguas o el Fondo de Desarrollo Indígena.En el mismo contexto, el ejecutivo ha asumido un mayor control sobre laCorporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), entidad encargada de laconducción de la política indígena del Estado. Para ello reemplazó a dos directoresnacionales de esta entidad –Mauricio Huenchulaf primero y Domingo Namuncuradespués– así como a varios representantes gubernamentales del Consejo Nacional,quienes manifestaron reparos a proyectos de inversión en territorios indígenas.Todos estos hechos han resultado en un creciente distanciamiento de parteimportante del movimiento mapuche del Estado en general y de Conadi en particular,entidad en la que muchas organizaciones de este pueblo participaron durante susprimeros años de vida 2 . INTRODUCCIÓN 1Para un análisis de estos hechos, ver artículos de Vergara, Jorge y otros (1999), “Las Tierras dela Ira. Los Sucesos de Traiguén y los Conflictos entre Comunidades Mapuches, Empresas Forestales y Estado”, en Praxis N °  1, p á g. 112-128; y de Lavanchy, Javier (1999), “ Conflicto y Propuestasde Autonom í a Mapuche ” , disponible en Internet (www.xs4all.nl/~rehue).2El distanciamiento entre el movimiento mapuche y el Estado se manifest ó  en el bajo porcentajede participaci ó n mapuche en las elecciones de representantes ind í genas al Consejo Nacional  -  Aylwin : Los conflictos en el territorio mapuche: antecedentes y pespectivas  Perspectivas 279 Es un hecho evidente que ha concluido la etapa comenzada en 1989 con lasuscripción del compromiso de Nueva Imperial. En dicho documento losrepresentantes de los distintos pueblos indígenas, incluido el pueblo mapuche,acordaron con el entonces candidato presidencial de la Concertación de Partidos porla Democracia, Patricio Aylwin, trabajar conjuntamente en democracia por elreconocimiento legal y constitucional de los derechos por ellos reivindicados. Noobstante los esfuerzos realizados en 1999 por el gobierno del Presidente Frei Ruiz-Tagle para lograr acuerdos con el movimiento mapuche y restablecer la confianzaquebrantada, el distanciamiento entre ambas partes se agudiza. Todo parece indicarque se ha impuesto una nueva fase, caracterizada por el desencuentro y elenfrentamiento entre los mapuche y el Estado, sin que existan indicios de que ellapueda superarse en el corto plazo.Para muchos en el gobierno y en la sociedad chilena ésta resulta una situaciónincomprensible. Hace tan sólo seis años se promulgó una ley indígena que, se pensaba,había establecido las bases para una nueva relación entre los indígenas y el Estado.Desde entonces hasta la fecha, el Estado, a través de Conadi, impulsó un conjunto deacciones y programas y destinó recursos para intentar dar respuesta a las demandasde tierra y desarrollo levantadas por el movimiento mapuche en el período previo a laaprobación de la ley. 1.Antecedentes de los conflictos ¿Cómo se explican entonces los conflictos que hoy existen en el territoriomapuche?, ¿cómo se explica la agudización de la crisis de relación entre el pueblomapuche y el Estado chileno?, ¿cómo se entiende que una entidad como Conadi, denaturaleza mixta, con representación gubernamental e indígena, cuya creación fuedemandada por el movimiento indígena hace tan sólo una década, hoy sea cuestionadapor el mundo mapuche?, ¿cómo se explica la demanda que hoy levantan los mapuchepor reformas políticas y jurídicas a tan sólo seis años de la aprobación de una ley queresultó de un proceso de discusión que involucró a una parte importante de susorganizaciones y comunidades? de Conadi celebradas en octubre de 1999. De acuerdo con antecedentes de Conadi, el total deind í genas que sufrag ó  en el pa í s alcanz ó  a 22.430, 15.994 de los cuales corresponden alterritorio mapuche (Regiones del B í o B í o a la de Los Lagos). Ello en contraste con el total deind í genas con derecho a participar en estas elecciones que ascend í a a 83.350 ( El Metropolitano  ,21 de noviembre de 1999). Esta cifra tambi é n es baja si se la compara con los cerca de 28 milind í genas que habr í an participado (no se especifica procedencia é tnica del voto) en las eleccionesde consejeros desarrolladas en 1995. Conadi, Pueblos Ind  í  genas Nueva Era , A ñ o 1, N °  2,p á g. 2.  - Revista  Perspectivas (Departamento de Ingeniería Industrial, Universidad de Chile), vol. 3, Nº 2, 2000 (pp. 277-300)  Perspectivas 280 Si bien la respuesta a estas interrogantes no es fácil, ya que son múltiples ycomplejos los factores que inciden en la situación que hoy existe en el territoriomapuche, los siguientes antecedentes deben ser tomados en cuenta: 1.1Restricciones de la ley indígena En octubre de 1993 se promulgó la Ley N °  19.253 sobre Protección, Fomento y Desarrollo de los Indígenas, más conocida como ley indígena. Fue en gran medidael producto de la demanda de los pueblos indígenas de Chile, en particular del pueblomapuche, quienes se rearticulan y fortalecen organizativamente para hacer frente alas leyes y políticas asimilatorias impulsadas desde el Estado durante el régimen militar.Durante dicho régimen se dictaron los decretos leyes N °  2568 y N °  2750 (1979),legislación elaborada sin participación indígena y desde la cual se incentivó el desarrollode un proceso divisorio que, en la práctica, terminó con la casi totalidad de lascomunidades reduccionales mapuche creadas por el Estado chileno tras la ocupaciónmilitar de la Araucanía 3 . Si bien dicha legislación prohibió la enajenación de las hijuelasresultantes de la división, muchas tierras mapuche fueron traspasadas a no indígenasa través de contratos fraudulentos como los arriendos hasta por 99 años. Al término del régimen autoritario diversas organizaciones mapuche levantaronun conjunto de reivindicaciones para proteger sus derechos amenazados –en particularel derecho a la tierra– y exigir una nueva relación con el Estado y la sociedad chilena.Entre los ejes centrales de esta demanda cabe destacar el reconocimiento de ladiversidad étnica y cultural hasta entonces negada en el país; la participación de susrepresentantes en la conducción de la política indígena del Estado; la protección legalde sus tierras y aguas; el otorgamiento de tierras fiscales o de tierras particularesadquiridas por el Estado con el objeto de revertir el proceso histórico de jibarizaciónde sus comunidades, y el apoyo al desarrollo económico y cultural de sus pueblos ycomunidades 4 .El anteproyecto de ley indígena elaborado por la Comisión Especial de PueblosIndígenas, CEPI, creada en 1990 por el primer gobierno de la Concertación, se basó, 3Cabe recordar que, luego de la ocupaci ó n de la Araucan í a a fines del siglo pasado, el Estadochileno otorg ó  a los mapuche alrededor de tres mil t í tulos de merced, mediante los cuales lesfueron reconocidas en forma comunitaria tan s ó lo 500 mil hect á reas, que representanaproximadamente el 5% del territorio ancestral mapuche al sur del B í o B í o.4Es importante reconocer aqu í  las demandas por autonom í a pol í tica y territorial que algunasentidades mapuche, como la organizaci ó n Consejo de Todas las Tierras (Auki ñ  Wallmapu Ngulam) y el Centro de Estudios y Documentaci ó n Mapuche Liwen, ya planteaban a fines de la d é cadade los ’ 80 y comienzos de la de los ’ 90. Ver Marim á n, Jos é  (1997), “ Movimiento Mapuche yPropuestas de Autonom í a en la D é cada Post Dictadura ” , disponible en Internet (www.xs4all.nl/~rehue). Sin embargo, estas ú ltimas demandas parec í an minoritarias frente a las planteadas porel conjunto de organizaciones mapuche entonces existente y a cuyos contenidos ya nos referimos.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x