Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial. en los ciclos 4-5 en la Institución Educativa Distrital San José de Castilla, jornada tarde

Please download to get full document.

View again

of 64
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial en los ciclos 4-5 en la Institución Educativa Distrital San José de Castilla, jornada tarde Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial en
Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial en los ciclos 4-5 en la Institución Educativa Distrital San José de Castilla, jornada tarde Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial en los ciclos 4-5 en la Institución Educativa Distrital San José de Castilla, jornada tarde Luis Harold Barriga Córdoba Instituto Latinoamericano de Altos Estudios ilae Queda prohíbida la reproducción por cualquier medio físico o digital de toda o un aparte de esta obra sin permiso expreso del Instituto Latinoamericano de Altos Estudios ILAE. Publicación sometida a evaluación de pares académicos (Peer Review Double Blinded). Esta publicación está bajo la licencia Creative Commons Reconocimiento - NoComercial - SinObraDerivada 3.0 Unported License. ISBN Luis Harold Barriga Córdoba, 2016 Instituto Latinoamericano de Altos Estudios ILAE, 2016 Derechos patrimoniales exclusivos de publicación y distribución de la obra Cra. 18 # 39A-46, Teusquillo, Bogotá, Colombia pbx: (571) , fax (571) Diseño de carátula y composición: Harold Rodríguez Alba Edición electrónica: Editorial Milla Ltda. (571) Editado en Colombia Edited in Colombia A mi familia, a la universidad y el colegio, que permitieron el desarrollo de este proceso tan enriqucedor para mi formación. Espero entregar resultados que aporten a la educación de mi país que tanto lo necesita. Contenido Introducción 11 Capítulo primero Marco teórico 15 I. Competencias ciudadanas: Una necesidad global 15 II. La empatía y conducta prosocial como eje central de las competencias ciudadanas 23 III. Empatía 24 IV. Conducta prosocial y su relación con la empatía 28 Capítulo segundo Justificación y planteamiento del problema 35 I. Objetivos 37 A. Objetivo general 37 B. Objetivos específicos 38 II. Contexto del Colegio San José de Castilla 38 Capítulo tercero Aspectos metodológicos 41 I. Tipo de estudio 41 II. Participantes 41 III. Instrumentos 42 IV. Procedimiento general 46 V. Análisis de datos 46 9 Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial... Capítulo cuarto Resultados 47 I. Análisis descriptivo de todas las variables 48 II. Análisis correlacional de todas las variables 50 III. Análisis descriptivo para las puntuaciones de las pruebas teca y aecs en función de la variable sexo en la categoría mujer 53 IV. Análisis correlacional para las puntuaciones de las pruebas teca y aecs en función de la variable sexo en la categoría mujer 55 V. Análisis descriptivo para las puntuaciones de las pruebas teca y aecs en función de la variable sexo en la categoría hombre 59 VI. Análisis correlacional para las puntuaciones de las pruebas teca y aecs en función de la variable sexo en la categoría hombre 62 Capítulo quinto Discusión de resultados 65 Conclusiones generales 73 Recomendaciones finales 79 Bibliograía 81 10 Introducción El contexto educativo colombiano ha tenido diversos avances, entre estos se puede resaltar el trabajo en materia de cobertura llegando a sectores menos favorecidos que no se consideraban posibles de cubrir, se han ampliado las posibilidades para tener más acceso equitativo a la educación y se ha trabajado por disminuir la brecha de pobreza en pro de disminuir las brechas de desigualdad social, además que la inversión en ciencia y tecnología ha ampliado las posibilidades de desarrollo del país. Estos avances tienen implicaciones sociales que deben ser trabajados a nivel global, en pro de desarrollar competencias ciudadanas para que la población colombiana tenga mayores posibilidades de desarrollo en diversos contextos sociales, todo esto con el fin de adquirir habilidades socio-afectivas que permitan ser competitivos globalmente. Las competencias ciudadanas son el eje sobre el cual se articula esta propuesta, y determina parámetros que configuran una cultura o sociedad. En dicho espacio se producen interacciones recursivas entre las prácticas ciudadanas y los entornos donde la diversidad construye y transforma sus propios espacios propiciando nuevas técnicas, artefactos, formas de organización etc, que constituyen los entornos que configuran prácticas ciudadanas posibilitando el desarrollo de potencialidades (Medina, 1991). El actual contexto social, ofrece diversos avances tecnológicos y depende de la cultura que dichos avances sean asimilados, caracterizados y utilizados en beneficio de la sociedad, y si bien es cierto que dichos avances han disminuido problemáticas sociales, políticas y económicas a partir de las transformaciones que de manera dinámica se van generando, y que a pesar del crecimiento aparentemente progresivo que nos ofrece dichos avances, se han generado conflictos internos a nivel cultural, puesto que irremediablemente la falta de educación y conocimiento de la sociedad ante el desarrollo 11 Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial... genera exclusión y desigualdad a la hora de una democracia participativa y ecuánime (Olivé, 2006), razón por la cual hay que prestar más atención a los procesos socio-afectivos como la empatía y la conducta prosocial si se pretende plantear un modelo de sociedad, que global y nacionalmente sea justa y equitativa con sistemas políticos y económicos legitimados que permitan estabilidad y una resolución pacífica de los conflictos, así como el desarrollo cultural y económico de las diversas culturas y sociedades y promover la educación, donde se proyecte su incorporación de manera que se dinamice la sociedad actual, con la finalidad de que las personas encuentren un mayor vínculo en su cotidianidad y el progreso que se ejerce continuamente (Ramírez y Rivero, 2008; Olivé, 2006). En la escuela es donde se desarrollan y potencializan las competencias ciudadanas, y el componente socio-afectivo es indispensable para que sean adquiridas. Entre los diversos aspectos que se trabaja en las competencias ciudadanas, la empatía y la conducta prosocial son elementos fundamentales y de base para construir ciudadanos cooperativos, capaces de pensar en el otro, en el bienestar común, en comprender las emociones del otro y en trabajar en equipo para lograr asimilar y comprender las necesidades del otro a pesar de las diferencias de personalidad presentes entre una y otra persona. El desarrollo de estos elementos socio-afectivos está ligado a la construcción de conocimiento y a la capacidad actitudinal que cada quien posea, lo cual requiere de competencias sociales a nivel global frente a las cuales la sociedad determina sus propios estándares de desarrollo. Tal es el caso de la propuesta de los pilares de la educación estipulados en el ámbito de la unesco, en donde se determinan las siguientes capacidades básicas: 1. El aprender a conocer, que se refiere a comprender no sólo el desarrollo de la capacidad para acceder a la información, sino también el deseo de conocer en forma permanente, comprender el mundo que lo rodea y sentir el placer de comprender y descubrir; 2. El aprender a hacer que hace referencia a promover el trabajo en equipo, y saber hacer frente a diversas situaciones; 3. El aprender a ser referido a la creatividad y a la capacidad de innovación de cada individuo, considerando su autonomía, capacidades y responsabilidad; 4. El aprender a convivir juntos en pro de desarrollar el conocimiento de los demás, su historia y sus tradiciones. Se podría conjugar estos cuatro pilares básicos, con la posibilidad de que sea el mismo estudiante quien maneje adecuada- 12 Luis Harold Barriga Córdoba mente los destinos de su proyecto educativo y su proyecto de vida, con el fin de observar y tener resultados académicos de mejor calidad y de mayor involucramiento de los estudiantes por sí mismos (Guillén, 2008). Si se analizan estos estándares, implícitamente se identifica que la empatía y los comportamientos prosociales están presentes en la propuesta de la unesco, y que el acoplamiento personal y colectivo de estos dos parámetros a partir de las propuestas pedagógicas en el aula de clase determinara ciudadanos con capacidades y competencias idóneas que impactaran en todas las esferas culturales y sociales, promoviendo convivencias activas y democráticas. También es importante considerar la creación de ambientes propicios para la construcción de relaciones sociales, ya que es vital en la conservación de la cultura, especialmente en la misión de la construcción de una escuela para el desarrollo del aprendizaje. Por ello, es importante cuidar el ambiente social en el que se relacionan los niños y niñas, tanto la escuela como la familia, para asegurar que el reflejo sea positivo en la sociedad (Pérez, Pinzón, González y Sánchez, 2005). Durante los últimos años se ha evidenciado una preocupación sobre distintas manifestaciones en las relaciones de los miembros de las instituciones educativas. Dichas interacciones se han visto afectadas ante las diferentes problemáticas que se dan en la sociedad; lo anterior altera la convivencia escolar y desvía el objetivo principal de la escuela: el aprendizaje (Mesa, Carvajal, Soto y Urrea, 2013), razón por la cual es importante prestar atención a aquellas variables que afectan la convivencia en el aula de clase, y que desde el punto de vista de esta investigación recae en el estudio de la empatía y la conducta prosocial en el marco de las competencias ciudadanas. También es importante reconocer que en los colegios con ambientes positivos, los miembros se involucran en actividades y experiencias colaborativas y cooperativas que fomentan el aprendizaje y la resolución de problemas conectados al desarrollo de ciudadanía (Homana, Baber y Torney, 2006). Claramente este tipo de procesos comprenden una trascendencia del marco de las estrategias y de la aplicación de procedimientos didácticos, y se arraiga en la necesidad constante de cuestionar y de reflexionar sobre la participación y su finalidad, evitando así caer en contradicciones (Oliveira, Rodríguez y Touriñán, 2006). Es decir que en gran medida nuestro comportamiento como ciudadanos depende de la educación recibida (Rovira, Gijón, Martín y Rubio, 2011). 13 Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial... Respecto a los comportamientos prosociales o cooperativos se ha encontrado y validado su relación con la empatía, y en este sentido se ha evidenciado que entre mayor sea el nivel de empatía mayor orientación a realización de conductas cooperativas (Rumble, 2002 cit. por Garaigordobil y García, 2006). Y aunque esto puede sugerir la importancia de trabajar la empatía con el fin de garantizar la ocurrencia de comportamientos cooperativos y prosociales, hay evidencia de que la empatía se puede desarrollar y estabilizar con la edad, además de que se relaciona también con la estabilidad emocional y con la aceptación al grupo (Garaigordobil y García, 2006). En este sentido se esperaría que aquellos niños y adolescentes con un alto nivel de empatía sean más sensibles ante las emociones de los demás y que se les facilite la expresión de ayuda y de compartir (Parra, 2012). La empatía y las conductas prosociales y cooperativas son en gran medida parte de los procesos de construcción de ciudadanía, partiendo del hecho de que estas habilidades y comportamientos facilitan la organización y la dinámica social como tal. Esta organización en el caso del contexto escolar, permite afianzar conocimientos y habilidades, aumentar el nivel de compromiso hacia las actividades y formar, fortalecer y enriquecer las relaciones sociales (Saldarriaga, 2006). Además los estudiantes ejercitan diferentes tipos de competencias, principalmente las cognitivas, emocionales comunicativas e integradoras. De esta forma el benéfico es tanto a nivel individual como a nivel social (Saldarriaga, 2006). Las competencias ciudadanas en la última década en Colombia han sido tema obligado del Ministerio de Educación y de políticas educativas para afianzar este campo en la escuela. La empatía como competencia emocional se ve reflejada en los diferentes comportamientos prosociales de la vida escolar que en la institución está marcada por las diferentes problemáticas de convivencia que cada día son más frecuentes y relevantes. El presente trabajo estará enfocado en analizar la relación entre los niveles de empatía y el comportamiento prosocial en los estudiantes de los ciclos 3, 4 y 5, donde el ciclo 3 corresponde a los grados sexto-séptimo; ciclo 4 a los grados octavo-noveno y el ciclo 5 a los grados décimo-undécimo. 14 Capítulo primero Marco teórico I. Competencias ciudadanas: Una necesidad global Las competencias ciudadanas están directamente vinculadas con la formación integral de las personas, con la construcción de la identidad personal y comunitaria e influyen directamente en el proceso de aprendizaje a lo largo de toda la vida. Es por esto que prestar atención a este enfoque, es fundamental para fomentar ciudadanos y ciudadanías equilibradas, que aporten al desarrollo de las sociedades desde la convivencia. Conceptualmente, se encuentran dos definiciones: Rodríguez, Ruiz y Guerra (2007) realizan una definición a partir de una extensa revisión teórica concluyendo que es un conjunto de conocimientos y de habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas encaminadas a fomentar el desarrollo moral en los seres humanos para lograr así, una formación humana en unos individuos que actúen de manera constructiva y responsable en una sociedad, individuos que contribuyan a la convivencia pacífica, y respetuosos de las diferencias en cualquier contexto. A nivel nacional, desde el ministerio de educación nacional las competencias ciudadanas son entendidas como el conjunto de conocimientos y habilidades cognitivas, emocionales y comunicativas que articulados entre sí, hacen posible que el ciudadano actúe de manera constructiva en la sociedad democrática (Ministerio de Educación Nacional, 2004). En sí, se trata de ofrecer a los niños y niñas las herramientas necesarias para relacionarse con otros de una manera cada vez más comprensiva y justa para que sean capaces de resolver problemas cotidianos (Ministerio de Educación Nacional, 2004). Esto implica, aprender a vivir en la convivencia. Se hace énfasis en los niños niñas ya que si estas habilidades y conocimientos se desarrollan desde la infancia, los niños y las niñas podrán ir constru- 15 Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial... yendo los principios que fundamentan los derechos humanos y así los tendrán como horizonte para su acción y su reflexión. Al entender su verdadero sentido y al incorporarlos en la vida cotidiana, aprenderán, de verdad y no sólo en teoría, a promoverlos, a respetarlos, a hacerlos respetar y a buscar apoyo cuando estén en riesgo (Ministerio de Educación Nacional, 2004). Es importante preguntarse en qué marco surgen las competencias ciudadanas en Colombia. Esta idea surgió del ministerio de educación nacional quien delego a la Asociación Colombiana de Facultades de Educación ascofade la tarea de construir el proyecto Estándares básicos de competencias ciudadanas con el fin de fundamentar un camino que haga posible la paz en el territorio colombiano, mejorando los aprendizajes para ejercer la ciudadanía, desarrollar capacidades para trasformar la realidad y comprometer a las personas a trabajar conjuntamente por el bienestar común. Este programa está organizado en tres núcleos temáticos que Mieles y Alvarado (2012) resumen con claridad: 1. La convivencia y la paz, cuya base fundamental es la consideración de los demás y especialmente la consideración de cada persona como ser humano; 2. La participación y la responsabilidad democrática, que se orienta hacia la toma de decisiones en diversos contextos, teniendo en cuenta que dichas decisiones deben respetar tanto los derechos fundamentales de los individuos como los acuerdos, las normas, las leyes y la constitución que rigen la vida en comunidad; 3. la pluralidad, la identidad y la valoración de las diferencias, que parten del reconocimiento y el disfrute de la enorme diversidad humana y que tienen como límite los derechos de los demás. Estos ámbitos están siempre enfocados a la promoción de una convivencia basada en el respeto por el ser humano, y en el derecho por los derechos humanos basados en una ley de tolerancia que no acepta situaciones que vulneren por ningún motivo los derechos fundamentales. Considerando el contexto en el cual se expresan las competencias ciudadanas, es importante reconocer a qué hacen referencia los elementos que constituyen este marco, a saber las competencias y la ciudadanía, para después entrar a reconocer los componentes que la constituyen y entre los cuales está nuestro centro de atención; las competencias emocionales. Las competencias incluyen cuatro tipos de saber: 1. Esquemas de pensamiento que son saberes complejos que guían una acción; 2. Sa- 16 Luis Harold Barriga Córdoba beres, que se refieren a qué es lo que se sabe; 3 Saberes procedimentales que implican el cómo hacer en contexto; 4. Las actitudes que son factores emocionales innatos que guía la forma como afrontamos un evento. Por tanto, las competencias van más allá de los conocimientos, son operaciones mentales complejas como: relacionar, recordar oportunamente, interpretar, asociar, inferir, tomar decisiones, inventar o encontrar soluciones a situaciones problemáticas de acuerdo con saberes específicos. Estas competencias se crean a partir de situaciones de interacción, transferencia y movilización de los conocimientos, y a su vez éstos son enriquecidos y consolidados (Rodríguez, Ruiz y Guerra, 2007). Siguiendo la línea de pensamiento de estos autores, ser competente significa que la persona tiene el conocimiento declarativo (la información y conceptos), esto quiere decir que sabe lo que hace, por qué lo hace y conoce el objeto sobre el que actúa. También implica tener la capacidad de ejecución, es decir el conocimiento procesal o las destrezas intelectuales y psicomotoras para llevar a cabo la ejecución sobre el objeto. Finalmente, implica tener la actitud o disposición (conocimiento actitudinal) para querer hacer uso del conocimiento declarativo y procesal y actuar de manera que se considera correcta (Villarini, 1995, cit. por Rodríguez, Ruiz y Guerra, 2007). Esto implica que en general las competencias humanas presenten las siguientes características: 1. Son aprendizajes mayores o comprensivos, resultado de la totalidad de experiencias educativas formales e informales; 2. Son habilidades y capacidades generales que la persona desarrolla gradual y acumulativamente a lo largo del proceso escolar educativo; 3. Son características generales que la persona manifiesta en multiplicidad de situaciones y escenarios como parte de su comportamiento; 4. Son características que una comunidad estima como cualidades valiosas del ser humano; 5. Son capacidades generales que se desarrollan como parte del proceso de madurez, a partir del potencial humano para el aprendizaje, y ante los retos que las diferentes etapas de la vida le plantean a la persona; 6. Son un poder o una capacidad para llevar a cabo multiplicidad de tareas en una forma que es considerada como eficiente o apropiada. Por otro lado, el concepto de ciudadanía que está en la base de los estándares básicos de competencias ciudadanas, parte de la premisa de que es característica de los seres humanos vivir en sociedad. Esto quiere decir que las relaciones humanas son necesarias para vivir y 17 Análisis de la empatía y el comportamiento prosocial... darle sentido a la existencia. Esto es evidente desde el momento mismo del nacimiento ya que niños y niñas empiezan a aprender a relacionarse con otras personas y a entender qué significa vivir en sociedad. Este aprendizaje continúa toda la vida, y los aprendizajes primarios de casa y la escuela definirán el impacto en la sociedad (Cepeda, 2004). La ciudadanía implica vivir en sociedad y en el contexto colombiano, implica vivir en una sociedad que busca ser democrática, pacífica, equitativa e incluyente, lo cual representa diversos retos. Por un lado está el reto de
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks