EL AMOR LA POESÍA (1929) Paul Eluard

of 96
All materials on our website are shared by users. If you have any questions about copyright issues, please report us to resolve them. We are always happy to assist you.
Categories
Published
1. ELAMOR LA POESÍA (1929) Paul Eluard Traducción del francés: © Julio Pollino Tamayo cinelacion@yahoo.es 2. 2 3. NOTA ACLARATORIA Hace muchos años, en otra vida,…
  • 1. ELAMOR LA POESÍA (1929) Paul Eluard Traducción del francés: © Julio Pollino Tamayo cinelacion@yahoo.es
  • 2. 2
  • 3. NOTA ACLARATORIA Hace muchos años, en otra vida, tuve una librería en la que vendía principalmente libros de poesía y cine, “El amor y la poesía” (Visor) era uno de los más vendidos con diferencia, sólo le hacía sombra “El amor, las mujeres y la vida” (Alfaguara) de Benedetti. Ya en esa época era uno de mis libros favoritos de poesía, y de los pocos que me han acompañado siempre en mis continuas huidas por esas tierras de Dios. Nunca me fijo en el autor de las traducciones, pero después de revisar la chapucera de “El gran juego”, perpetrada por Manuel Álvarez Ortega, comprobé que era también el ejecutor de la del libro de Eluard, lo que hizo que automáticamente pidiera el libro en francés, la falta de fidelidad, de honestidad, estaba asegurada. Y no me equivoqué, de nuevo la traducción es un auténtico despropósito (ya desde el título, que es “El amor la poesía”, no “El amor y la poesía”, dos conceptos que son uno no dos conceptos asociados, por no hablar de que traduce los versos aisladamente en lugar de cabalgarlos como hace Eluard), empiezo a sospechar que este buen hombre aprendió francés de oído. Lo malo es que también ha “traducido”, perdón “versionado”, perdón inventado, a Apollinaire, Lautréamont, Saint-John Perse, Breton, Jarry y a otros tantos poetas franceses, les acompaño en el sentimiento, a ellos y a los lectores. 3
  • 4. 4
  • 5. a Gala este libro sin fin. 5
  • 6. 6
  • 7. Primeramente I En alta voz El amor ágil se elevó Con tan brillantes destellos Que en su granero el cerebro Tuvo miedo de confesar todo. En alta voz Todos los cuervos de la sangre cubrieron La memoria de otros nacimientos Después derribados en la luz El porvenir apaleado de besos. Injusticia imposible un solo ser es el mundo El amor elige al amor sin cambiar de rostro. 7
  • 8. II Sus ojos son contornos de luz Bajo el descaro de su desnudez. Flor de transparencia Los retornos de pensamientos Anulan las palabras que son sordas. Ella eclipsa todas las imágenes Ella deslumbra al amor y sus sombras rebeldes Ella ama – ella ama hasta olvidarse. 8
  • 9. III Los representantes todopoderosos del deseo Ojos graves recién nacidos Para suprimir la luz El arco de tus senos tendido por un ciego Que se acuerda de tus manos Tu débil cabellera Está en el río ignorante de tu cabeza Acaricia el filo de la piel. Y tu boca que se calla Puede probar lo imposible. 9
  • 10. IV Te lo he dicho para las nubes Te lo he dicho para el árbol de la mar Para cada ola para los pájaros entre las hojas Para los guijarros del ruido Para las manos familiares Para el ojo que deviene rostro o paisaje Y el sueño le devuelve al cielo su color Para toda la noche bebida Para la verja de los caminos Para la ventana abierta para un frente descubierto Te lo he dicho para tus pensamientos para tus palabras Toda caricia toda confianza se sobreviven. 1
  • 11. V Más era un beso Menos las manos en los ojos Los halos de la luz En los labios del horizonte Y los remolinos de sangre Que se entregaban al silencio. 11
  • 12. VI Tú la única y escucho las hierbas de tu risa Tú es tu cabeza quien te arrebata Y desde lo alto de los peligros de muerte Sobre los globos nublados de la lluvia de los valles Bajo la luz pesada bajo el cielo de la tierra Alumbras la caída. Los pájaros no son ya un abrigo suficiente Ni la pereza ni la fatiga El recuerdo de bosques y de arroyos frágiles En la mañana de los caprichos En la mañana de las caricias visibles En la gran mañana de la ausencia la caída. Las barcas de tus ojos se pierden En el encaje de las desapariciones El abismo es desvelado a los otros para apagarlo Las sombras que tú creas no tienen derecho a la noche. 1
  • 13. VII La tierra es azul como una naranja Jamás un error las palabras no mienten Ya no te dan para cantar Al regreso de los besos se escuchan Los locos y los amores Ella su boca de alianza Todos los secretos todas las sonrisas Y aquellos vestidos de indulgencia La creí toda desnuda. Las avispas florecen verdes El alba se pasa alrededor del cuello Un collar de ventanas Las alas cubren las hojas Tienes todas las alegrías solares Todo el sol de la tierra Sobre los caminos de tu belleza. 1
  • 14. VIII Mi amor por haber figurado mis deseos Puestos tus labios al cielo de tus palabras como un astro Tus besos en la noche viviente Y la estela de tus brazos alrededor de mí Como una llama en señal de conquista Mis sueños están en el mundo Claros y perpetuos. Y cuando no estás allí Sueño que duermo sueño que sueño. 1
  • 15. IX Donde la vida se contempla todo está sumergido Subido en las coronas del olvido Los vértigos en el corazón de las metamorfosis De una escritura de algas solares El amor y el amor. Tus manos hacen el día en la hierba Tus ojos hacen el amor en pleno día Las sonrisas por el talle Y tus labios por las alas Tomas el lugar de las caricias Tomas el lugar de los despertares. 1
  • 16. X Tan tranquila la piel gris se extingue calcinada Debilidad de la noche tomada en sus flores de escarcha Ella no tiene más luz que las formas. Enamorada le sienta bien ser bella Ella no espera la primavera. La fatiga la noche el reposo el silencio Todo un mundo viviente entre los astros muertos La confianza en la duración Ella es siempre visible cuando ama. 1
  • 17. XI Ella no sabe tender trampas Tiene los ojos en su belleza Tan simple tan simple seducir Y son sus ojos quienes la encadenan Y es sobre mí que ella se apoya Y es sobre ella que arroja La red volante de las caricias. 1
  • 18. XII La mentira amenazando las artimañas duras y resbaladizas De bocas en el fondo de los pozos de los ojos en el fondo de las noches Y las virtudes súbitas de las redes arrojadas al azar Las ganas de inventar admirables muletas Falsas trampas entre los cuerpos entre los labios Paciencias masivas impaciencias calculadas Todo lo que se impone y reina Entre la libertad de amar Y la de no amar Todo lo que no conoces. 1
  • 19. XIII Enamorada en secreto detrás de tu sonrisa Toda desnuda las palabras de amor Descubren tus senos y tu cuello Y tus caderas y tus párpados Descubren todas las caricias Porque los besos en tus ojos Te muestran toda entera. 1
  • 20. XIV El sueño ha apresado tu huella Y el color de tus ojos. 2
  • 21. XV Ella se inclina sobre mí El corazón ignorante Para ver si la amo Ella tiene confianza ella olvida Bajo las nubes de sus párpados Su cabeza se adormece en mis manos Donde estamos Juntos inseparables Vivos vivos Vivo viva Y mi cabeza rueda en sus sueños. 2
  • 22. XVI Bocas ávidas de colores Y de los besos que las dibujan Llama hoja agua lánguida Un ala les mantiene en su palma Una risa les derriba. 2
  • 23. XVII Con una sola caricia Te hago brillar en todo tu esplendor. 2
  • 24. XVIII Arrullo de carne temblorosa pasto Sobre las orillas de la sangre que desgarran el día La sangre nocturna la ha cazado Desgreñada la garganta presa de los abusos de la tormenta Víctima abandonada de las sombras Y de los pasos más dulces y de los deseos límpidos Su frente ya no será el reposo asegurado Ni sus ojos la gracia de soñar de su voz Ni sus manos las liberadoras. Acribillada de ardor acribillada de amor no amando a nadie Ella se forja dolores desmesurados Y todas sus razones para sufrir desaparecen. 2
  • 25. XIX Una brisa de danzas Para una ruta sin fin Los pasos de las hojas más rápidas Las nubes esconden tu sombra. La boca al fuego de armiño Tiene bellos dientes el fuego Caricia color de diluvio Tus ojos ahuyentan la luz. El rayo rompe el equilibrio Los husos del miedo Dejan caer la noche Al fondo de tu imagen. 2
  • 26. XX Al alba te amo la noche entera en las venas Toda la noche te he mirado Tengo que adivinar todo estoy seguro de las tinieblas Ellas me dan el poder De envolverte De agitarte deseo de vivir En el seno de mi inmovilidad El poder de revelarte De liberarte de perderte Llama invisible en el día. Si te vas la puerta se abre sobre el día Si te vas la puerta se abre sobre mí. 2
  • 27. XXI Nuestros ojos reflejan la luz Y la luz el silencio Hasta no reconocerse Hasta sobrevivir a la ausencia. 2
  • 28. XXII La frente en los cristales como hacen los veladores de la pena Cielo que ha rebasado la noche Llanuras diminutas en mis manos abiertas En su doble horizonte inerte indiferente La frente en los cristales como hacen los veladores de la pena Te busco más allá de la espera Más allá de mí mismo Y ya no sé tanto te amo Cuál de nosotros dos está ausente. 2
  • 29. XXIII Viaje del silencio De mis manos a tus ojos Y en tus cabellos Donde doncellas de mimbre Se adosan al sol Mueven los labios Y dejan la sombra a cuatro hojas Ganar su corazón caliente de sueño. 2
  • 30. XXIV La habitual Dice buenos días como se dice al ciego El amor aunque apenas se piense en él Ella está en la ribera y en todos los brazos Siempre Los azares están a su merced Y los sueños ausentes Ella se sabe viva Todas las razones de vivir. 3
  • 31. XXV Me separé de ti Pero el amor me precedía aún Y cuando tendí los brazos El dolor se hizo más amargo Todo un árido desierto Por separarme de mí mismo. 3
  • 32. XXVI He cerrado los ojos para no ver nada He cerrado los ojos para llorar Por no verte. Dónde están tus manos y las manos de las caricias Dónde están tus ojos las cuatro voluntades del día Tú todo que perder ya no estás allí Para deslumbrar la memoria de las noches. Yo todo que perder me veo vivir. 3
  • 33. XXVII Los cuervos recorren el campo La noche se apaga Por una cabeza que se despierta Los cabellos blancos el último sueño Las manos emergen de su sangre De sus caricias Una estrella llamada azul Y cuya forma es terrestre Loca de gritos a plena garganta Loca de sueños Loca de sombreros de hermana ciclón Infancia breve loca a los grandes vientos Cómo harías la bella la coqueta No reirá más La ignorancia la indiferencia No revelan su secreto No sabes saludar a tiempo Ni compararte a las maravillas No me escuchas Pero tu boca comparte el amor Y es por tu boca Y por detrás del vaho de nuestros besos Que estamos juntos. 3
  • 34. XXVIII Roja enamorada Para tomar parte de tu placer Me tiño de dolor. He vivido tú cierras los ojos Te encierras en mí Acepta pues vivir. Todo lo que se repite es incomprensible Naces en un espejo Ante mi antigua imagen. 3
  • 35. XXIX Sería preciso que un rostro Responda a todos los nombres del mundo. 3
  • 36. 3
  • 37. Segunda naturaleza I De rodillas la juventud de rodillas la cólera El insulto sangra amenaza ruinas Los caprichos no tienen ya su corona los locos Viven pacientemente en el país de todos. El camino de la muerte peligrosa está cerrado Por funerales soberbios El espanto es educado la miseria tiene encantos Y el amor hace reír a los inocentes obesos. Adornos naturales elementos musicales Virginidades de barro artificios de mono Respetable fatiga honorable fealdad Trabajos deliciosos donde el olvido se sacia. El sufrimiento está allí por azar Y nosotros somos el suelo sobre el que todo está construido Y nosotros estamos por todas partes Donde se levanta el cielo de los otros En todas partes donde la negación de vivir es inútil. 3
  • 38. II Todas las lágrimas sin razón La noche entera en tu espejo La vida del suelo al techo Dudas de la tierra y de tu cabeza Fuera todo es mortal Por tanto todo está fuera Vivirás de la vida de aquí Y del espacio miserable Que responde a tus gestos Que fija tus palabras Sobre un muro incomprensible ¿Y quién piensa entonces en tu rostro? 3
  • 39. III La soledad la ausencia Y sus ráfagas de luz Y sus oscilaciones No han visto nada no han comprendido nada La soledad el silencio Más conmovido Al crepúsculo del miedo Que al primer contacto de las lágrimas La ignorancia la inocencia La más oculta La más viva Que trae la muerte al mundo. 3
  • 40. IV A la derecha miro en los más bellos ojos A la izquierda entre las alas ciegas del miedo A la derecha al día conmigo mismo A la izquierda sin razón a las fuentes de la vida Escucho todas las palabras que he sabido inspirar Y que no son ya de nadie Comparto el amor que no me conoce Y olvido la necesidad de amar. Pero vuelvo la cabeza para coger cuerpo Para nutrir la preocupación mortal de estar vivo La vergüenza sobre un fondo de gestos natales. 4
  • 41. V En honor de los mudos de los ciegos de los sordos A la gran piedra negra sobre los hombros Las desapariciones del mundo sin misterio. Pero también para los otros a la llamada de las cosas por su nombre La quemadura de todas las metamorfosis La cadena entera de las auroras en la cabeza Todos los gritos que se empeñan en romper las palabras Y que excavan la boca y que excavan los ojos Donde los colores furiosos deshacen las brumas de la espera Levantan el amor contra la vida los muertos lo sueñan Los abajo-vivientes comparten los otros son esclavos Del amor como se puede ser de la libertad. 4
  • 42. VI La vida está aferrada a las armas amenazantes Y es ella quien mata todo lo que la ha comprendido Muestra tu sangre madre de los espejos Semejanza muestra tu sangre Que las fuentes de los días simples se desequen De vergüenza como los crepúsculos. 4
  • 43. VII La ignorancia de cantar la noche Donde la risa pierde sus colores Donde los dementes que la devoran Se embriagan con una gota de sangre Resplandeciente en los glaciares. Los grandes pasajes de la carne Entre los huesos y las fatigas Al frente la muerte a fuego lento Y los cascos vacíos de alcohol Se estremecen como cabeza de pájaro. El silencio tiene en el pecho Todas las antorchas apagadas del corazón. Entre los astros de memoria Las llanuras arrastran tormentas Y los besos se multiplican. En los grandes reflectores de los sueños. 4
  • 44. VIII Las sombras blancas Las frentes reventadas de impotencias Ante las naturalezas idiotas Las muecas de muros El lenguaje de la risa Y para salvar la cara Los prisioneros de nieve funden en su prisión La cara donde los reflejos de los muros Excavan el hábito de la muerte. 4
  • 45. IX Los ojos quemados del bosque La máscara desconocida mariposa de aventura En las prisiones absurdas Los diamantes del corazón Collar del crimen. Las amenazas enseñan los dientes Muerden la risa Arrancan las plumas del viento Las hojas muertas de la huida. El hambre cubierta de inmundicias Abraza al fantasma del trigo El miedo en andrajos abre los muros Llanuras pálidas imitan al frío. Sólo el dolor arde. 4
  • 46. X Los pájaros ahora vuelan de sus propias sombras Las miradas no tienen ese poder Y los descubrimientos tienen buen juego El ojo cerrado quemado en todas las cabezas El hombre es entre las imágenes Entre los hombres Todos los hombres entre los hombres. 4
  • 47. XI Las grandes inundaciones de sol Que decoloran los perfumes Los confines de las estaciones mágicas Los soles derribados Bellos como gotas de agua Los deseos se desdoblan He aquí que han escogido Las torturas las más contrarias Rostro admirable todo desnudo Ridículo rechazado como rebelde Desorientado Giro secreto Caminos de carne y cielo de cabeza Y tú cómplice miserable Con lágrimas entre las hojas Y ese gran muro que defiendes Para nada Porque creerás siempre Haber hecho el mal por amor Ese gran muro que defiendes Inútilmente. Bajo los párpados entre los cabellos Mezo a las que piensan en mí Ellas han cambiado de actitud Desde los tiempos vulgares Ellas tienen su parte de negación sobre los brazos Las caricias no han liberado su pecho Sus gestos los ajusto diciéndoles adiós El recuerdo de mis palabras exige el silencio Como la audacia compromete toda la dignidad. Oídme Hablo para los hombres que se callan Los mejores. 4
  • 48. XII Doblando las campanas del azar a todo vuelo Jugaron a tirar las cartas por la ventana Los deseos del ganador tomaron cuerpo de horizonte En la estela de los alumbramientos. Quemó las raíces las cimas desaparecieron Rompió las barreras del sol de los estanques En las llanuras nocturnas el fuego buscó la aurora Comenzó todos los viajes por el fin Y sobre todas las rutas Y la tierra volvió a perderse nuevamente. 4
  • 49. XIII Para ver reproducirse la sospecha de las tumbas Ya no se abraza el sufrimiento se anima El pecho como un incendio bien aislado vencido El fuego no conoce ya su semejante que duerme Toma las tijeras de los días y de las noches de la mano Desciende hasta las ramas más bajas Cae tiene en el suelo los pedazos de una sombra. 4
  • 50. XII La trampa oscura de las vergüenzas Y entre los dedos las quemaduras del día Tan lejos como el amor Pero todo es parecido Sobre la piel de la abundancia. 5
  • 51. XV Danzarín débil que en las esquinas Avanza su pecho estrecho Pierde aliento está en una madriguera La noche le lame las vértebras La tierra muerde su destino Estoy sobre el tejado Ya no vendrás. 5
  • 52. XVI Ni crimen de plomo Ni justicia de pluma Ni viva de amor Ni muerta de deseo. Ella es tranquila indiferente Ella está orgullosa de ser fácil Los gestos están en los ojos De los otros los que la conmueven. Ella no puede estar sola Ella se corona de olvido Y su belleza cubre las horas Que necesita para no ser ya nadie. Ella va por todas partes canturreando Canción monótona inútil La forma de su rostro. 5
  • 53. XVII Dignidad simétrica vida bien compartida Entre la vejez de las calles Y la juventud de las nubes Postigos cerrados las manos temblorosas de claridad Las manos como fuentes Y la cabeza domada. 5
  • 54. XVIII Tristeza de olas de piedra. Láminas apuñalan láminas Vidrios rompen vidrios Lámparas apagan lámparas Tantos lugares rotos. La flecha y la herida El ojo y la luz La ascensión y la cabeza. Invisible en el silencio. 5
  • 55. XIX Los prisioneros tienen ganas de reír Han perdido las llaves de la curiosidad Cargan el deseo de vivir De cadenas ligeras Antiguos reproches les regocijan todavía La pereza ya no es un misterio La independencia está en prisión. 5
  • 56. XX Ya no avivan la luz Ya no juegan con el fuego Colgados al desprecio de las victorias Y limitando todas sus semejanzas Gritando a la tormenta con los brazos abiertos Ciegos de tener sobre la cara Todos los ojos como besos La cara golpeada por las lágrimas Han capturado el miedo y el hastío Los solitarios para todos Han reducido el silencio Y le hacen hacer gestos En el desierto de su presencia. 5
  • 57. XXI El tranquilo mayal doblado de quejas Se arremolina sobre nucas heladas Tantas flores en patines Tantos besos de vaho Para ese surtidor de agua que las fiebres Coronan del fuego de las lágrimas La agonía del más alto deseo Anuda las risas a los dolores Anuda los saqueadores a los vivos Suplicios miserables Y la caída contra el vértigo. 5
  • 58. XXII El sol alerta sobre la faz crispada De la mar a todo timón y toda azul Sobre un hombre el gran día sobre el agua que se oculta De las nubes de astros maduros su sentido y su duración Elevan sus párpados al extremo de vivir extenuadas. Inmortales miserias para violar el hastío Instalan el reposo sobre una roca de fatigas El cuerpo hueco se ha girado el horizonte se ha anudado A aquellas luces dónde les conduce la mirada altiva La frente terca salta sobre el agua como una piedra Sobre una vía trastornada de fuentes de dolor Y ondas siempre nuevas le purifican. 5
  • 59. Como una imagen I Escondo las sombras tesoros De retiros desconocidos El corazón de los bosques el sueño De un cohete ardiente El horizonte nocturno Que me corona Voy a la cabeza la primera Saludando un secreto nuevo El nacimiento de las imágenes. 5
  • 60. II La presencia de la lavanda a la cabecera de los enfermos Su damero las razas prudentes desecadas Para cambiar los días de fiesta su oprimido corazón La
  • We Need Your Support
    Thank you for visiting our website and your interest in our free products and services. We are nonprofit website to share and download documents. To the running of this website, we need your help to support us.

    Thanks to everyone for your continued support.

    No, Thanks
    SAVE OUR EARTH

    We need your sign to support Project to invent "SMART AND CONTROLLABLE REFLECTIVE BALLOONS" to cover the Sun and Save Our Earth.

    More details...

    Sign Now!

    We are very appreciated for your Prompt Action!

    x