aprendicitis

Please download to get full document.

View again

of 8
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
apendicitis
  ! #$%&'&(&) +,-%+ ./0 !10 2+/+(# #( +30 4 Apendicitis aguda. Autores: AJ. Zarate. V Garlaschi. M. Raue. Universidad Finis Terrae. Introducción. El dolor abdominal es la causa más frecuente de consulta médica en los servicios de urgencia. De las posibles etiologías del dolor abdominal la apendicitis aguda es la causa más frecuente de abdomen agudo quirúrgico, con una prevalencia estimada durante la vida del 7-8% (1) . Según documentos escritos en la época de Hipócrates, se conocía que existían procesos agudos dentro del abdomen. Durante años, el dolor en la fosa ilíaca derecha se consideró causada por tiflitis, sin embargo, Reginal H. Fitiz, expuso que la causa real del cuadro era la inflamación de la apéndice vermicular y no el ciego como se pensaba, y planteó la resolución quirúrgica de la misma (2) . Luego, Charles Mc Burney publicó 6 operaciones de apendicitis aguda, con las que describe el punto de mayor sensibilidad como una pequeña área dolorosa, (punto de Mc Burney) y definió el punto superficial para el abordaje quirúrgico (3) .  John B. Murphy, caracterizó el cuadro clínico de la apendicitis aguda; para esto describió la Secuencia de Murphy (dolor abdominal generalmente en epigastrio o periumbilical, asociado a fiebre, náuseas, vómitos, dolor a la presión en fosa ilíaca derecha y leucocitosis) (2) . El diagnóstico es fundamentalmente clínico, y consiste en la aparición de un dolor abdominal, que finalmente se localiza en fosa ilíaca derecha, que aumenta a la palpación del punto de McBurney, y está asociado a resistencia muscular local (4) . Si a lo anterior se le agregan los exámenes complementarios, se logra una alta precisión global (1) . Entre un 10 y 25% de los pacientes carecen del característico dolor en la fosa ilíaca derecha, debido a la variedad de posiciones del apéndice cecal. Por la variedad de presentaciones y diagnósticos diferenciales probables, existe la posibilidad de que pacientes sean operados con diagnóstico presuntivo de apendicitis aguda y que finalmente no sea esta la causa del cuadro.  5+$-+3 %# #$6#/7#%+%#) %&,#)(&8+) 9-&/:/,&'+) ./0 !10 2+/+(# ; La frecuencia de apendicetomías falso-negativas ha sido clásicamente del 10% (1) . Epidemiología. La apendicitis aguda es la primera causa de abdomen agudo de resolución quirúrgica. La mayoría de los estudios concuerdan en que el grupo de edad más afectado oscila entre los 10 y 19 años. Dentro de éste, los hombres resultan ser el género más afectado, con una frecuencia de 8,6 %, en comparación con un 6,7% en mujeres (5, 6) . Por otro lado, se han pesquisado diferencias raciales y estacionales. Las tasas de apendicitis son 1,5 veces más altas en población blanca en comparación al resto. Se ha reportado que la apendicitis aguda suele presentarse un 11,3% más frecuentemente en verano (7) . No obstante, debido a los cambios demográficos, el aumento en la esperanza de vida y las mejores pruebas diagnósticas, se han pesquisado ciertos cambios en la epidermiología anteriormente descrita. Un estudio, observó un aumento en un 10 a 15% en la incidencia de apendicitis aguda en pacientes entre los 30 y 79 años. Para su elaboración se utilizaron datos de la muestra nacional en EE.UU. y datos del censo de EE.UU. entre 1993 y 2008. En el estudio se concluyó que dicho aumento se atribuye a las mejores pruebas diagnósticas y al aumento de la esperanza de vida (5) . Clínica. En la mayoría de los casos la apendicitis es secundaria a la obstrucción de la luz del apéndice por fecalitos y menos frecuentemente por parásitos, procesos neoplásicos o casos de hiperplasia linfoide inflamatoria. Todas estas posibles causas conllevan a inflamación que, secundariamente, al aumentar la presión intraluminal, producen disminución en el retorno venoso, y terminan por ocluir vasos arteriales, produciendo isquemia. A su vez, dicha obstrucción facilita la infección de la submucosa por invasión bacteriana con posterior formación de abscesos y necrosis. La infección se extiende gradualmente hasta comprometer el peritoneo adyacente y conducir a peritonitis. Los síntomas más frecuentes y característicos de la apendicitis aguda consisten en la aparición de dolor abdominal difuso o localizado en epigastrio, que luego migra a fosa ilíaca derecha, asociado a fiebre, anorexia, náuseas y/o vómitos. Dentro del examen abdominal se puede apreciar un dolor que aumenta a la palpación en el punto de McBurney, y es inducido por la tos. Además se describen, en la semiología clásica, los signos de Blumberg y Rovsing positivos (4) . Los exámenes de laboratorio son de gran ayuda para evidenciar procesos infecciosos agudos, parámetros como una leucocitosis sobre 10.000 con desviación a izquierda y una PCR elevada.  ! #$%&'&(&) +,-%+ ./0 !10 2+/+(# #( +30 < Todos estos serán los marcadores en los pacientes afectados. La sensibilidad y especificidad de un recuento elevado de glóbulos blancos es del 80% y 55% respectivamente (9) . Una apendicitis aguda es poco probable cuando el recuento de leucocitos es normal, excepto en el curso temprano de la enfermedad (9) . Un alto recuento de leucocitos (sobre 17.000) es mencionado como un indicador de gravedad, el que orienta a complicaciones como apéndice perforado o apendicitis gangrenosa (10) . La apendicitis aguda representa en muchos casos un desafío diagnóstico, esto en orden a su presentación atípica y a sus múltiples diagnósticos diferenciales, los más frecuentes se mencionan en la tabla 1. Diagnósticos diferenciales Adenitis mesentérica Enterocolitis Diverticulitis de colon derecho Diverticulitis de Meckel Trastornos ginecológicos Enfermedad de Crohn ileocecal Apendangitis Tabla 1. Diagnósticos diferenciales de la apendicitis aguda. En varias de las patologías anteriormente mencionadas, el tratamiento es médico, por tanto un diagnóstico preciso es fundamental para distinguir esta condición quirúrgica de condiciones no quirúrgicas que puedan tener una presentación similar (11) . Un tercio de los pacientes van a presentar una sintomatología diversa que no concuerda con la semiología típica de la apendicitis aguda, como disuria, diarrea, dolor en hipogastrio y dolor en fosa ilíaca izquierda. Para facilitar el diagnóstico en estos cuadros de presentación inhabitual se han planteado escalas diagnósticas que permiten aproximaciones oportunas (12) . Alvarado propuso un sistema de puntuación clínica que logra estratificar el riesgo del paciente con dolor en fosa ilíaca derecha, en improbable, posible, probable o muy probable (según el puntaje que obtengan). Los factores que incluye el score son: migración del dolor, anorexia, náuseas-vómitos, sensibilidad localizada en el cuadrante inferior derecho, dolor de rebote, elevación de la temperatura, leucocitosis y desviación a izquierda (13) . Cada categoría tiene un punto, a excepción de la leucocitosis y el dolor en cuadrante inferior derecho del abdomen, que contribuyen con 2 puntos cada uno. En variados trabajos se ha evaluado la escala de Alvarado en la aplicación clínica, resultando obtener una sensibilidad del 87% y especificidad del 94% (14) . Otros sistemas de puntuación han sido descritos, sin embargo, ninguno es de uso en la clínica común. Una revisión sistemática de sistemas de puntuación publicados evidenció una sensibilidad diagnóstica que variaba entre 53 y 99%.  5+$-+3 %# #$6#/7#%+%#) %&,#)(&8+) 9-&/:/,&'+) ./0 !10 2+/+(# = Un punto importante es que la combinación del sistema de puntuación clínica y las técnicas de imágenes han sido influyentes en la práctica clínica (15) . La ecotomografía abdominal (ECO) y la tomografía axial computada (TAC) han sido descritos como un apoyo en el diagnóstico de la apendicitis aguda. Su empleo supera el diagnóstico clínico exclusivo con o sin implemento de sistemas de puntuación, y puede disminuir significativamente la cifra de exploraciones quirúrgicas negativas e innecesarias. Además permite ayudar a identificar pacientes con absceso o plastrón apendicular, y por tanto, potenciales candidatos a tratamientos como punción radiológica, conservadores y apendicetomía diferida (16) . Los parámetros de la eficacia diagnóstica tanto de la ECO como de la TAC, asociados a una clínica compatible, son excelentes, siendo mejor la TAC en la mayoría de las publicaciones (sensibilidad 55-96% y especificidad en torno al 85% para la ECO y sensibilidad del 90-100% y especificidad del 91-99% para la TAC) (17) . Los hallazgos ultrasonográficos, cuando son categóricos, apoyan al clínico en la decisión quirúrgica. Dentro de estos se incluyen: el aumento de calibre apendicular sobre 6 mm, la ausencia de compresión a la presión del transductor y el aumento de la ecogenicidad del tejido periapendicular (18) . No obstante, un factor a considerar es que esta técnica es operador dependiente. La amplia disponibilidad de la ultrasonografía, su bajo costo comparativo, la ausencia de radiación al paciente, y la rapidez del procedimiento la convierten en un examen de primera aproximación. Por su parte, la TAC requiere del uso de contraste intravenoso y exposición a radiación. Los hallazgos imagenológicos que apoyan una apendicitis aguda son los siguientes: pared apendicular mayor a 2 mm, diámetro de la sección transversal del apéndice de más de 6 mm, aumento de la densidad de la grasa pericólica, absceso y presencia de apendicolito. Los hallazgos que pueden sugerir apendicitis aguda se resumem en la tabla 2. Hallazgos en la tomografía computada Engrosamiento de la pared apendicular Aumento del diámetro del apéndice Alteración de la grasa periapendicular Alteración de los linfonodos periapendiculares Presencia de apendicolito intraluminal en el apéndice Tabla 2. Hallazgos en la tomografía computada sugerentes de apendicitis aguda. Una opción planteada es estratificar el riesgo y establecer la indicación de necesidad de apoyo radiológico sólo para aquellos pacientes con cierta incertidumbre diagnóstica, interviniendo únicamente a pacientes con alto índice de sospecha, dando la opción de dejar a pacientes con baja sospecha en observación).
Similar documents
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x