1985 - Gustavo Bueno. Para Un Análisis Gnoseológico de La Psicología Cognitiva

Please download to get full document.

View again

of 11
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
Gustavo Bueno
   ara un análisis gnoseológico de la psicología cognitiva Gustavo Bueno Martínq Universidad de Oviedo La psicología cognitiva es sin duda el nombre de una de las corrientes más vigorosas de la psicología contemporánea. Tal afirma- ción puede considerarse como expresión de un hecho institucional  bibliográfico, académico). Un hecho cuyo significado gnoseológico no es nada claro. Por ejemplo, y aunque nos acerquemos a este hecho concategorías históricas como suele hacerse), no es fácil responder a esta pregunta: «¿constituye una revolución científica un cambio de paradig- ma respecto de las escuelas psicológicas tradicionales o, por el contra- rio la psicología cognitiva no hace otra cosa sino caminar por el «seguro sendero» ya abierto por metodologías científicas anteriores? No es fácil responder a la pregunta, no porque no existan respuestas de los propios psicólogos sino porque éstas son sobreabundantes y muchas veces contradictorias entre sí. Unos dicen en efecto que la psicología cognitiva constituye un giro de ciento ochenta grados respecto de la dirección que el conduc- tismo había imprimido a la ciencia psicológica. El conductismo, en la tradición del positivismo clásico y según la formulación de Carnap habría postulado la eliminación de la conciencia subjetiva del campo de la psicología y le habría asignado el análisis de las relaciones funcionaleso cuasi funcionales entre estímulo fisicalistas) y reacciones musculares u ondulares) constitutivas de la conducta. Lo que pudiera haber en eltrayecto intermedio mente, cerebro, conciencia, actividad instintiva) debería ser, si no negado, sí puesto entre paréntesis. El recinto aparecía como una «caja negra» desde un punto de vista epistemológico, pero, sobre todo diríamos desde un punto de vista gnoseológico), era una«caja vacía». Desde esta perspectiva podríamos medir el significado  Dirección del autor: Departamento de Filosofía, Facultad de Filosofía y Letras. Universidad de Oviedo. Estudios de Psicología n.   22 - 198/  104   studios revolucionario de la psicología cognitiva en tanto que ella se supongaque se encuentra de hecho investigando precisamente en la estructura de esa «caja vacía» dispuesta por tanto a llenarla con múltiples «mecanismos» tales como esquemas jerarquizados planes guiones almacenes de información actividades de procesamiento; en suma: mente. Pero otros psicólogos no aceptan esta presentación y sugieren queacaso ella esté inspirada por designios propagandísticos. En cualquier caso, sería errónea. El conductismo no puede ser definido de modo tan sumario, ni siquiera acaso el de Watson-Carnap, que ya distinguió entre el modo material y el modo formal de hablar y se mostró tolerante con el modo material de hablar en psicología, lo que equivaldría, diríamos nosotros a reconocer como fenómenos muchos «hechos» que tienen que ver con la «caja vacía». Pero en modo alguno cabe aplicarla al neo-conductismo, el de Hull, el de Tolman, el de Skinner, el esquema de la «caja vacía», porque las variables intermedias o intervinientes, los constructos sil venia verbo), las conductas teleológicas o los sujetos operantes pueden considerarse como contenidos que los psicólogos han venido depositando, desde hace varias décadas, en esa caja. Lo único nuevo a lo sumo sería el reformular y designar globalmente a estos contenidos como conciencia o mente, o como aparato cognitivo. Peroentonces resultará que la novedad de la psicología cognitiva, si no deorden puramente verbal, tampoco constituyen una ruptura, con lo que prácticamente venía haciéndose y, de este modo, la psicología cognitiva no hace sino enlazar con la tradición de la psicología, incluyendo aquí a James. La de Wundt, y aun la psicología de la escuela escocesa, la de la «ciencia del espíritu», de Jouffroy o Cousin que en paz descanse), aquella que precisamente Compte había pretendido eliminar del cuadrode las ciencias, sustituyéndola por la sociología. En realidad lo que se presenta bajo la forma de una disputa de carácter histórico encierra la cuestión, no sólo histórica, de la naturaleza gnoseológica de la psicología cognitiva y de la psicología en general. Basta advertir la gran abundancia de términos gnoseológicos que cruzan la polémica: «caja vacía», «constructos», «datos fisicalistas», «metáforas y modelos», «variables intervinientes», «fenómenos e hipó-tesis»... Estos términos y otros muchos no son términos específicamen- te psicológicos aunque tengan que ser utilizados por los psicólogos),sino gnoseológicos, es decir, docto-materiales. Y esta es la razón que autoriza a quienes no somos psicólogos) a terciar en una polémica queaparentemente podría pasar por disputa estrictamente psicológia. Pues es de sospechar que en una proporción no determinable a priori la polémica sobre la novedad de la psicología cognitiva sea una polémica sobre la propia definición y naturaleza de esta metodología, disciplina o ciencia. Es posible que la novedad proclamada por los más radicales cultivadores de la psicología cognitiva sea efectiva, pero mal formuladagnoseológicamente como consecuencia de la insuficiencia de conceptos adecuados al caso, y es posible que ocurra lo contrario. Estudios de Psicología a.. 22 198;   stu ios   01 Por nuestra parte, tan sólo pretendemos hoy introducir en la polémica algunos conceptos gnoseológicos tomados de la Teoría del Cierre Categorial que puedan contribuir al análisis del significado nosólo histórico) de la psicología cognitiva. La Teoría del Cierre Catego- rial prefiere atenerse en el   análisis de las ciencias en curso a los procedimientos efectivos de ellas más que a las declaraciones de intenciones, a los prólogos metodológicos de sus cultivadores. Así, aquí me limitaré a analizar muy brevemente dos procedimientos usados normalmente por los psicólogos cognitivos: la utilización del «modelo computadora» y la utilización de ciertos modelos boolianos algebraicos en el análisis de la mente o de la conciencia cognitiva la preferencia del uso del adjetivo «cognitivo» desplazando al habitual castellano «cognoscitivo» acaso puede ponerse en relación —sin olvidar la influencia inglesa— con la voluntad de mantenerse en una perspectivapsicológica antes que epistemológica: de este modo, expresiones como«actividades cognitivas» se referirían a las actividades del sujeto en su inmanencia psicológica, tales como ordenar, clasificar, componer, mientras las actividades cognoscitivas aludirían al sujeto en tanto está aprehendiendo efectivamente realidades que le son trascendentes; al menos, una diferencia similar se observa en la contraposición entre lallamada antropología cognitiva, la de Goodenough, por ejemplo, y laantropología materialista). Conviene advertir que cuando se habla de modelos en este contexto suelen sobreentenderse no ya meramente los modelos descriptivos, sino modelos isomorfos, a pesar de que los modelos suelen funcionar de maneras muy diferentes; en realidad, tantas como convienen al mito, en el sentido de Platón. Porque cabría afirmar que si todo modelo es, de algún modo, más que una metáfora, un mito «el mito de la mente-computadora») es porque los mitos platónicos funcionan ya como modelos. Pero no siempre como mode- los isomorfos porque a veces desempeñan precisamente el papel de contramodelos, de figuras imposibles, de insustituible valor gnoseoló- gico el mito del perpetum mobile, en Termodinámica, acaso el mito de la República). Otras veces, los modelos son heteromorfos, en el sentido de que lo que ellos buscan no es tanto exhibir la estructura delcampo material en que se aplican, sino, precisamente, las desviacionesde ese campo respecto de la retícula o canon. Debe haber, sin duda, un isomorfismo abstracto, pero el modelo empezará a rendir sus frutos precisamente cuando las analogías son rebasadas. Tal es el caso, probablemente, del modelo astronómico del Timeo, la esfera armilar  si creemos a Cornford) y tal es el caso del modelo solar del átomo de Bohr. El «mito de Bohr» se apoyará en alguna comunidad de relaciones entre el modelo y el material. Por ejemplo, que el electrón, si tiene masa, experimentará una aceleración en su trayectoria planetaria znr, pero era preciso contar con fenómenos característicos espectroscópios, electromagnéticos) que pudieran ser compuestos internamente una vez establecidas las líneas de conexión del modelo solar, aun desviándose casi totalmente de él. Estudios de Psicología a.. 22 sySt   á   studios I SOBRE EL LC NCE DEL «MODELO COMPUT DOR » EN EL N LISIS DE L MEMORI La referencia constante a las computadoras es, seguramente, la nota más característica de los psicólogos cognitivistas. Pero, ¿cuál es el sentido gnoseológico de estas referencias? A) Al hablar de contenido gnoseológico lo hacemos subrayando su oposición al eventual contenido ontológico de tales referencias. Ladistinción no es nada fácil, entre otras cosas, debido a la dualidad que cabe establecer entre ambas perspectivas. Creemos que las computadoras son presentadas muchas veces desde una perspectiva predominantemente ontoló- gica. La computadora se utiliza como modelo de la mente o del cerebro humano. Aun reconociendo la necesidad de establecer diferencias de especie se dirá ¿Die las computadoras tienen un sistema de almacena-miento de información mucho más costoso que el del cerebro humano, pero en cambio tienen un «motor diferencial» mucho más barato , presupondría que genéricamente debe tratarse a la mente humana en términos de máquina computadora. Decir que la mente humana es como una compu- tadora sería para la psicología cognitiva algo más que una metáfora  nos referimos al artículo de M. de Vega, «La metáfora del ordenador:implicaciones y límites»). Habría que hablar de un isomorfismo y, por ello, constituiría la definición misma de la mente tal como es tratada por la psicología cognitiva, «de suerte que llega a decirse que, para ésta, la mente humana es una especie de máquina computadora porque el isomorfismo genérico debe tomarse literalmente o, como algunos dicen  como si la metáfora pudiese tomarse en broma), totalmente en serio»  nos referimos al artículo de J. E. García-Albea en «Teorema», volumen XIII, 9 8 3 . Nos permitimos traducir la expresión psicológica «en serio» con la expresión lógica «isomorfismo». No creemos infundada esta caracterización tan radical de la psico-logía cognitiva por medio del modelo computadora, puesto que ella va destinada seguramente a subrayar que la mente y su estructura cogni- tiva no se toman ahora en su sentido tradicional el de la llamada psicología racional, desde Ch. Wollf), sino, precisamente, desde el ordenador. Pero dudamos que, para mantener esta caracterización que es propia y formalmente gnoseológica), sea necesario y aun adecuadoapelar al lenguaje ontológico y aun metafísico, diciendo que la mente humana es un ordenador o que se comporta como tal incluyendo aquílo barato de los costes de su motor inferencial). Estas afirmaciones son del mismo rango que sus recíprocas, a saber: las que nos presentan a las máquinas computadoras como mentes «cerebros electrónicos» «in-teligencia artificial», «sistemas expertos») en el sentido de la cuestión: «¿pueden pensar las máquinas?» Turing: «¿hay computadoras digitales imaginables que puedan jugar bien al juego de imitación de máquinas de estado discreto?»). Estudios de Psicología o.. 22 1985
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x