Adolfo Sánchez Vázquez, La revolución cubana y el socialismo, 1999..pdf

Please download to get full document.

View again

of 9
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Adolfo Sánchez Vázquez LA REVOLUCIÓN CUBANA Y EL SOCIALISMO* Ponencia presentada en el Taller Cultura y Revolución. Convocado por el Ministerio de Cultura y Casa de las Américas (La Habana, 4 y 5 de enero de 1999), sobre el tema “Cultura y revolución: a cuarenta años de 1959”, pp. 69-74 El triunfo de la Revolución Cubana el primero de enero de 1959, junto con la conmoción que provocó en
   Adolfo Sánchez Vázquez Adolfo Sánchez Vázquez LA REVOLUCIÓN CUBANA LA REVOLUCIÓN CUBANA Y EL SOCIALISMOY EL SOCIALISMO**  Ponencia presentada en el Taller Cultura y Revolución.Convocado por el Ministerio de Cultura y Casa de las Américas (La Habana,  y ! de enero de ###$, sobre el tema %Cultura y revolución& a cuarenta a'os de #!#, pp.)#*+ El triunfo de la Revolución Cubana el primero de enero de 1959, junto con la conmoción que provocó en toda la izquierda latinoa-mericana, se presentaba ante ésta con un doble sinificado! 1 el deser una victoria rotunda, después de un laro per#odo de derrotas-con la e$cepción de la Revolución %e$icana- en la luc&a secular de los pueblos latinoamericanos contra las oliarqu#as que losoprim#an, ' ( el de justificar la luc&a armada cuando el poder cie-rra no sólo el camino de la satisfacción de las demandas popularessino incluso el de la e$presión de esas demandas, as# como los de laoranización ' la luc&a pac#fica para e$iirlas ' alcanzarlas)*a Revolución Cubana se presentaba claramente, desde el primer momento, con unos objetivos ' una naturaleza -es decir, con uncontenido- que no pod#an ena+ar a nadie) e trataba, en primer luar, de una revolución popular en el sentido de responder a la ne-cesidad de poner fin a la tiran#a batistiana, contando para ello conel consenso ' el apo'o del pueblo, ' se trataba de una revoluciónde liberación nacional entroncada directamente con una tradición&istórica de luc&a por la independencia) *a invocación de osé%art# desde su orien -el asalto al Cuartel del %oncada-,como su.autor intelectual. ' su presencia, desiual pero constante a la laro 1  de /0 a+os de Revolución, es una prueba inequ#voca de su em- palme con la luc&a por la independencia cu'a victoria le fue arran-cada al pueblo cubano en 19) 2s#, pues, la Revolución Cubanatriunfa el 1 de enero de 1959 como una revolución popular, nacio-nal-liberadora ' antiimperialista, porque el enemio al que se en-frenta es, a la vez, interno ' e$terno3 una revolución, por ello, queune victoriosamente a todas las fuerzas sociales enemias de la ti-ran#a ' defensoras asimismo de la dinidad ' la soberan#a nacio-nales) Con su triunfo, la Revolución Cubana ven#a a ec&ar por tierra dosdoctrinas que, dentro ' fuera del pa#s, trataban de confundir lascon ciencias ' desmovilizar a los pueblos en su aspiración de cam- biar radicalmente sus condiciones de e$istencia) *a primera, m4seneral, proclamaba que la época de las revoluciones &abla pasado,doctrina que se alimentaba de la tesis lanzada por rtea ' 6asseten los a+os treinta profetizando el .ocaso de las revoluciones.) 2ldifundir a tambor batiente esta idea, los ideóloos del capitalismono apelaban por supuesto a la e$istencia de v#as democr4ticas, in-concebibles por entonces en 2mérica *atina, que &icieran innece-saria la v#a revolucionaria) 7nvocaban la ine$istencia, se8n ellos,de los sujetos que pudieran realizarla ' la desaparición, por tanto,de la posibilidad de su victoria) *a seunda doctrina era la del determinismo &istórico ' fatalismoeor4fico, aplicados a Cuba, que condenaban a un fracaso inevita- ble todo intento revolucionario de independización de la isla, to-mando en cuenta no sólo la desiualdad de medios ' fuerzas entreEstados nidos ' Cuba, sino también la cercan#a del poderoso im- perio) *a Revolución Cubana venia a demostrar que, no obstanteesa desiualdad de medios ' fuerzas ' el elevado costo de la luc&aarmada, un pro'ecto revolucionario pod#a triunfar si contaba -comocontó efectivamente en Cuba- con el consenso ' apo'o de la ma-'or#a de la población en su luc&a contra el enemio interior ' elenemio e$terior)Ciertamente, la victoria de una revolución nacional-popular, anti-imperialista, a 90 millas del 7mperio, ten#a que imponer un altocosto en sacrificios al verse forzada a enfrentarse, desde el primer d#a &asta &o', a aresiones de todo tipo ' especialmente a la que, (  como el bloqueo económico, pretender#a asfi$iarla) 2s# se presen-taba, ' era efectivamente, la Revolución Cubana por su contenido!una revolución popular, democr4tica, nacional ' antiimperialista):ero una revolución no sólo se define por su contenido sino tam- bién por el car4cter de las fuerzas pol#ticas que la dirien ' de lassociales que participan en ella) En el caso de la Revolución Cu- bana, la fuerza pol#tica diriente estaba constituida por el %ovi-miento (; de ulio, que se nutr#a de los sectores radicales del estu-diantado ' de la peque+a burues#a) En la dirección no estaba el:artido ocialista :opular que, como partido mar$ista-leninista, seconsideraba a s# mismo la vanuardia pol#tica ' revolucionaria dela clase obrera) Esto no descarta el &ec&o de la incorporación a laluc&a armada de destacados militantes de ese partido como CarlosRafael Rodr#uez) El otro ausente en la participación fue el movi-miento obrero oranizado, del que aquel partido, conforme a la tra-dición leninista, se consideraba su destacamento de vanuardia)<a' en la Revolución Cubana, después de la victoria, en sus prime-ros a+os, un desencuentro con el mar$ismo que dominaba en Cuba', en eneral, en los pa#ses de 2mérica *atina! un mar$ismo que no&ab#a asimilado la lección de %ari4teui al reivindicar lo nacio-nal-popular ' articular, en torno a esta reivindicación, un bloque defuerzas populares) En verdad, la Revolución Cubana no encajabaen los moldes mar$istas establecidos desde %osc8 para 2mérica*atina) Ciertamente, no se estaba ante una revolución socialista por su contenido, ni proletaria por el sujeto de ella) Era claro su car4c-ter a la vez popular-democr4tico ' liberador nacional) no ' otro sedesprend#an no sólo de lo que proclamaban sus dirientes ' de lasra#ces martianas que invocaban, sino sobre todo de sus actos sobe-ranos que contaban, desde el primer momento, con la &ostilidad del7mperio, ' en la medida en que esa &ostilidad se transformaba enaresividad real, efectiva, cada vez se afirmaba m4s ' m4s su ca-r4cter antiimperialista) *a invasión de :la'a 6irón en 19;1 le llevóa su m4s alto rado ese car4cter) En cuanto a la defensa de la dini-dad nacional, la Revolución no &ac#a la m4s m#nima concesión,como se puso cateóricamente de manifiesto en los d#as sombr#osde la crisis de los co&etes) =  >uelvo a&ora al efecto ambivalente que la Revolución Cubana tuvoen los mar$istas de la época! entusiasta en unos, particularmentelos jóvenes3 de cautela en otros, especialmente los viejos cuadrosde los partidos comunistas latinoamericanos) u acoida, con lasma'ores reservas, puede e$plicarse porque aquella revoluciónconstitu#a un acontecimiento dif#cil de dierir, sobre todo por el ca-r4cter de las fuerzas pol#ticas ' sociales involucradas en ella)?Cómo pod#a darse una revolución popular sin la participación ac-tiva de la clase -el proletariado- revolucionaria por su propia natu-raleza@, ' ?cómo pod#a aseurar su car4cter revolucionario sin ladirección de la vanuardia por e$celencia! el :artido de la claseobrera@Ciertamente, la Revolución Cubana representaba una e$cepción dela teor#a ' la pr4ctica que se consideraban mar$ista-leninistas) :erolos &ec&os -dec#a *enin- eran mu' testarudos) A ante ellos queda- ban dos opciones! una, aceptarlos ' ajustar a ellos la teor#a, recono-ciendo que el potencial revolucionario no es e$clusivo de una fuer-za pol#tica o de una clase ' que, en circunstancias determinadas, seda en un bloque o alianza de diversas fuerzas o clases)tra opción era la de teriversar los &ec&os, ' as# lo &izo el :artidoocialista :opular al calificar como un putc& el acto que inicia en195= la Revolución! el asalto al cuartel del %oncada)Be acuerdo con la separación de pol#tica ' moral prevaleciente enel movimiento comunista de la época, el partido reconoc#a el car4c-ter &eroico de este acto pero lo consideraba pol#ticamente in8til) oadvert#a que la utilidad pol#tica del &eroico asalto estaba -no obs-tante su fracaso- en su dimensión moral al elevar la conciencia ' lafe -corro#das por el escepticismo ante la corrupta pol#tica oficial delos cubanos):or lo que a m# toca, la influencia de la Revolución Cubana en mievolución ideolóica mar$ista fue notable al contribuir a distan-ciarme cada vez m4s del mar$ismo dom4tico dominante) u triun-fo pon#a en cuestión un modelo universal de revolución calcado dela victoriosa Revolución Rusa en 191D, en unas condiciones &istó-ricas determinadas, bajo la dirección del :artido olc&evique ' conel apo'o activo del proletariado) *a ausencia de una vanuardia po-l#tica de ese tipo ' de un apo'o semejante por parte de esa clase en /
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x