Análisis sobre el actual hacinamiento carcelario y penitenciario en Colombia.pdf

Please download to get full document.

View again

of 7
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
ANÁLISIS SOBRE EL ACTUAL HACINAMIENTO CARCELARIO Y PENITENCIARIO EN COLOMBIA En el desarrollo del convenio de cooperación firmando entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo, se llevaron a cabo visitas de inspección a varios establecimientos carcelarios y penitenciarios del país. Como producto de esta actividad se rindió un informe denominado “Situación de los Derechos Humanos
    ANÁLISIS SOBRE EL ACTUAL HACINAMIENTO CARCELARIO Y PENITENCIARIO EN COLOMBIA En el desarrollo del convenio de cooperación firmando entre la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos y la Defensoría del Pueblo, se llevaron a cabo visitas de inspección a varios establecimientos carcelarios y penitenciarios del  país. Como producto de esta actividad se rindió un informe denominado “Situación de los Derechos Humanos de los reclusos en los establecimientos de reclusión de Colombia”, el cual identifica la problemática del sistema penitenciario y carcelario y hace algunas recomendaciones  para prevenirla y superarla. Entre otros aspectos, esta investigación corroboró una vez más lo que ha venido afirmando la Defensoría del Pueblo en sus diversos Informes al Congreso de la República :  el hacinamiento es uno de los elementos que contribuyen a la violación de todos los derechos fundamentales de las  personas privadas de la libertad. Tal investigación afirma acerca del hacinamiento carcelario :  “…Trae como consecuencia graves problemas de salud, de violencia, de indisciplina, de carencia en la prestación de servicios (trabajo, educación, asistencia social, deportes, educación, visita conyugal, servicios médicos, etc.), con una clara violación de la integridad física y mental de los reclusos, de su autoestima y de la dignidad humana. Igualmente, el hacinamiento, cuando sobrepasa el nivel crítico, se convierte en una forma de pena cruel, inhumana y degradante. Para la comisión es claro que en los penales que presentan condiciones de hacinamiento crítico, la calidad de vida de los reclusos sufre serios deterioros, al punto que no se pueden considerar sitios seguros ni para los internos, ni para el personal que trabaja con ellos. “En síntesis, a mayor hacinamiento, la calidad de vida de los reclusos y la garantía de sus Derechos Humanos y fundamentales es menor”  1 . En los últimos seis años esta entidad ha reiterado su alerta sobre el incremento de dicho fenómeno 2 . 1  Con respecto al concepto de seguridad humana, Carranza afirma: “(...) un concepto verdaderamente abarcador debería incluir no solo la seguridad de no ser victima de delitos, sino también de gozar de la vigencia de un Estado Constitucional de Derecho y de un estándar mínimo o razonable de bienestar en materias de salud, educación, vivienda, ingreso, etc. Este concepto no sería otro que el reciente concepto de desarrollo humano sostenible, que tiene a la equidad como principio”. CARRANZA, Elías (1997): “Situación del delito y de la seguridad de los habitantes en los países de América Latina”, publicado en: CARRANZA, Elías (Coord.):  Delito  y Seguridad de los Habitantes . Buenos Aires: Siglo XXI, ILANUD, Unión Europea. Pág. 24. 2  Informes del Defensor del Pueblo al Congreso de la República, números 4, 5, 6, 7, 8, 9 y 10.   2Para ilustrar mejor el hacinamiento, se ha examinado la evolución que ha venido presentando en los últimos catorce años, en donde se muestra la creación de cupos y, paralelamente, el incesante aumento de la población carcelaria. Veamos : POBLACION CARCELARIA Y CAPACIDAD DE LOS CENTROS DE RECLUSIÓN EN LOS ÚLTIMOS CATORCE AÑOS (1.990 a 2.003) 3   AÑO POBLACIÓN CAPACIDAD 1990 32.387 28.380 1991 29.695 28.303 1992 27.316 28.252 1993 28.550 27.560 1994 29.308 26.525 1995 30.304 27.540 1996 39.676 28.332 1997 42.454 29.217 1998 44.398 33.119 1999 45.064 33.600 2000 51.548 37.986 2001 49.302 42.575 2002 52.936 45.667 2003 4  58.977 45.308 CUADRO No.1 Del anterior cuadro, se hace énfasis en los siguientes datos : - A finales de 1990, la capacidad de los 178 centros carcelarios existentes en esa época era de 28.380 cupos, y la población recluida era de 32.387 personas, existiendo un déficit de 4.007 cupos, o sea un hacinamiento del 14%. - El notorio incremento presentado en el año de 1996 se debió a los efectos de la Ley 228 de 1995, conocida como “Estatuto de Seguridad Ciudadana”, que estableció penas  privativas de la libertad para infracciones menores contribuyendo a que se agudizara el hacinamiento ya existente - En enero de 2001, con 163 establecimientos carcelarios y penitenciarios en funcionamiento, el promedio total de hacinamiento en las cárceles colombianas llegó al 3   En el año 2001 el país cuenta con 165 establecimientos carcelarios: 12 penitenciarías, 23 cárceles de distrito, una colonia penal, 10 reclusiones de mujeres y 119 cárceles de circuito 3 . En general, la mayoría de las cárceles colombianas superan los 25 años de construidas, y solo cinco centros de reclusión tienen menos de dos años. 4 Estadística a Julio 2002 proporcionada por la Oficina de Planeación del INPEC.   337%, cifra que superó al de muchos países de Latinoamérica. En diciembre del mismo año, cuando el número de establecimientos carcelarios era de 162 y la capacidad de estos representaba 42.575 cupos, la población recluida en esa fecha fue de 49.302 personas, con un déficit de 6.727 cupos, es decir, un hacinamiento del 16%. Como podemos observar se registró un decrecimiento del 21%, fenómeno este que será analizado mas adelante.   - En efecto, no obstante que en el 2002 el hacinamiento continuó bajando hasta llegar en el mes de mayo a un 12%, a 31 de octubre del mismo año los índices de superpoblación carcelaria se habían disparado. Para esa fecha había 2.430 nuevos reclusos con relación al año inmediatamente anterior, a pesar de que simultáneamente se había dado al servicio 4.231 nuevos cupos, lo que arrojó un hacinamiento de 7.763 internos.   En el presente año, con 116 establecimientos carcelarios y penitenciarios en funcionamiento se ha presentado la siguiente estadística :    POBLACION CARCELARIA Y CAPACIDAD  DE LOS CENTROS DE RECLUSIÓN EN LO TRANSCURRIDO DEL 2.003   - Mes - Población - Capacidad - Enero - 54.234 - 45.739 - Febrero - 55.704 - 45.739 - Marzo - 56.103 - 45.583 - Abril - 57 130 - 45.583 - Mayo - 58.431 - 45.016 - Junio - 58.276 - 45.108 - Julio - 58.977 - 45.271 CUADRO NO.2 Si se comparan los dos cuadros anteriores, se advertirá que la población carcelaria que venía incrementándose en un promedio de 1.000 internos  por año , en lo transcurrido de la presente anualidad (siete meses) ha aumentado en 6.041 internos, lo que representa un promedio de 863  personas por mes y ha generado un hacinamiento del 30.28%. De la década de los 90 a la fecha, el INPEC paulatinamente ha venido suprimiendo establecimientos carcelarios con capacidad de albergue entre 50 y 70 personas, bajo la sana filosofía de racionalizar sus recursos humano y económico. Sin embargo, aunque esta actividad -como se observa en el cuadro Nº2- ha tenido un impacto leve en la capacidad instalada del sistema carcelario y penitenciario del país, en algunos casos ha afectado a la población carcelaria ya que los ha alejado de las sedes donde están radicados sus respectivos procesos penales y sus familias. Claro ejemplo de esta   4 situación es la problemática que existe actualmente en el departamento del Chocó, en donde se suprimió la única cárcel del circuito que existía ubicada en Itsmina. El hacinamiento y el plan de construcciones y refacciones de establecimientos carcelarios Las acciones desarrolladas por las entidades a las cuales la Corte Constitucional les asignó responsabilidades específicas en el cumplimiento de la Tutela 153/98, muestran resultados  positivos en términos de construcción y refacción de infraestructura carcelaria, punto sobre el cual la mencionada providencia judicial encomendó de manera específica a la Defensoría del Pueblo y a la Procuraduría General de la Nación su supervisión 5 . El esfuerzo realizado en tal sentido es evidente. El desarrollo del “plan de construcciones y refacciones carcelarias” creó nuevos cupos y consecuencialmente redujo de manera notoria el hacinamiento.  No obstante lo anterior, se considera necesario tener en cuenta que al referido decrecimiento en las cifras de la superpoblación carcelaria contribuyó en parte la entrada en vigencia de la nueva legislación penal (Leyes 599 y 600 de 2000, códigos penal y de  procedimiento penal, respectivamente). Aproximadamente a partir del mes de agosto del 2001, la tasa de superpoblación carcelaria bajó en 793 personas y al terminar el año tal disminución alcanzo la cifra de 2.246 internos. La Defensoría del Pueblo advirtió en ese entonces que esta disminución del hacinamiento no sólo se debía a la construcción de nuevos establecimientos carcelarios y a las refacciones efectuadas en algunos ya existentes, sino que también era producto de la  puesta en vigencia de la nueva legislación penal y, más concretamente, de la aplicación del principio de favorabilidad penal, por lo tanto tal decrecimiento tendría efectos efímeros. Además, la situación social y económica que vivía en ese entonces, y que aun vive, el país y la tasa de reincidencia criminal que habitualmente maneja el sistema  penitenciario y carcelario en Colombia, fácilmente hacían prever que esa mengua sería momentánea. A que este efecto fuera fugaz también contribuyeron los nuevos tipos penales, el aumento del límite mínimo de la pena privativa de la libertad y el uso excesivo de la detención  preventiva. Es por ello que esta entidad en reiteradas oportunidades y en diferentes escenarios, ha manifestado que la solución al hacinamiento no está únicamente en la construcción de nuevos establecimientos carcelarios y en la refacción de los existentes; es necesario además atender los otros factores causantes de este flagelo : la criminalización o creación de nuevas conductas punibles, el abuso de la privación de la libertad como medida de 5  Numeral 3º de la parte resolutiva de la sentencia de tutela 153 del 28 de abril de 1998, de la Corte Constitucional.
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x