Aprendizaje de agricultores vinculado con procesos ecológicos para un mejor manejo de plagas: retos para el CATIE y sus socios 1 Charles Staver 2

Please download to get full document.

View again

of 13
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Manejo Integrado de Plagas y Agroecología (Costa Rica) No. 65 p , FORO Aprendizaje de agricultores vinculado con procesos ecológicos para un mejor manejo de plagas: retos para el CATIE
Manejo Integrado de Plagas y Agroecología (Costa Rica) No. 65 p , FORO Aprendizaje de agricultores vinculado con procesos ecológicos para un mejor manejo de plagas: retos para el CATIE y sus socios 1 Charles Staver 2 RESUMEN.Los agricultores de América Central manejan sus cultivos y las plagas asociadas a éstos en un contexto de gran incertidumbre. Los huracanes, las sequías y aún la variabilidad meteorológica normal afecta el desarrollo de los cultivos, las prácticas de manejo y las dinámicas de la red alimenticia. En los últimos decenios han surgido nuevas plagas, y otras existentes han sido favorecidas por los cambios en las prácticas de manejo. El uso constante de plaguicidas ha provocado el surgimiento de plagas secundarias y el desarrollo de resistencia por parte de éstas a plaguicidas. Durante este mismo período, los precios de los productos agrícolas han fluctuado enormemente, a la vez que los nichos del mercado se han diversificado. Ante esta situación,surge el cuestionamiento: Qué le han ofrecido las instituciones de investigación y desarrollo a las familias rurales para enfrentar este panorama? Se han identificado cuatro enfoques: a) paquetes tecnológicos de insumos comprados: variedades, fertilizantes y plaguicidas, en paquetes tendientes a lograr el mejor comportamiento promedio para suprimir la variabilidad;b) paquetes tecnológicos de insumos comprados y basados en mejor información: dominios de recomendación y de manejo integrado de plagas dirigidos a variedades, fertilizantes y plaguicidas específicos, como parte de un paquete tecnológico diseñado para zonas con características comunes; c) uso de recursos localespara la sustitución de insumos externos: uso de abonos orgánicos, conservación de suelos y extractos botánicos, para reducir los costos por compra de insumos; y d) aprovechamiento planificado de los procesos ecológicos: conceptos de red alimenticia, ciclos de nutrimentos y manejo de hábitat adaptados a las condiciones locales, para el diseño de sistemas de cultivos y fincas para mejorar el manejo de plagas y la eficiencia en el uso de nutrimentos. En el contexto de la agricultura de América Central, estos enfoques deben interpretarse como puntos progresivos en la curva de aprendizaje sobre el manejo de la complejidad, y no como enfoques contradictorios. Se requieren más y mejores insumos, así como más y mejor información,y es muy importante aprovechar la tecnología que emplea los recursos locales pero, sobre todo las familias y comunidades rurales tienen que innovar,basados en los conocimientos que van adquiriendo sobre los procesos ecológicos. El programa de MIP y Agroforestería en Nicaragua,ejecutado por CATIE con financiamiento de NORAD, se ha aliado con organizaciones locales y nacionales para fortalecer la capacidad nacional para la implementación participativa con bases ecológicas de MIP y agroforestería. Este programa ha desarrollado métodos para vincular la agenda de capacitación e investigación, con la capacidad de las familias productoras para aprovechar sistemáticamente los procesos ecológicos en sus sistemas de cultivos y fincas. Este trabajo piloto en Nicaragua, desarrollado durante el último decenio, sugiere un papel clave para el CATIE en América Central,como enlace de alianzas internacionales de investigación estratégica con redes de campo para el aprendizaje del manejo de la variabilidad ecológica. Palabras clave: Manejo integrado de plagas, América Central,Agroecología,Revolución verde, Extensión agrícola,nicaragua. ABSTRACT. Farmer learning linked to ecological processes for better pest management:challenges to CATIE and its partners. Farm households in Central America make crop and pest management decisions under extreme uncertainty. Hurricanes, droughts, and even normal weather variability affect crop growth, cropping practices, and food web dynamics. In recent decades new pests have been introduced and certain existing pests has been favored by changes in cropping practices. Routine pesticide use has created secondary pests and resistance. Over the same time period prices for agricultural products have fluctuated wildly, but markets have also diversified into niche products which were unknown a decade ago. What has science and development 1 Presentado en la Conferencia Científica Henry A. Wallace Globalización de la Investigación Agrícola (2002,Tu r r i a l b a, Costa Rica). 2 N O R A D / CAT I E. Programa para el ejercicio participativo del MIP basado en ecología y agroforestería del café Managua,N i c a r a g u a.c s t a v e c a t i e. a c. c r 21 offered to farmers in these conditions? Four approaches can be identified:a) input assembly approach: standard varieties and agrochemical inputs with best average performance to override variability;b) input assembly with better information: recommendation domains and IPM to slot standard varieties and agrochemical inputs to broad site differences;c) local resources for input substitution: organic manures, soil conservation,and botanical brews to reduce costs of inputs;d) harnessing ecological processes concepts of food web, nutrient cycles, and habitat management applied locally for farmer design of cropping and farming systems for pest suppression and nutrient efficiency.in the context of Central American agriculture, these alternative models may be viewed as successive points on a learning curve for the management of complexity in agriculture rather than contradictory approaches. There is a need for more and improved inputs and more and better information; there is a need to find local applications of technology;and above all,there is a need to equip farm families and rural communities to innovate based on their increasing knowledge of ecological processes. CATIE s IPM and agroforestry program in Nicaragua funded by NORAD has partnered with local and national institutions to strengthen national capacity to implement ecologically-based participatory IPM and coffee agroforestry. This program has been developing working methods to reorient training and research to farm family capacity to harness ecological processes in their farming practices. The pilot work in Nicaragua over the past decade suggests a pivotal role for CATIE in Central America in the articulation of international alliances for improved strategic research with field-based learning networks for the management of ecological variability. Key words: Integrated pest management,central American agriculture, Agroecology, Green Revolution, Agricultural extension,nicaragua. La perspectiva desde el punto de vista de los agricultores y sus fincas: variabilidad e incertidumbre Las familias agrícolas y las comunidades rurales en América Central enfrentan una fuerte variabilidad e incertidumbre en sus decisiones sobre la producción. En los últimos decenios, los huracanes Mitch, Ju a n a, Gilberto y otros azotaron nuestros países. Au n q u e las sequías no reciben nombre, no causan derrumbes ni destruyen caminos y puentes, erosionan el bienestar de las familias rurales por períodos más largos. Estos fenómenos extremos tan destructivos reciben mucha atención en los planes gubernamentales y en la prensa. También hay variabilidad climática menos dramática que acompaña a las familias en las fincas, año tras año. Esta variabilidad se manifiesta claramente en el patrón de lluvias de los últimos nueve años en los cerros, a las afueras de Managua (Cuadro 1). La precipitación total anual para esa zona varió de 700 a más de 1700 mm. En ningún año se registró un valor de precipitación semejante al promedio para la zona. El año del Huracán Mitch (1998) no fue el año más lluvioso. Para junio, el primer mes lluvioso, la precipitación varió de 70 a 380 mm. Esta variabilidad en la lluvia afecta las prácticas agronómicas, el vigor del cultivo y la dinámica de la red alimenticia,incluyendo a las plagas. En 1995,agosto fue el mes más lluvioso. Octubre es considerado el mes más lluvioso; sin embargo, el registro muestra que solo en 5 de los 9 años se cumplió esto. El año 1998 ilustra el problema de la variabilidad. De junio a agosto, los agricultores experimentaron sequías y durante setiembre y octubre los huracanes causaron un exceso de lluvias. Para las familias dedicadas a la agricultura,esta variabilidad en el clima los obliga a tomar decisiones sobre el manejo de cultivos y de plagas bajo condiciones de extrema incertidumbre. Cuándo comenzarán las lluvias? Cuándo acabarán? Interrumpirá un huracán la sequía? Cómo diseño mi estrategia de manejo de plagas para un exceso y escasez de lluvia a la vez? Otros factores climáticos también afectan la agricultura en América Central:las heladas en Brasil afectan el precio del café,y las heladas en el norte de México y el sur de Florida afectan los precios de las hortalizas de exportación. La variabilidad se manifiesta en otras dimensiones, además del clima o el tiempo. En décadas recientes, nuevas plagas han ingresado al istmo. La broca del café (Hypothenemus hampei) ingresó a Guatemala en 1971 y en el 2001 llegó a Costa Rica.En este momento, solo Panamá está libre de broca. La roya del café (Hemileia vastatrix) apareció por primera vez en Nicaragua en 1978 y para 1983 había llegado a todas las regiones cafetaleras de América Central y México. Las familias agrícolas han tenido que aprender a manejar estas nuevas plagas bajo condiciones de variabilidad climática. 22 Cuadro 1. Variabilidad de los promedios de lluvia anual y de tres meses selectos, en Serranía, Managua, Nicaragua Lluvia (mm) Total anual Junio Agosto Octubre El cambio tecnológico ha favorecido el incremento de ciertas plagas existentes. En muchas zonas cafetaleras se redujo o eliminó la sombra para lograr mayores r e n d i m i e n t o s. En condiciones de poca sombra,el manejo de la mancha de hierro (C e r c o s p o r a coffeicola), de nematodos y arvenses o malezas es dificil aún con el uso de mayor cantidad de fertilizantes y plaguicidas. En cultivos anuales,se ha intensificado el uso de la tierra y la producción se ha especializado en monocult i v o s. Las fincas son más pequeñas. Más tierra está bajo riego. Todos estos cambios contribuyen al traslape o transferencia de plagas de un ciclo al siguiente y a la propagación de las plagas de una plantación a otra. L a s plagas como la mosca blanca (Bemisia tabaci) pasan del frijol al tomate, de éstos al melón y de nuevo al frijol durante el año en ciclos traslapados. Los patógenos de maíz y frijol sobreviven en los residuos de cosecha cuando el período de rotación es corto. Las nuevas variedades son tolerantes a ciertas plagas, pero a veces son más susceptibles a otras. Las variedades derivadas de las líneas de Catimor son tolerantes a la roya, pero han mostrado mayor susceptibilidad al ojo de gallo (Mycena critricolor) y al minador (Leucoptera coffeella). Las variedades de frijol de la familia DOR son tolerantes al mosaico dorado (BGMV) y común (BCMV), transmitidos por la mosca blanca y áfidos, pero son más susceptibles al mosaico severo (BSMV) y amanchamiento (CCMV), transmitidos por diversos crisomélidos. Para las familias rurales, estas nuevas tecnologías, que supuestamente mejoran los rendimientos, reducen los costos o simplifican la producción, provocan cambios inesperados que contribuyen a la variabilidad e incertidumbre de la producción agrícola. En este sentido, el uso de plaguicidas ha ocasionado brotes inesperados de plagas. Un aspecto adicional de variabilidad para las comunidades rurales ha sido el precio de los productos agrícolas. Un ejemplo es el precio del café a nivel internacional, el cual desde finales del decenio de los 80 y hasta el 2000, en dos ocasiones, ha bajado a US$50 por saco o menos, pero también ha subido a más de $150 (Fig. 1). Los precios de las hortalizas en los mercados locales también son volátiles en períodos aún más cortos, en gran parte debido a lluvias o sequías fuera de temporada. Promedio Figura 1. Fluctuación en el precio de café a nivel internacional de 1980 al Al mismo tiempo, el mercado se ha diversificado a productos destinados a nichos específicos, que hasta hace un decenio se desconocían: gourmet, orgánico, comercio justo y amigable con las aves. Esto pareciera ser una dimensión favorable de la variabilidad, en comparación con el clima, la introducción de nuevas plagas y el cambio tecnológico. Sin embargo, aquellos agricultores cuyos productos no califican para esos mercados especializados o que no cuentan con los contactos que les permitan llegar a esos mercados, pueden comenzar a sentirse amenazados. Estos elementos regionales de variabilidad e incertidumbre también tienen una dimensión local. Las diferencias en suelos, uso de la tierra aledaña, grado de pendiente, exposición,edad de las plantas de café y prácticas de manejo recientes, pueden contribuir a aumentar la variabilidad en los problemas de plagas (Cuadro 2). Estos caficultores vecinos tienen niveles de roya que varían de 3 a 11%,niveles de ojo de gallo entre 2 y 9% e infestaciones de broca entre 0 y 8%. 23 Cuadro 2. Variabilidad de la incidencia de tres plagas en hojas o frutos de café en seis plantaciones vecinas, en julio de Santo Domingo, San Juan de Río Coco, Nicaragua. Plantación % de incidencia en hojas o frutos en 50 bandolas/plantación Plaga Roya 9,6 11,5 3,2 4,8 11,1 7,4 Mancha de hierro 4,5 9,2 6,0 3,2 2,1 6,7 Broca 1,3 0,7 0,2 0,0 0,6 7,9 Fuente: Datos registrados por productores y presentados en encuentro bimensual. Un manejo similar de las plantaciones no sería adecuado, dada esta gran variabilidad en los niveles de plagas. Incluso dentro de las plantaciones mismas, los niveles de las plagas pueden variar en respuesta a la vegetación de los bordes o linderos, el suelo, el vigor del cultivo y, en el caso del café,de los niveles de sombra. Esta heterogeneidad dentro de las plantaciones puede variar de un año seco a uno lluvioso, lo cual crea incertidumbre sobre las posibles estrategias de manejo del cultivo. En resumen, la variabilidad en el clima, en los niveles de plagas y en los mercados constituyen un reto para las familias dedicadas a la agricultura y para las comunidades rurales. Esta variabilidad crea una enorme incertidumbre y riesgos para la planificación de la producción y manejo de los cultivos durante el ciclo de producción. Qué han ofrecido los institutos de investigación y los proyectos de desarrollo a las comunidades agrícolas, frente a esta incertidumbre y variabilidad? Durante una gran parte de la historia de la humanidad, los agricultores han hecho su propia investigación. Las comunidades rurales domesticaron todos nuestros cultivos. Descubrieron los beneficios de las leguminosas y diseñaron rotaciones y asociaciones de cultivos. También llevaron cultivos de un continente a otro. Fue hasta mediados del siglo XIX, en los países de clima templado y desde 1940 en las regiones tropicales, que los gobiernos, universidades y científicos comenzaron a utilizar la investigación para mejorar la agricultura,en particular con el desarrollo de insumos externos a las fincas, fabricados mediante procesos industriales (Staver 2001). Qué han ofrecido los científicos y los proyectos de desarrollo a las comunidades agrícolas que se enfrentan a la variabilidad e incertidumbre? Se han identificado cuatro enfoques, los cuales se describen a continuación: Paquete de insumos comprados variedades uniformes e insumos sintéticos. Los fitomejoradores desarrollaron variedades uniformes, con la capacidad de responder a los nutrimentos aportados mediante fertilizantes. Estas variedades se evaluaron con diferentes paquetes de insumos con el propósito de identificar el mejor rendimiento promedio: un intento por suprimir la variabilidad en las condiciones meteorológicas. Se esperaba que los agricultores aplicaran las mismas prácticas año tras año con una tendencia a los monocultivos. El manejo de plagas se basaba en el uso calendarizado de plaguicidas. Este enfoque aumentó el rendimiento de los cultivos en los ambientes más favorables; sin embargo, los brotes de plagas se hicieron cada vez más comunes. Los fitomejoradores sintieron que estaban en una carrera para mantener la resistencia de los cultivos a las plagas. Los rendimientos a nivel nacional solo mostraron aumentos modestos, indicando que la mayoría de los agricultores no logró aumentos importantes en el rendimiento de sus cultivos. Por ejemplo, los rendimientos de frijol en Nicaragua no han aumentado en los últimos 30 años, y los de maíz aumentaron un poco, antes de bajar nuevamente (Fig. 2). Paquetes de insumos comprados, basados, en mejor información dominios de recomendación y MIP. Para mejorar la eficiencia del uso de insumos y reducir el costo de estos paquetes para los agricultores, se establecieron dominios de recomendación basados en diferencias generales en suelo y clima. En cada dominio se aplicaron pa- 24 quetes específicos de variedades e insumos agroquímicos uniformes. En el caso del manejo de plagas, se desarrollaron umbrales económicos con el objetivo de que las aplicaciones de plaguicidas se realicen cuando la población de plagas alcanzaba cierto nivel. Estos enfoques llegaron a más agricultores, pero la adopción siguió siendo mayor entre aquellos que tenían más educación y capital (Jamison y Lau 1982). Figura 2. Rendimientos de maíz y frijol de 1970 al 2000, en promedios para quinquenios sucesivos (Fuente: FAOSTAT Statistics Database Agriculture. Muy pocos agricultores en América Central, aún en áreas marginales, no han estado expuestos a programas que promueven el uso de semillas mejoradas, fertilizantes y plaguicidas. Sin embargo, actualmente su uso continúa siendo errático. En 1998, una encuesta del Banco Central de Nicaragua demostró que en ese país solo el 24% de los agricultores que siembran maíz utilizaban semillas mejoradas y, en el caso de frijol, únicamente el 37%. En lo que respecta a fertilizantes, el 35% de los agricultores los aplicaban en maíz y el 29% en frijol. Del paquete de insumos, los plaguicidas fueron los más utilizados, pues el 54% de los agricultores los usó en maíz y el 66% en frijol. (Cuadro 3). En el caso de granos básicos, los agricultores que enfrentan variabilidad en el clima utilizan plaguicidas baratos, tales como metamidofós, metomil y paraquat. Este intento de reducir el riesgo económico se convierte en un riesgo de otro tipo: el envenenamiento. En la producción de estos cultivos ocurren el 27% de los envenenamientos por estas sustancias y del 30% de las intoxicaciones por plaguicidas en niños (Corriols 2001). Por otra parte, muchas de las tecnologías MIP sencillas, desarrolladas por científicos no son muy utilizadas. Un estudio reciente en Nicaragua, con 1200 familias rurales, determinó que solo el 3,3% de los agricultores utilizó el recuento (Patrick Dumazert, 2002, inédito). Recursos locales para la sustitución de insumos y reducción de costos. En respuesta a los problemas para mantener el modelo propuesto, basado en insumos comprados, las comunidades rurales comenzaron a recuperar la tecnología tradicional y buscar sustitutos basados en recursos locales, tales como abonos verdes, plaguicidas y repelentes botánicos y conservación del suelo. Al inicio, los programas de ciencia y tecnología estaban escépticos con este enfoque, pero con el tiempo comenzaron a hacer investigación para validarlo e incorporar estas técnicas en los programas de capacitación. El uso de este tipo de técnicas ha ido extendiéndose, pero un estudio reciente en Nicaragua con 1000 familias de agricultores, mostró que solo el 4% usaba insecticidas botánicos (Patrick Dumazert, 2002,inédito).Con este enfoque es probable el resurgimiento de plagas secundarias, porque todavía los plaguicidas y otros productos agroquímicos siguen siendo el modelo prevaleciente. Los agricultores lamentan la falta de herbicidas caseros que funcionen tan bien como el paraquat. Tanto científicos como agricultores han prestado poca atención a los efectos de los plaguicidas b
Similar documents
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x