Aprender a Escucha1

Please download to get full document.

View again

of 4
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
djd
  Aprender a escuchar La vida de todo ser humano está saturada conversaciones sin fin, discursos, cursos, orales, conferencias, en los que se necesariamente debes asentir, disentir, aprobar o refutar, dudar o cuestionar. Anqué no tuvieras la oportunidad de hacer preguntas directamente al conferenciante (docente, expositor) considerada mucho más que en la lectura, que debes establecer un dialogo con un interlocutor presente y más o menos hábil. En muchas instituciones educativas al establecerse planes modulares, se ha implantado el uso intensivo de conferencias a veces para diversos grupos masivos, esta situación, por una parte, dificulta el dialogo directo, pero por otra exige el tomar notas, y esto por dos razones: en la primera porque únicamente tomando notas puedes fijar más tun atención para comprender lo que el conferenciante desea comunicar. La segunda por que será una excelente ayuda para re-pensar o repasar por lo menos cuanto el disertante ha dicho. Aprender para escuchar -y me refiero a escuchar en serio- es la cosa más importante que  puedes hacer para mejorar la comunicación en tu vida. Es increíble cuantos y que tan variados aspectos de nuestras vidas son controlados directa o indirectamente por nuestra capacidad (o más comúnmente, nuestra incapacidad) de escuchar.  Nuestras relaciones amorosas atraviesan por problemas de comunicación, todos los días. Incluso el consumismo depende de nuestra escucha, la publicidad y las referencias nos ayudan a determinar que comprar y en donde comprarlo. ¿Qué dices? ¿Eres bueno para escuchar? Odio desilusionarte, pero eso es lo que todos  pensamos. Y, como la mayoría de las veces, todos nos equivocamos. Hay una gran diferencia entre la escucha ‘pasiva‘ que ofrecemos a otros y la ‘activa‘ que hipócritamente esperamos de los demás. La escucha activa consiste en dedicarte a mejorar tus habilidades para escuchar. Y eso incluye ponernos alertas respecto a nuestras reacciones, y más aún sobre nuestras tendencias. Oír es fácil. Todo lo que necesitamos es un par de oídos. Todos los tenemos, o al menos la mayoría (una disculpa adelantada a los que no). Escuchar requiere de tus oídos y tu cerebro. Desafortunadamente esto no sucede con toda la gente. “Pregúntale a un voluntario de las líneas de c risis como es escuchar. O mejor aún, conviértete en uno. Estas personas practican el arte de escuchar diariamente, y haremos  bien en seguir sus enseñanzas.”  Con todo esto, es razonable pensar, que al aprender a escuchar mejor, todos nos  beneficiaremos. Es triste el hecho de que la mayoría de la gente de este mundo le gusta  hablar más que escuchar. Yo soy así. Es difícil no serlo; la naturaleza y el desarrollo mismo, trabajan juntos para asegurar dicha situación. Pero incluso cuando estemos predeterminados para interesarnos sólo en nosotros mismos, no hay razón para no poder aprender a escuchar mejor. Como todo en esta vida, mejorar nuestra capacidad para escuchar requiere ir paso a paso. EL ARTE DE SABER ESCUCHAR.   Saber escuchar es un arte y una prueba de respeto. Deja a los demás acabar lo que están diciendo, sé paciente y piensa como reaccionarías si alguien te interrumpe mientras hablas. ¡Demuestra que te interesa lo que te están contando! ¡Apaga la tele cuando te habla tu mujer!   Saber escuchar no es lo mismo que escuchar. Es un arte que no lo alcanza cualquiera ni se logra sin esfuerzo. Saber escuchar es estar disponible, estar dispuesto a que tu interlocutor se sienta acogido y respetado. Escuchar significa atender totalmente a la persona que nos habla, sin interrumpirlo, sin  juzgarlo o criticarlo... Implica muchas veces dejar lo que estamos haciendo para prestarle un poco de atención.    Cuantas veces le hablas a tu mujer de algo importante mientras ella está viendo la televisión y te contesta mecánicamente, tú le dices que no te presta atención y te responde casi literalmente tu frase final. ¿Cómo te sientes? Casi tan mal como cuando nuestro equipo pierde en casa.      ¿No te gustaría que apagar el televisor, o cerrara el periódico y te prestara atención...? Cuando nos escuchan, nos sentimos queridos. Prestar atención al escuchar, es un gesto de amor, pero sobretodo es una muestra de respeto, o lo que es lo mismo, de caballerosidad.   BARRERAS PARA ESCUCHAR ACTIVAMENTE OK, fantástico, es importante saber escuchar y debemos hacer un esfuerzo por aprender a escuchar activamente. Ha quedado claro. Quizás, incluso, te he convencido de que escuchar a tu Audiencia y al resto de agentes que conforman tu nicho de mercado es un factor absolutamente decisivo para construir un negocio de éxito dentro o fuera de Internet. Pero entonces, ¿por qué no todo el mundo está practicando el arte de escuchar?  Bueno, en primer lugar, porque hay otro arte — el arte de hablar —  que está tremendamente sobrevalorado. Al fin y al cabo, el líder es el que más y mejor habla, ¿verdad? El líder es esa persona que sabe presentar en público, que se desenvuelve con soltura, que puede hablar con autoridad sobre absolutamente cualquier asunto, y que es más convincente y persuasivo que los demás. Hay innumerables cursos para aprender a hablar, y existen empresas que se dedican exclusivamente a formar a directivos y emprendedores en el noble arte de hablar en público. ¿Pero cuántos cursos, consultores y empresas se dedican a enseñar a escuchar? Con demasiada frecuencia se confunde el don de la palabra con el don del liderazgo. La realidad, frecuentemente, es todo lo contrario. Dime de lo que presumes y te diré de lo que careces; frecuentemente las personas más vehementes  —  esas que quieren demostrar enérgicamente todo lo que saben, sobre cualquier tema, a toda costa  —    están compensando algún tipo de carencia o complejo .  No siempre, pero sí a veces. La segunda barrera para aprender a escuchar es que los seres humanos  —  todos nosotros  —   tenemos la tendencia de  prejuzgar   a otras personas. Es ley de vida; un primitivo mecanismo de autoprotección para evitar y desconfiar de personas potencialmente nocivas para nosotros. Inevitablemente llevamos a nuestras espaldas un pesado bagaje emocional, social y cultural que nos predispone a juzgar a nuestros interlocutores (y por ende, aquello que tienen que decir) antes siquiera de que hayan tenido ocasión de pronunciarse . Todo depende del color del cristal con el que observamos la vida y, frecuentemente, ese cristal está tintado con nuestros propios filtros. Cualquier experiencia pasada (positiva o negativa) afecta drásticamente cómo y a quién decidimos escuchar. Hemos perdido el partido antes de salir al terreno de juego. Contaba Mark Twain  que un gato que se sienta sobre una estufa ardiendo nunca más volverá a sentarse en una estufa caliente, lo cual es muy inteligente por parte del gato. Pero ese gato tampoco volverá a sentarse en una estufa fría. De hecho, lo más probable es que el pobre animal nunca más vuelva a sentarse cerca de una estufa . No escuchamos porque creemos que ya lo sabemos todo, y no escuchamos porque hemos juzgado de antemano lo que nos van a decir. Por último, quizás la razón principal por la que no sabemos escuchar, es, sencillamente, porque pecamos de una pizca de soberbia, arrogancia y egoísmo . Yo, me, mi y conmigo. Lo importante somos nosotros — nuestro negocio, nuestros obstáculos, nuestros retos, nuestros problemas, nuestros logros y nuestras necesidades —  y todo lo demás ocupa un segundo plano. Cuando aprendamos a deshacer estos tres nudos gordianos, aprenderemos a escuchar . Si quieres impresionar aprende a escuchar  Saber escuchar a tu Audiencia, a tus proveedores, a tus colaboradores, a otros emprendedores en tu nicho de mercado y a tus Clientes — tanto aquellos que están satisfechos contigo como los que no lo están tanto —   es una señal de máximo respeto . En cambio, cuando no prestas atención a esas personas que teóricamente  pretendes servir, estás transmitiendo el mensaje de que realmente no te importa ni un comino lo que te están contando, y a nadie le gusta sentirse infravalorado o ignorado ; especialmente cuando se supone que estás allí para resolver sus problemas, porque eso es lo que has puesto en tu página web, ¿verdad? Una de las cosas que hacen las personas que no saben escuchar — un error frecuente en la comunicación interpersonal —  es intentar transmitir a la otra persona una imagen distorsionada de sí mismos . En un afán por impresionar  , hacemos todo lo posible por parecer más inteligentes, más cultos, más graciosos, más simpáticos o más expertos de lo que en realidad somos. En resumidas cuentas, las personas que no saben escuchar intentan proyectar a través de las palabras una imagen falsa de sí mismos; no lo que son en realidad, sino cómo les gustaría ser percibidos. Por tanto, hablan incesantemente de sí mismos sin escuchar. http://www.huffingtonpost.com/christopher-barquero/aprender-a-escuchar_b_6978032.html http://forbes.es/life/4784/10-pasos-para-saber-escuchar-a-los-demas/
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x