La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas

of 16
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Published
The problem to which this paper is addressed is not only about the fact that the history of OPEC has been the focus of proper and improper theoretical interpretations, but about the fact that the OPEC’s nature itself is controversial. The paper
    Actualidad Contable FacesISSN: 1316-8533actualidadcontable@ula.veUniversidad de los AndesVenezuelaMaldonado Veloza, FabioLa OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricasActualidad Contable Faces, vol. 8, núm. 11, julio-diciembre, 2005, pp. 30-44Universidad de los AndesMerida, Venezuela Disponible en: http://www.redalyc.org/articulo.oa?id=25701105  Cómo citar el artículo Número completo Más información del artículo Página de la revista en redalyc.org Sistema de Información CientíficaRed de Revistas Científicas de América Latina, el Caribe, España y PortugalProyecto académico sin fines de lucro, desarrollado bajo la iniciativa de acceso abierto  Maldonado V., Fabio. La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas Actualidad Contable FACES Año 8 Nº 11, Julio-Diciembre 2005. Mérida. Venezuela. (30-44) 30El problema al que está dirigido este artículo no es sólo acerca del hecho de que la historia de la OPEP ha sido objeto de acertadas y desacertadas interpretaciones, sino acerca del hecho de que la misma naturaleza de la OPEP es controversial. El artículo propone una breve periodización de esta historia, presenta las interpretaciones rivales de la teoría neoclásica y de la teoría de la renta y muestra sus ventajas y desventajas epistemológi-cas. Igualmente, revela que estas teorías sólo son válidas en segmentos muy específicos del proceso histórico y que tienen límites y limitaciones crucia-les. No hay evidencias de un supuesto universalis-mo de alguna de ellas. Por último, el neorrentismo venezolano contemporáneo se niega a aceptar teóricamente la transformación de la naturaleza de la OPEP, intenta restaurar una conducta rentista sin capital arrendatario internacional y resucitar infructuosamente un glorioso y remoto pasado de la OPEP; glorioso, pero ya obsoleto. Palabras clave: OPEP, Venezuela, teoría neoclá-sica, teoría de la renta, epistemología económica, historia económica, economía petrolera.The problem to which this paper is addressed is not only about the fact that the history of OPEC has been the focus of proper and improper theoretical interpretations, but about the fact that the OPEC's nature itself is controversial. The paper proposes a brief periodization of this history, presents the rival interpretations of the neoclassical theory and the rentier theory, and shows their epistemological advantages and disadvantages. Similarly, it reveals that these theories are valid just under quite specific segments of the historical process and that they have crucial limits and limitations. There is no evidence that those theories enjoy a supposed universalism. Finally, the actual Venezuelan neorentism theoretically refuses to accept the transformation of OPEC's nature, attempts to restore a rentier behavior without a capitalistic tenant and uselessly resuscitates a glorious and remote past of OPEC; glorious, but already obsolete. Key words: OPEC, Venezuela, neoclassical theory, rentier theory, philosophy of economics, economic history, oil economy. RESUMEN ABSTRACT  Maldonado V., Fabio Recibido: 30-11-04Revisado: 27-05-05 Aceptado: 01-06-05 Fabio Maldonado Veloza Profesor Titular e Investigador de la FACES-ULA.Economista. M.Sc. en Economíafabioemv@yahoo.com La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas   31 Maldonado V., Fabio. La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas Actualidad Contable FACES Año 8 Nº 11, Julio-Diciembre 2005. Mérida. Venezuela. (30-44) Introducción El 14 de septiembre de 2005, la OPEP cumplió su 45º aniversario desde que se anunciara su fundación. Esa historia ha sido objeto de acertadas y desacertadas interpretaciones teóricas. Igual-mente, la naturaleza de la OPEP aún sigue siendo altamente controversial. En este ensayo se propone una breve periodización de esos cuarenta y cinco años de historia, se presentan las interpre-taciones de la teoría neoclásica y de la teoría de la renta, se comparan y evalúan ambas teorías y se muestran sus ventajas y desventajas epistemoló-gicas. En este ensayo se entenderá por teoría de la renta la interpretación del proceso petrolero venezolano y de la OPEP, proporcionada, por un lado, por los hoy clásicos libros que comenzó a publicar la Comisión Ideológica de Ruptura en 1975 (Márquez, 1975, Ruptura, 1977, Rivero, 1979) y, por otro, por la investigación de Bernard Mommer (s/f, 1981, 1988, 1994, 1998, 2001 y 2003, Mommer y Rivas, 1981). Hay otros antece-dentes: Max Flores Díaz (1980), a nivel nacional y Morris Adelman (1972-1973), a nivel internacional. La teoría de Adelman, aunque no es propiamente una teoría de la renta, llegó a conclusiones tan, o más importantes, que las alcanzadas por la teoría de renta en Venezuela. Por ello, se incluye “inco-rrectamente” en esta interpretación.Otras teorías han competido con la de la renta: la teoría dependentista y la teoría neoclásica. En Maldonado Veloza (1996) se examinaron, y se refutaron detalladamente, los argumentos con los cuales los dependentistas y los marxistas en Venezuela se opusieron a la calificación de los ingresos petroleros como renta del suelo. Igualmente, allí se evaluaron esos argumentos y se compararon con los de la teoría de la renta. Aquí se va a hacer una comparación entre algunas explicaciones de la teoría de la renta y de la teoría neoclásica de algunos eventos históricos de la OPEP. Se intentará responder cuándo los neoclá-sicos se equivocaron, así como cuándo su teoría devino la mejor candidata para explicar la OPEP. Simétricamente, se presentarán los argumentos que muestran hasta qué punto la teoría de la renta tuvo un relativo éxito y a partir de cuándo tuvo un severo fracaso teórico en esas explicaciones. Algunas tesis iniciales Una tesis inicial que se va a defender con respecto a la teoría de la renta es que, efectiva-mente, tuvo cierto éxito en la interpretación de los hechos petroleros nacionales e internacionales. Sin embargo, aquí se propone que esta teoría sólo explica correctamente esos hechos hasta alrede-dor de 1981 ó 1985, como fechas candidatas para ser consideradas como las que cerraron la correc-ta aplicación de la teoría de la renta. Quizás, el falsador del justificacionismo rentista se inaugure en 1982. Sea cual sea la fecha puntual a elegir, sería lícito afirmar que es hasta 1985, como máximo, que la aplicación de la teoría de la renta sería válida. A partir de ahí la teoría encuentra graves problemas históricos, económicos y epistemológicos. Después de estas fechas candidatas, se puede afirmar que su referente verificador desapareció. Por lo tanto, es altamente problemático defender pretensiones de aplicación universalista de esa teoría a todos los cuarenta y cinco años de existencia de la OPEP.Por el lado nacional, podría decirse que, aunque nunca tuvo aceptación en el país, esa teoría había logrado sobrevivir con algunas dificultades, pero al menos había logrado sobrevi-vir. Igualmente podría aseverarse que desde 1985 fue totalmente abandonada y fue aún más relega-da de lo que había sido hasta entonces. No sólo la escuela con más influencia e impacto en Venezuela (la escuela dependentista y la marxista) la había “descalificado” teóricamente, sino que dentro de otros círculos académicos estaba casi confinada a ocupar un segundo plano a nivel nacional. Ello no obstó como para que Bernard Mommer continuara tenazmente con su heurística positiva y prosiguiera la defensa de su teoría. En todo caso, para 1998 no había condiciones objetivas necesarias y suficientes para la validez  de la teoría: por ejemplo, el capital arrendatario internacional había sido nacionalizado en 1976, los precios de referencia fiscal fijados por la OPEP habían desaparecido oficialmente en 1985 y la conducta de la organización era completamente distinta a la conducta ejercida hasta las fechas candidatas. Las condiciones teóricas, por supues-to, no estaban en mejores condiciones. Podría decirse que esa teoría estaba prácticamente moribunda en 1998: la conducta de la OPEP para esa fecha definitivamente ya no podía desempe-ñar el papel epistemológico de ser el referente paradigmático de la teoría de la renta, ya no había evidencias verificadoras y, por el contrario, la teoría estaba “sitiada” por todo tipo de falsadores, algunos de los cuales se identificarán y explicarán aquí.Sin embargo, a partir de 1998 la teoría revivió. Pero, como se observará más adelante, no renació por virtudes científicas genuinas. No resucitó como producto de un ajuste epistemológico, o científico, ni como derivación de un progreso en la investigación científica de su paradigma, sino como secuela de un problema totalmente forastero a cualquier status  científico a cualquier teoría: en 1998 ganó las elecciones Hugo Chávez.Se denominará neorrentismo a esta restaura-ción de la teoría de la renta ocurrida desde 1998, con Bernard Mommer como su principal –y único– ideólogo en el seno del gobierno de Hugo Chávez. Mommer no sólo es el tutor petrolero de Alí Rodríguez Araque desde por lo menos 1975, sino que algunos círculos guerrilleros que acogieron desde sus comienzos las tesis rentistas se encon-traron “repentinamente” en el poder. Algunos funcionarios del nuevo gobierno –previamente guerrilleros– encontraron fortuitamente un terreno que ya había sido abonado por la teoría de renta en esos círculos guerrilleros anteriores. Se obser-va cómo, a una teoría que, sociológicamente, estaba moribunda, le llegó oxígeno político y, una vez “vuelta a la vida” comenzó no sólo a pretender tener validez teórica, sino que imprevistamente se tropezó con una típica posición oportunista de encontrarse en el momento político preciso y en el lugar teórico preciso cuando triunfó Chávez. Ello le permitió a Mommer comenzar a influenciar y a dirigir la práctica política petrolera misma del gobierno. Aquí se mostrará cómo la concepción teórica neorrentista está tan enceguecida con sus preten-siones de validez universal que, para hacer valer su marco téorico, se ha visto obligada a renunciar a la seriedad científica y se ha entregado por com-pleto a venderle al gobierno unos falsos supuestos para sacar provecho de su pasado rentista “memo-rable.” Aquí se probará que para el neorrentismo no existen condiciones objetivas del debilitamiento de la renta a nivel internacional, sino que la renta se ha debilitado por causa de una supuesta agenda de la empresa estatal Petróleos de Venezuela Sociedad Anónima (PDVSA) y del liberalismo internacional. Según esta concepción, la renta no se debilitó, sino que unos “culpables” la debilitaron.Con respecto a la OPEP, aquí se va a defender otra tesis central: se va aseverar que la OPEP no siempre ha sido un cartel y mucho menos lo fue en sus primeras etapas. ¿Hasta cuándo? Ya se adelantó una respuesta: hasta mediados de los 1980s no se comportó como cartel. Cuando aquí se hace referencia al término “cartel,” se le está dando el uso que le da la teoría microeconómica moderna estándar: como “un grupo de firmas que han constituido un acuerdo colusivo para restringir producción e incrementar los precios.” Lamentablemente, esta última tesis que aquí se está defendiendo no es muy intuitiva puesto que los hechos históricos muestran que, desde su creación, la OPEP no sólo se consideró a sí misma como un cartel, sino que también intentó compor-tarse como uno. Entre sus objetivos iniciales, la OPEP también incluyó uno que aquí se calificará de “errado:” intentó controlar la producción tal como lo había hecho el cartel constituido por las compañías multinacionales antes de su fundación en septiembre de 1960 y tal como lo predice la teoría microeconómica. Obviamente, estas 32 Maldonado V., Fabio. La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas Actualidad Contable FACES Año 8 Nº 11, Julio-Diciembre 2005. Mérida. Venezuela. (30-44)  características de la OPEP “incomodan” la propo-sición que se intenta defender aquí: que la OPEP no fue un cartel hasta por lo menos 1982.Pues bien, si la OPEP misma se comportó como un cartel en su primera etapa y si ella se consideró a sí misma como un cartel, entonces podría objetarse que, discutir sobre si la organiza-ción es o no un cartel, sería un problema superfluo y propio de una logomaquia. Bastaría con mostrar su propia declaración. Quien objetara la proposi-ción, que aquí se defiende, de que la OPEP no fue un cartel hasta inicios de los 1980s, podría concluir “cómodamente” que hay que aceptar la califica-ción de la OPEP como cartel, pues pareciera pertinente tomar “la propia confesión” de la OPEP como evidencia suficiente para “cerrar el caso.” Hay que admitir que a primera vista sería “una buena movida” la de tomar las propias declaracio-nes de la organización como prueba suficiente para rechazar la proposición de este artículo y considerarla como una formulación equivocada. Sin embargo, esa posible objeción es problemáti-ca y no válida, pues estaría aseverando que, de una errónea creencia y de sus concomitantes prácticas, pudiera inferirse la caracterización de la naturaleza de una organización como propia de un cartel. Si bien es cierto que hoy en día hay filósofos que le han restablecido el status  óntico a las creencias, la respuesta que aquí se enfrenta a esa posible objeción consiste en afirmar que las creencias, en este caso, no producen hechos (por ejemplo, el hecho de que un niño se crea Superman no lo hace volar).Un componente crucial que ha contribuido al malentendido acerca de la OPEP como cartel es la interpretación teórica que algunos economistas neoclásicos le han asignado. Quizás, en el seno de la OPEP, hubo funcionarios neoclásicos trabajan-do para la organización o la OPEP los contrató. Es de los argumentos de estos economistas de quienes se ha tomado aquí la definición microeco-nómica de cartel y es de esos argumentos de donde hipotéticamente provendría el malentendi-do acerca de la naturaleza de la OPEP en sus inicios. Más adelante está previsto discutir breve-mente sus concepciones. Por ahora obsérvese la forma como algunos economistas interpretaron erróneamente el éxito de la OPEP entre octubre y diciembre de 1973, como es el caso de David Colander: Antes de los 1970s, el precio del petróleo había sido relativamente estable. A inicios de 1970s, en una serie de reuniones de países que eran miembros de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP), algunos delegados que habían estudiado economía  señalaron que la OPEP podía obtener más ingreso vendiendo menos petróleo.El argumento se dio como sigue: Si los países podían reunirse y restringir la produc-ción, el precio del petróleo aumentaría dramáticamente. Cada país vendería menos barriles, pero obtendría más dólares por barril vendido, y por lo tanto crecientes ingresos (Colander, 1998, p. 84, énfasis añadido) * .Lo que puede comentarse de inmediato es que la influencia de esta interpretación errónea ha sido sencillamente masiva. Afirmar que la OPEP es un cartel, pareciera una proposición tan cabal del sentido común que no requeriría de alguna discu-sión al respecto, ni de la recopilación de evidencia histórica alguna. Obsérvese que la “evidencia” que presenta Colander para “explicar” el éxito de la OPEP desde octubre de 1973 es un hipotético razonamiento que habría usado la OPEP: el de vender menos barriles, obtener más dólares por barril vendido y, por lo tanto, obtener ingresos crecientes. 33 * Prior to the 1970s, the price of oil had been relatively stable. In the early 1970s, at a series of meetings of countries who were members of the Organization of Petroleum Exporting Countries (OPEC), some delegates who had studied economics pointed out that OPEC could get more revenue by selling less oil.The argument went as follows: If the countries could get together and restrict supply, the price of oil would rise dramatically. Each country would sell fewer barrels, but get a lot more dollars per barrel sold, thereby increasing revenues (David Colander, Microeconomics , 1998, third edition, Irwin McGraw-Hill, 536 pp., p. 84). Maldonado V., Fabio. La OPEP: Cuarenta y cinco años de historia y dos interpretaciones teóricas Actualidad Contable FACES Año 8 Nº 11, Julio-Diciembre 2005. Mérida. Venezuela. (30-44)
Similar documents
View more...
We Need Your Support
Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

Thanks to everyone for your continued support.

No, Thanks
SAVE OUR EARTH

We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

More details...

Sign Now!

We are very appreciated for your Prompt Action!

x