A. Pensar El Sujeto, Descentrar La Antropología. Michel Agier

Please download to get full document.

View again

of 28
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Texto de Aguier
   De la sociología de la identidad a la sociología del sujetoAuthor(s): François Dubet and Francisco ZapataSource: Estudios Sociológicos , Vol. 7, No. 21 (Sep. - Dec., 1989), pp. 519-545Published by: Colegio de MexicoStable URL: http://www.jstor.org/stable/40420036Accessed: 23-04-2016 05:59 UTC   Your use of the JSTOR archive indicates your acceptance of the Terms & Conditions of Use, available athttp://about.jstor.org/terms JSTOR is a not-for-profit service that helps scholars, researchers, and students discover, use, and build upon a wide range of content in a trusteddigital archive. We use information technology and tools to increase productivity and facilitate new forms of scholarship. For more information aboutJSTOR, please contact support@jstor.org. Colegio de Mexico   is collaborating with JSTOR to digitize, preserve and extend access to EstudiosSociológicos This content downloaded from 163.178.101.228 on Sat, 23 Apr 2016 05:59:40 UTCAll use subject to http://about.jstor.org/terms   De la sociologia de la identidad a la sociologia del sujeto  François Dubet  El Éxito de la NOCIÓN de identidad en la production socioló-  gica contemporânea, así como en el discurso de los actores, créa  una situación paradójica. Sugiere a Ia vez un cambio en la sen-  sibilidad social y algunas mutaciones en la sociologia, al tiempo  que llevã consigo tal polisemia dei concepto que podemos pre-  guntarnos si todavia conserva alguna utilidad y si no se destruye  a si mismo en la multiplicidad de sus aplicaciones.1^  No obstante, el éxito de una noción no puede reducirse a una  simple moda y la oscuridad que contiene debería llevarnos a re-  definiria en vez de a rechazarla, pues los problemas planteados no  desaparecerán con su elimination. El gran auge del tema de la  identidad se situa en la confluência de vários fenómenos. Está casi  ausente, en cuanto tal, de la obra de los * 'padres fundadores , con las notables excepciones de Mead y Parsons, interesados en  el problema de la personalidad, pêro parece desarrollarse real-  mente en el reflujo del objetivismo dominante del pensamiento sociológico de los anos sesenta y setenta. Frente a la imagen de un actor social ciego, definido de manera puramente objetiva y  encerrado en el determinismo de situaciones y de sistemas, se le-  vanta la rehabilitation de la subjetividad del actor y del punto  de vista que elabora sobre si mismo, en donde se mide la distan- cia que separa su propia identification de los roles y estatus que  1 El colóquio que se reunió en Toulouse en 1979 sobre la identidad revela bien esta  situación: los usos de la noción son tan numerosos como el número de conferencistas  y designa todo Io que es posible observar tanto en sociologia como en psicologia. This content downloaded from 163.178.101.228 on Sat, 23 Apr 2016 05:59:40 UTCAll use subject to http://about.jstor.org/terms   520 Estúdios Sociológicos VII: 21 1989  le son atribuídos. Al mismo tiempo, nuevas movilizaciones co- lectivas plantean el tema de la identidad. Las Juchas y los dis- cursos centrados en la explotación económica parecen debilitar-  se o limitarse a cuestiones específicas y defensivas, mientras que  parecen desarrollarse Ias movilizaciones centradas en la defensa  de los derechos de Ia identidad. Después de haber reclamado  Ia igualdad, los movimientos reclaman Ia afirmación de Ias  identidades y de los derechos a los cuales pueden aspirar. En  el campo de la vida cotidiana y de Ia cultura, numerosos obser- vadores senalan Ia emergência dei individualismo, de Ia preocu-  pación por si mismo, dei narcisismo, de Ia decadência de Ias iden-  tificaciones colectivas y subrayan Ia preocupación por constituir  y afirmar Ias identidades personales.  La noción de identidad termina por ser consumida de to- das Ias formas y sirve para comprender todo y su contrario. Explica Ias huelgas como Ia marginalidad, el dandismo como los derechos dei hombre, los movimientos islâmicos como Ias  luchas de las mujeres... Esta confusion puede superarse por dos tipos de análisis y de esfuerzos. Se trata primero de distinguir Ias distintas lógicas de Ia identificación social y de mostrar que esta es necesariamente compleja y heterogénea ya que nos lleva a vários niveles de Ia acción social. En seguida, se trata de mos-  trar como Ia construcción de Ia identidad social es inseparable  de una concepción sociológica dei sujeto. Y como esta última  está hoy en proceso de transformación. Debemos plantear el  problema de Ia identidad en términos nuevos, para tratar de ver  qué tipo de mutaciones explica mejor el mismo êxito de esta  noción.  I. Identidad, integración y crisis  1 . En su connotación más usual, la identidad social se concibe como Ia vertiente subjetiva de Ia integración. Es Ia manera como  el actor interioriza los roles y estatus que le son impuestos o que  ha adquirido y a los cuales somete su personalidad social . La  identidad social es entonces más fuerte si el actor ha integrado bien los sistemas normativos y las expectativas que le son atri-  buídas por los demás y por el sistema '. Esta representación  de si mismo, esta identidad, no es sino otra manera de designar This content downloaded from 163.178.101.228 on Sat, 23 Apr 2016 05:59:40 UTCAll use subject to http://about.jstor.org/terms   DUBET: DE LA SOCIOLOGIA DE IDENTIDAD A LA DEL SUJETO 521  a la integration normativa y el grado de cohesion del grup&que  el sentido de permanência sostiene. De Durkheim a Parsons en  la sociologia funcionalista, la identidad es inseparable de la so-  cialization y de su eficácia. Mientras más compleja y dinâmica  es la sociedad más se concibe al proceso de identification como  un elemento central del orden social, ya que la identidad produ-  cida borrará las tensiones entre la conciencia individual' y la  conciencia colectiva . La identidad encarnará al principio de  unidad de las orientaciones normativas, más alla de la diversi-  dad de los roles. Un cierto individualismo será necesario para  adaptarse al cambio y, por consiguiente, esta identidad, vertien-  te subjetiva de la integration, no puede confundirse totalmente  con el conformismo. En el lenguaje de la psicologia contempo- rânea, diríamos que Ia ' 'independência en relación ai campo  es mucho más grande en los actores bien integrados que en aque-  llos cuya identidad es más frágil.2 Podemos entonces, con Par-  sons, concebir que Ia identidad constituída por Ia internalización  de normas y símbolos es el elemento estable de Ia personalidad.  Esta noción es entonces central porque se situa en el lugar de la articulation entre Ia teoria de un sistema y una teoria ^e Ia  personalidad.3 Esta doble cara de Ia noción explica en gran me-  dida su êxito, ya que funciona facilmente como pasarela entre Ia psicologia y la sociologia.  En todo caso, esta definición de Ia identidad social en térmi-  nos de Ia vertiente subjetiva de Ia integración no remite solo a la imagen del agente aislado que seria receptáculo de Ia cultura. También se asocia a una cierta imagen de Ias relaciones sociales. La pertenencia a un grupo que constituye o refuerza Ia identi- dad se construye por comparación y en oposición a otros gru- pos. Este nivel de Ia identidad no puede existir sino en el juego  de Ias referencias sociales positivas y negativas en donde se ela- boran as operaciones de categorization y de discrimination que  organizan los procesos cognoscitivos, las representaciones de si  y de la sociedad. Como Io niuestran los trabajos de Tajfel, Ia  2 Vcanse Ias investigaciones comparadas de G. de Vos, L'identité ethnique et le  statut de minorité , en P. Tap (comp.), op. cit., t. L, pp. 27-38.  3 T. Parsons, Social Structure and Personality, Nueva York, The Free Press, 1964;  The position of identity in the General Theory of Action , en C. Gordon y J.J. Ger-  gen (comps.), The Self in Social Interaction, Nueva York, John Wiley, 1968, pp. 3-20. This content downloaded from 163.178.101.228 on Sat, 23 Apr 2016 05:59:40 UTCAll use subject to http://about.jstor.org/terms
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x